Saludable

Bezoya crea dos modelos de negocio para beber agua mineral natural

  • Se ha creado una de 12 litros de agua 100% reciclable
  • También se incorpora un grifo dispensador que permite usar un 70% de plástico
  • Este año todas las botellas de Bezoya estarán hechas de plástico reciclado

La marca de agua de Pascual presenta dos disrupciones: agua mineral natural en grifo para hostelería y dispensing de agua en máquinas de vending. La piedra angular es su innovador formato en caja de 12 litros 100% reciclable, que permite utilizar un 70% de menos de plástico por cada litro reduciendo el CO2.

Pascual sigue innovando a través de sus marcas para que sus propuestas sean cada vez más diferenciales, sostenibles y adecuadas a las necesidades y gustos de los clientes y consumidores.

Para ello, su marca de agua mineral natural Bezoya presenta dos disrupciones o modelos de negocio; agua mineral natural en grifo para hostelería y dispensing (dispensación) de agua en máquinas de vending o expendedoras.

Estos lanzamientos se asientan sobre cuatro pilares fundamentales para la marca, como son la creación de valor a la categoría, sostenibilidad medioambiental, seguridad alimentaria e información veraz al consumidor.

La piedra angular de estos dos nuevos modelos de negocio es su formato en caja 100% reciclable. Se trata de una innovación disruptiva en la categoría de aguas que consiste en una caja o fuente de agua de 12 litros con todas las comodidades para el transporte.

Además, incorpora un grifo dispensador y permite a la marca utilizar un 70% menos de plástico por cada litro de agua en comparación con otros formatos de gran tamaño, lo que permite reducir la huella de carbono.

Como explica Eliecer Hernández, director del negocio de Aguas de Pascual, "los nuevos grifos de Bezoya no solo profundizan en nuestra estrategia de ofrecer agua de la mejor calidad con el menor impacto ambiental posible, cuidando en todo momento la trazabilidad y la seguridad alimentaria del producto, sino que también suponen una innovación para apoyar la recuperación del sector hostelero".

En este sentido, para la marca de agua de Pascual es fundamental velar por un negocio que salvaguarde, en todo momento, la seguridad alimentaria del producto.

Hernández explica que los nuevos grifos de agua mineral natural de Bezoya "se van a lanzar en Barcelona, Madrid y Bilbao, donde vamos a hacer un (proyecto) piloto con 45 clientes o restaurantes en estas tres ciudades, y, cuando acabemos, lanzarlo ya a nivel nacional. Creemos que es un modelo muy disruptivo, porque hay comunidades y ciudades que no te dejaban ya vender botellas de plástico, ya sean de PET o de rPET, y esto es una solución perfecta para la creación de valor por parte del hostelero".

Hernández apunta que van a aportar a cada establecimiento unos recipientes que se asemejan a frascas "que van grabadas con la marca y donde al consumidor le indicamos de dónde viene esa agua y qué garantías de seguridad tiene. Esas frascas las carga el cliente en el grifo y las puede servir en la mesa".

Por su parte, en el nuevo modelo, único en España, de dispensing de agua para máquinas expendedoras o de vending, el agua se sirve directamente desde la máquina, pudiendo el consumidor elegir la cantidad y el recipiente que utiliza; reduciendo, de esta manera, el empleo de envases de un solo uso.

Además, este nuevo modelo tiene un gran potencial de expansión, pues las máquinas de vending de Bezoya se ubicarán en centros comerciales, estaciones de transporte público, parques temáticos, oficinas, aeropuertos o en la calle, cubriendo una necesidad cada vez más demandada por los consumidores: poder reutilizar sus propios envases, fomentando la economía circular.

El director del Negocio de Aguas de Pascual, señala que "el dispensing se va a comercializar a través de todos los operadores de vending con los que trabajamos, que son todos los que hay de España, y creemos que tiene una entrada importante en estaciones, aeropuertos, y toda la parte de oficinas y grandes corporaciones. En muchas de ellas, y en universidades o ayuntamientos, tampoco nos dejan vender rPet o agua embotellada en plástico, y creo que es una solución para que los clientes tengan un agua mineral natural en un modelo que apuesta profundamente por la sostenibilidad". En este caso, precisa Hernández, el cliente elegirá la cantidad de agua que desea recargar en un envase que aportará él mismo.

Cabe señalar también que, este año, Bezoya dejará de utilizar plástico virgen en sus botellas. Todas las botellas de la marca de agua mineral natural estarán fabricadas con plástico 100% reciclado (rPET); es decir, a partir de botellas. "Hoy solo nos queda lo que vendemos en alimentación en envase de 1,5 litros, donde estamos al 50%", recuerda Hernández.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.