Saludable

Alimentación en España, cultura e identidad

La industria de la alimentación y bebidas ha sabido ocupar el espacio que le corresponde como uno de los principales y más dinámicos sectores de la economía nacional. En este contexto, la industria se sitúa como el primer sector industrial dentro de nuestro país, empleando de manera directa a casi medio millón de personas en España.

Por esta razón, hablar de la industria de la alimentación y bebidas en España es hacerlo de un motor que contribuye cada día al desarrollo económico y social. No solo por su contribución al Producto Interior Bruto (PIB) español, de un 3%, o de la riqueza económica que genera anualmente este sector, cuya producción en el año 2018 se situó por encima de los 116.000 millones de euros. Sino porque además cumple la función de ofrecer un servicio básico y vital a los consumidores y ciudadanos del territorio nacional (e internacional) como es la obtención de los alimentos y nutrientes necesarios para poder desarrollar las funciones vitales de todo ser humano.

No obstante, la alimentación en España es mucho más que datos económicos. Desde mi punto de vista, hablar de alimentación es hablar de cultura y de identidad. Los productos nacionales son un fiel reflejo de la calidad y variedad de la dieta y la gastronomía españolas, valores que les han merecido el reconocimiento internacional. Ejemplo de ellos son los turistas, que siempre muestran especial interés por la gastronomía nacional y que trasladan una imagen muy positiva de nuestro sector en sus países de origen. De hecho, el trinomio Alimentación-Gastronomía-Turismo es estratégico para el posicionamiento de la Marca España en el mundo.

Gastronomía

La gastronomía es un elemento intrínseco a nuestra cultura, a nuestras celebraciones y a nuestro modo de ser. La alimentación está siempre presente en todos los momentos y celebraciones relevantes de nuestra vida. Por todo ello, no queremos ni podemos dejar de reivindicar el potencial de la alimentación y las bebidas y recordar y hacer valer ese placer que, sin duda, es uno de los mayores logros de este sector.

Estamos orgullosos de decir que trabajamos es una industria que contribuye a vertebrar los distintos y diversos territorios del país, pues nuestras empresas se encuentran distribuidas a lo largo de todas las Comunidades Autónomas. Esta gran diversidad y riqueza territorial nos permite hablar de un país que destaca por sus sellos de calidad que ayudan a poner en valor no solo la producción nacional, sino las especificidades y características propias de cada región a través de productos únicos y de un gran valor cultural y gastronómico. Son, en definitiva, una garantía de calidad para los consumidores.

Esta imagen destacada y privilegiada de nuestra industria que existe, no solo en el imaginario nacional, sino también en el mercado extranjero no es fortuita, dado que nace del compromiso y el trabajo de todas y cada una de las personas que se dedican a la industria y del desempeño que ponen a diario por elaborar productos de calidad, seguros y variados que representen y hagan justicia a uno de los elementos más valiosos de nuestro país: la cultura.

Este esfuerzo lo perciben los consumidores y, además, lo ponen en valor. No podemos dejar de lado que las exportaciones de los productos españoles al extranjero están valoradas en más de 30.000 millones de euros y se dirigen a países de todo el mundo. Nuestros alimentos y bebidas están presentes hoy en día en un gran número de países trasladando la imagen de los productos españoles como un símbolo de seguridad, calidad, confianza y prestigio.

Tenemos como objetivo convertirnos en la despensa del mundo, y en este sentido valoramos la implicación y competitividad de las empresas de la industria alimentaria que han hecho posible este escenario. Ellos han sido los responsables de situar al sector en una posición vanguardista a la hora de cambiar la mentalidad e interiorizar como un eje estratégico la exportación y la internacionalización.

Además, este esfuerzo permite al sector adaptarse a las necesidades de los consumidores y a los nuevos escenarios a los que se enfrenta la industria. El foco de la actividad es la sociedad y por ello, estamos prestando atención constante a sus demandas y vemos cómo evoluciona para adaptarnos a sus gustos o necesidades y estar siempre a la vanguardia de la industria.

Productos seguros

El usuario demanda productos seguros, de calidad, que aporten sabor y variedad a su vida, y cuya producción no implique impacto medioambiental al ecosistema. La industria de la alimentación y bebidas toma esta demanda como un compromiso y trabaja diariamente por generar productos acordes a estos valores. Un pilar fundamental en el desarrollo de estos productos es la innovación, que siempre tiene la mirada puesta en la figura del consumidor. En los últimos años se han desarrollado diferentes iniciativas que se dirigen a estas demandas: nuevos formatos, nuevos productos, más posibilidad de elección, sistemas de producción sostenibles y que garanticen la calidad y la seguridad de nuestros productos.

Nuestra responsabilidad como industria es la de promover un estilo de vida saludable entre nuestros consumidores. Es aquí donde la dieta mediterránea, reflejo de la cultura y gastronomía españolas, basada en una alimentación variada y equilibrada, entra en juego; junto con la promoción de la actividad física, que resulta indispensable para garantizar nuestra salud.

No debemos dejar de lado la idea de que el sector de la alimentación y bebidas es uno de los más regulados desde la Unión Europea y, por ello, todos los productos que pertenecen a este sector cumplen, con creces, las garantías y estándares de calidad y seguridad. Debemos seguir profundizando y aprovechar el valor de España como marca para consolidarnos entre los consumidores de todo el mundo.

Los alimentos y bebidas que producimos en España son un referente en cuestiones de una mayor y mejor calidad de vida. España se sitúa como el segundo país del mundo con mayor esperanza de vida, y es precisamente la calidad de nuestra oferta, su variedad y seguridad la que nos ha llevado, junto a otros factores a esta posición tan relevante.

Desde el sector, continuamos trabajando en las líneas definidas en nuestro Marco Estratégico: dinamización, internacionalización, eficiencia, creación de valor y el impulso a la reputación y la comunicación de una industria transformadora y segura.

Estrategia

Y seguiremos apostando por una estrategia que mantenga el estatus de excelencia logrado. Es esta cualidad la que nos diferencia de nuestros competidores y la que nos permite crecer y al mismo tiempo generar una imagen positiva de España dentro y fuera de nuestras fronteras. Por todo esto, nuestro país no puede entenderse sin la actividad industrial de la alimentación y bebidas, porque es inherente a nuestra cultura y a nuestra identidad.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint