Salud

Casi mil millones de personas padecerán artrosis en 2050

  • La osteoartritis es una de las enfermedades más prevalentes en el mundo
  • La obesidad, el aumento de la esperanza de vida y el diagnóstico tardío contribuyen al incremento de casos

La artrosis, también conocida como osteoartritis, es una de las principales causas de dolor crónico y discapacidad en los adultos. Los médicos comparan su epidemiología con un iceberg: solo se ve la parte que emerge del agua, pero hay mucho más allá. Y es que, hace dos años se registraron 595 casos a nivel mundial y para 2050 se espera que afecte a casi mil millones de personas. En España hay siete millones de pacientes que padecen esta patología y los expertos auguran que dentro de tres décadas afectará a alrededor de 14 millones.

La artrosis, también conocida como osteoartritis, es una de las enfermedades articulares más prevalentes a nivel mundial. De hecho, afecta más a la población femenina que a la masculina. "De cada diez casos, podríamos decir que ocho son mujeres", afirma el presidente de la Asociación de la Osteoporosis y fundador de la Fundación Internacional de Osteoartritis (OAFI), el doctor Josep Vergés.

Además, existe un amplio paraguas de tipos de osteoartritis, aunque son más comunes las que se producen en rodillas y manos. De hecho, según las investigaciones, en 2050 se espera que 642 millones de personas padezcan el primer tipo y 279 millones el segundo. No obstante, "es una enfermedad que los médicos tratamos como sintomática, pero no es lo mismo tener una artrosis de manos y dedos que una de rodilla", explica Vergés.

Hay una serie de factores de riesgo que aumentan la probabilidad de padecer artrosis. La obesidad es el principal responsable. Y es que, se calcula que la posibilidad de sufrir esta enfermedad en las personas con sobrepeso es cuatro veces mayor en la mujeres y 4,8 veces en varones. También afectan las lesiones a consecuencia del deporte de alto impacto. "Son un conocido riesgo, sobre todo en jóvenes, pudiendo darse como impacto de alta energía accidentalmente, en personas que tienen trabajos que les provocan con micro-impactos repetitivos o en deportistas de alto nivel", afirma el jefe de sección del Servicio de Reumatología del Centro Médico Teknon (Barcelona) y portavoz de la Sociedad Española de Reumatología, el doctor Francisco Castro Domínguez. "Las jugadoras de fútbol y baloncesto tienen ocho veces más lesiones que los hombres", añade el presidente de Oafi. Además, dentro del listado de factores se encuentran las cirugías de meniscectomía, es decir, la extracción total o parcial de un menisco desgarrado; la edad, la propia anatomía de las articulaciones y la debilidad muscular, entre otros.

En España ocho de cada diez personas que padecen esta enfermedad son mujeres

A lista hay que añadir el diagnóstico tardío. Las personas empiezan a padecer la enfermedad sin síntomas, por lo que no acuden a consulta. Además, "una vez empiezan las molestias se tarda en acudir al especialista adecuado por las dificultades que hay de acceso al sistema sanitario en la mayoría de las ocasiones, y porque algunos pacientes no le dan importancia a su molestia o dolor", explica el doctor Francisco Castro Domínguez.

La osteoartritis tiene un gran impacto económico en el sistema sanitario. El coste anual de la enfermedad gira en torno a los 5.000 millones de euros. "Estamos hablando de casi el 0,5% del Producto interior Bruto (PIB) en España", dice el fundador de Oafi. El coste hace referencia a las prótesis -tienen una vida media de 10 a 15 años -, la rehabilitación y la medicación (principalmente analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos). También incluye las consultas de baja laboral. Y es que, la mitad de los mayores de 60 años se encuentran de baja debido a consecuencia de esta patología.

Una enfermedad sin cura

Los especialistas caracterizan a la artrosis como una patología "sin glamour". El 80% de los pacientes españoles tienen restricciones de movimiento y el 25% son incapaces de realizar algunas actividades en su vida diaria. A este hecho hay que sumarle que se trata de una enfermedad que viene acompañada de comorbilidades, por ejemplo, el riesgo de padecer problemas cardiovasculares, entre otros. "La calidad de vida de los pacientes es muy mala. Tienes incapacidad, no puedes dormir ni hacer tu vida normal", expone Castro Domínguez. "Es una enfermedad sin compresión. Los pacientes tienen mucho dolor y lo pasan mal", añade Vergés.

La artrosis presenta un coste anual de alrededor de 5.000 millones de euros

A día de hoy, la artrosis no tiene cura. Según el portavoz de la Sociedad Española de Reumatología, aún no se ha hallado un tratamiento que sea capaz de frenarla de manera certera. Esta situación se debe a que existen distintos subtipos de osteoartritis y todos quedan dentro del mismo paraguas. Otro motivo radica en que "cuánto más tarde se diagnostique la enfermedad, más compleja será la génesis del dolor y más dianas mecanísticas habrá implicadas, y esto supone tener que tratar todas o gran parte de ellas para obtener efectos clínicos relevantes", explica.

Ante este escenario, los investigadores buscan una cura para la artrosis. "Hay múltiples e interesantes promesas en diferentes etapas de desarrollo. Desde terapias celulares y génicas hasta senolíticas, pasando por varias moléculas actualmente en ensayos fase II y III que tienen potencial de modificador de la progresión y algunos nuevos abordajes en el tratamiento del dolor a nivel intraarticular", cuenta el jefe de servicio de sección del Servicio de Reumatología del centro médico Teknon .

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud