Salud

Preocupación entre los millennials ante el extraño aumento del cáncer de aparición temprana

  • Una investigación muestra que las tasas suben más rápido para los de 25-29 años
  • Los científicos buscan información en los cambios en nutrición y estilo de vida
  • Los casos de cáncer de aparición temprana aumentaron alrededor de 1990
Foto: iStock

Cada vez son más los jóvenes del primer mundo que están siendo diagnosticados con la enfermedad del cáncer. Actualmente, los investigadores no encuentran una explicación de por qué los millennials, aquellas personas nacidas entre 1981 y 1993, parecen ser más vulnerables a la enfermedad que las generaciones anteriores. Algunos creen que puede haber ciertas pistas que arrojen luz a este oscuro y tenebroso pozo que es el cáncer.

Un análisis de Financial Times de los datos del Instituto de Medición y Evaluación de la Salud de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington muestra que, en las últimas tres décadas, las tasas de cáncer en el grupo de países desarrollados del G20 han aumentado más rápido para las personas de 25 a 29 años. Las tasas para personas de 20 a 34 años en estos países están ahora en su nivel más alto en 30 años. Por el contrario, los casos en los grupos de mayor edad, los mayores de 75 años, han disminuido desde su punto máximo del año 2005.

"Necesitamos entender ese cambio" para obtener más información sobre las causas del cáncer de aparición temprana, señala Michelle Mitchell, directora ejecutiva de Cancer Research UK. Una enfermedad que, según los principales epidemiólogos, debería llamarse "epidemia". Aún así, la investigadora advierte que la edad sigue siendo el mayor indicador del riesgo de cáncer, con alrededor del 90% de todos los cánceres que afectan a los mayores de 50 años y la mitad a los mayores de 75.

Nutrición y estilo de vida

Aunque no se conocen evidencias científicas, cada vez son más los investigadores que están convencidos de que los cambios en la nutrición y los estilos de vida que comenzaron a mediados del siglo pasado contienen al menos una parte del rompecabezas. En este sentido, la obesidad infantil se ha vuelto "más frecuente y más problemática en los últimos 30 años", aunque, por desgracia, ningún factor único puede explicarlo, tal y como cuenta el Dr. Frank Sinicrope, oncólogo y gastroenterólogo de la Clínica Mayo en los EEUU.

Actualmente no se conoce exactamente cómo aumenta la obesidad el riesgo de algún tipo de cáncer, pero existen varias teorías, entre ellas, la comida basura y los alimentos procesados. En su informe Dieta, nutrición, actividad física y cáncer: una perspectiva global, el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WCRF, por sus siglas en inglés), se afirmó que a medida que los países adopten este estilo de vida "occidental", la incidencia podría incrementar en 24 millones de nuevos casos de cáncer en todo el mundo para 2035. Es decir que el sobrepeso podría convertirse en el mayor factor de riesgo para desarrollar esta enfermedad en la última década por encima del hábito de fumar.

Sin embargo, el mismo organismo advierte que para reducir las probabilidades de desarrollar cáncer hasta en un 40%, tener una dieta rica en granos enteros, verduras, frutas y frijoles, evitar el tabaco en cualquier forma, hacer ejercicio de manera ocasional, así como mantener un peso saludable, es indispensable. 

Los científicos se centran en la posibilidad de que los cambios en el microbioma, las aproximadamente 100 toneladas de microbios que viven dentro de nosotros, principalmente en el intestino, estén aumentando la susceptibilidad al cáncer. Se cree que el microbioma desempeña un papel clave en la salud general, incluida la digestión y la regulación del sistema inmunitario, además de proteger contra las bacterias que causan enfermedades y ayudar a la producción de vitaminas vitales.

Los casos de cáncer de aparición temprana comenzaron a aumentar alrededor de 1990

En esta línea, se considera que el consumo de alimentos con alto contenido de grasas saturadas y azúcar altera la composición del microbioma de manera que pueden dañar la salud de una persona. Los investigadores creen que es muy significativo que los casos de cáncer de aparición temprana comenzaron a aumentar alrededor de 1990. Las personas nacidas en la década de 1960 pertenecían a la primera generación expuesta desde la infancia a dietas modernizadas y cambios ambientales y de estilo de vida, que comenzaron a convertirse en la norma del mundo rico en la década de 1950.

Por tanto, y según la investigación recogida por Financial Times, el hecho de que los mayores aumentos de cáncer en los jóvenes se hayan producido en las variedades gastrointestinales (colorrectal, así como en el esófago, el estómago, el páncreas, las vías biliares, el hígado y la vesícula biliar) refuerza el caso de un vínculo con la dieta. Algunos otros tipos de cáncer que se observan cada vez más en personas más jóvenes, como el cáncer de mama o de riñón, pueden verse afectados tanto por la obesidad como por la condición del microbioma, aunque carecen de un vínculo obvio con el sistema digestivo, aseguró el profesor Shuji Ogino, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud