Salud

Las exportaciones de Italia a China baten récords por la adquisición de este fármaco

  • Un estudio reciente afirma que este medicamento podría servir contra el covid
Ácido ursodesoxicólico (Ursodiol). Foto: Alamy

China es uno de los grandes exportadores a nivel mundial. Sin embargo, en el último año, estas transacciones han experimentado una gran ralentización, en concreto, bajaron un 8,5% en abril, según la información de la Administración General de Aduanas de China. Las importaciones de esta nación también han bajado un 7,9%, respecto al mismo periodo de 2022. Pero las adquisiciones de la república popular a países como Rusia o Italia han incrementado.

La relación diplomática entre Rusia y China es bastante cercana, sobre todo después del aislamiento del primero por la invasión de Ucrania. Mientras el contexto de los chinos y los italianos es distinto. Por una parte, la tensa situación entre Washington y Pekín ha dejado a todos los miembros de la Unión Europea en una posición muy complicada. De hecho, los norteamericanos estarían presionando a la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, para abandonar el plan impulsado por el país asiático para impulsar la cooperación internacional, según Bloomberg.

Pese a todo, las exportaciones de Italia a China han alcanzado su pico más alto, que Banco d'Italia ha cifrado en 3.000 millones de euros el pasado mes de febrero. Esta cantidad supone un aumento del 62% respecto al 2022, cuando fue de 1.700 millones de euros. La razón: el ácido ursodesoxicólico (Ursodiol). Este es un medicamento genérico utilizado para tratar cálculos biliares y los problemas hepáticos.

Este boom se debe a un estudio recientemente publicado por la revista científica Nature, que afirma que el Urdiosol podría servir contra la Covid-19. Pero Quartz informa que los autores de esta investigación han lanzado dos advertencias: aún se requiere un análisis más profundo para confirmar esta hipótesis y, aunque fuera cierto, no es una alternativa viable a las vacunas.

China se protege ante la apertura

Pese a todo esto, los médicos están recetando este medicamento ante el miedo a volver a enfermar por coronavirus ante la entrada de extranjeros en China, después de años con las fronteras cerradas. Así, parece que, tanto el Estado como los ciudadanos, han encontrado alivio en este fármaco. Hasta ahora, el Gobierno de Xi Jinping ha rechazado cualquier importación de vacunas procedentes de otras naciones y el Urdiosol -un fármaco barato que se vende sin receta en Italia por 9 euros las 20 cápsulas- tiene una gran demanda.

En este contexto, los fabricantes locales Xuantai Pharma y New China Pharma vieron subir el precio de sus acciones un 53% y un 69%, respectivamente, la semana en que se publicó el estudio de Nature, y las importaciones se dispararon. ICE Pharma, con sede en Reggio Emilia (Italia), es el mayor productor mundial de este medicamento.

Sin embargo, los datos ofrecidos por Jonathan Pingle, investigador macroeconómico global del IIF, a Quartz, muestran que las exportaciones han disminuido ligeramente en los demás sectores. Además, las ventas de Urdiosol ya muestran signos de desaceleración, de 3.000 millones a 1.800 millones de euros de febrero a marzo, según Banca d'Italia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud