Salud

Miroslav Radman, científico: "Esta será la nueva era de la dermocosmética, basada en la ciencia"

  • "Ninguna actividad tóxica conocida es tan eficaz en la morbilidad y la mortalidad como vivir"
  • "Duplicar nuestra edad aumentará el riesgo de enfermedad y muerte unas 32 veces"
Miroslav Radman, científico especializado en reparación del ADN.

Cómo mantenerse joven durante más tiempo es uno de los desafíos actuales de la ciencia y la tecnología. El prestigioso biólogo croata Miroslav Radman, investigador especializado en la reparación del ADN, profundiza en elEconomista.es sobre su último proyecto de investigación en el que se ha descubierto como los proteomas del organismo humano tienen mayor peso en el acuse del envejecimiento natural que los propios genomas.

¿Cómo impacta este descubrimiento en la ciencia y, concretamente en la dermocosmética y los tratamientos de estética y rejuvenecimiento? El científico de relevancia mundial con múltiples premios por su trayectoria, como el Leonardo en 2004 o el Premio FEMS-Lwoff en 2011, responde también a esta y otras preguntas:

¿Cómo llegó a la conclusión de que el proteoma es la clave de la longevidad celular?

La conclusión de que el proteoma importa más que el genoma para evitar la muerte celular, las mutaciones y el mal funcionamiento biológico, vino de nuestra investigación sobre especies biológicas resistentes a la muerte que pueden sobrevivir a enormes dosis de radiación -1.000 veces superiores a las de nuestras propias células- sin que aumenten las mutaciones. La bacteria deinococcus radiodurans figura en el Libro Guinness de los Récords como la forma de vida más robusta conocida, pero los pequeños animales invertebrados rotíferos Bdelloid Rotifers rinden igual de bien. Para nuestra sorpresa, ambas especies deben su robustez a una protección del proteoma (el conjunto de todas las especies de proteínas que llevan juntas todas las funciones vitales), no del genoma, contra los químicamente agresivos radicales libres de oxígeno (ROS).

Hace 35 años, Earl Stadtman y sus colegas descubrieron que la oxidación irreparable de las proteínas (llamada carbonilación) aumenta por igual a lo largo de la vida, ya sean 18 días, 3 meses, 3 años o 100 años (humanos), pero esto se consideraba la consecuencia (biomarcador) del envejecimiento. Descubrimos que la oxidación de las proteínas es la causa del envejecimiento y que las moléculas protectoras de las proteínas actúan en todos los proteomas, incluido el humano. Así pues, necesitábamos aislar esas moléculas protectoras naturales, probarlas en células humanas en cultivo y después en la piel de voluntarios.

¿Cuál es entonces el papel del proteoma?

El proteoma es el conjunto de todas las especies de proteínas de un organismo (por lo general, unos 20.000 tipos diferentes de proteínas), o de sus órganos o tejidos particulares. Existen proteínas estructurales y catalíticas o complejos proteicos específicos. Las proteínas desempeñan todas las funciones biológicas, ya sea directa o indirectamente (sintetizando todas las demás biomoléculas, incluidas las propias proteínas). La vida está dirigida por proteínas, mientras que los genes son necesarios para asegurar la perpetuación de la vida dirigiendo la síntesis de todas las proteínas.

Lleva cuatro décadas estudiando las llamadas bacterias extremófilas, organismos casi inmortales, ¿tanto tardan?

Estudié los mecanismos de reparación del ADN durante más de cincuenta años, ¡pero resisten a la muerte solo durante unos 20 años! Elegí los organismos más resistentes a la radiación (bacterias raras y pequeños animales invertebrados) para empezar. No son extremófilos como las bacterias termófilas, que viven mejor en agua hirviendo y no pueden vivir a temperatura ambiente. A las bacterias D. radiodurans no les gusta ser irradiadas, pero pueden recuperarse de exposiciones a radiaciones extremadamente altas (1000 veces superiores a las de nuestras propias células). Tanto la radiación como el metabolismo oxidativo normal producen ROS similares que oxidan casi todas las biomoléculas. La resistencia a la radiación y la crono-resistencia tienen mucho en común. En general, cuanto más grande es el organismo más vive (con la excepción de las especies voladoras que viven más de lo esperado para su peso corporal). Pero, los campeones son algunas esponjas de mar (más de 20 mil años) y algunas plantas como los olivos (pocos miles de años).

¿Qué más trucos podemos hacer para mantener la belleza a lo largo de los años?

Los organismos robustos nos enseñaron que la protección de las proteínas contra el daño oxidativo garantiza su robustez. Otros estudios insinúan que la oxidación de las proteínas es la química del envejecimiento. Así, pequeñas moléculas radioprotectoras de especies robustas prolongan la vida de pequeños animales de experimentación. Será difícil esperar el final del experimento en humanos.

Mientras tanto, mantengámonos modestos y con muy poca tecnología: oxigénese respirando hondo con regularidad, hidrátese bebiendo agua a sorbos, coma los alimentos de sus antepasados y practique algunos ayunos recomendados. Hazle un favor a tu piel con el suero NAOS, que contiene moléculas protectoras de proteomas naturales y no tóxicas procedentes de bacterias robustas.

Cuando la piel sufre, no sólo hay que tratarla, hay que enseñarle a funcionar correctamente, ¿cómo hacerlo?

La mejor forma de recuperar la biología juvenil de la piel es reforzando los mecanismos naturales de nuestra juventud: todo sigue ahí, pero la eficacia disminuye con el paso de los años, es el propio envejecimiento. ¿Quizás la piel de los ancianos sabe lo que tiene que hacer (los ancianos fueron todos jóvenes) pero no puede hacerlo tan bien como en la juventud? La piel vieja necesita algún tipo de ayuda para hacer lo que hacía en la juventud. Proteger el proteoma mediante la naturaleza sólo puede ayudar. Esto no es romanticismo, se trata de no perturbar el funcionamiento natural mediante herramientas extrañas que a menudo causan más daño que bien (los llamados efectos secundarios).

Ha dicho en alguna ocasión que "vivir es la actividad más tóxica que realiza el ser humano", ¿qué podemos hacer para revertir esto?

Es cierto: ¡Ninguna actividad tóxica conocida es tan eficaz en la morbilidad y la mortalidad como vivir! Duplicar nuestra edad aumentará el riesgo de enfermedad y muerte unas 32 veces. Duplicar la dosis de un hábito o exposición tóxica (número de cigarrillos fumados o dosis de radiación) sólo duplicará el riesgo. Por lo tanto, vivir nuestra vida es lo más peligroso para nuestra vida.

Las malas noticias aumentan exponencialmente con el tiempo vivido y provienen del equilibrio entre daño y reparación y/o eliminación de moléculas de proteínas dañadas. La disminución del daño o el aumento de la reparación y la limpieza podrían traer buenas noticias exponencialmente, como girar la flecha en dirección opuesta (buena). Este es el juego que intentan jugar los científicos.

¿Cuánto tiempo tardó Naos en desarrollar la patente de la tecnología Age Proteom?

En nuestros laboratorios NAOS/MedILS, unos 12 años de investigación (I) ; en la empresa NAOS el desarrollo (D) duró unos 3 años. Por lo tanto, I+D durante unos 15 años.

¿Estamos ante el comienzo de una nueva generación de productos para un envejecimiento saludable?

Sí, creo que ésta será la nueva era de la dermocosmética basada en la ciencia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud