Salud

Estos son los tres ejercicios que recomienda una neurocientífica para el estrés y la ansiedad

  • Swart ofrece tres ejercicios para provocar que el cuerpo se relaje
  • Todos los ejercicios implican la respiración o la postura del cuerpo
  • Afirma que entender el cerebro y el cuerpo ayuda a liberar presión
Foto: Dreamstime.
Madrid

Cuando se alcanzan unos niveles elevados de ansiedad, el sistema nervioso simpático se activa y se pone en marcha la respuesta encargada de percibir el peligro, la llamada "reacción de lucha o huida". Si bien esto forma parte del mecanismo de defensa de nuestro cuerpo, en la actualidad puede causar problemas a la persona, por ejemplo en una entrevista de trabajo.

Así, puede darse que el cerebro se convierta en el peor enemigo, a través de pensamientos que causan ansiedad o de desagradables palpitaciones. La neurocientífica y autora, Tara Swart, asegura que las personas tienen una gran capacidad de cambiar esto, más de lo que podría pensarse.

La misma asegura que tres ejercicios le bastan para resetear su sistema nervioso y calmarse, un proceso que le lleva tan solo unos minutos y que es útil contra la ansiedad:

Un "suspiro consciente"

Cuando Swart nota síntomas que son indicativos de estrés, como un ritmo cardíaco más elevado o los hombros tensos, se sienta cómodamente allá donde esté:

1. Inhala profundamente por la nariz durante 5 segundos y aguanta el aire.

2. Inhala de nuevo durante un segundo, y aguanta otros 3.

3. Exhala suavemente por la boca durante seis segundos.

4. Repite estos tres pasos en tres ocasiones.

La segunda y breve inhalación hace que los sacos de aire de los pulmones se vuelvan a inflar, cuando estos órganos se pliegan tras terminar de tomar aire. Entonces aumenta el área superficial de los pulmones, liberando C02 del cuerpo con mayor eficiencia. Esto ayuda al cuerpo a relajarse.

Además, la exhalación prolongada aumenta levemente la presión de los receptores del corazón, lo que indica al cerebro que frene el ritmo cardíaco.

"La media salamandra"

Otra técnica es la llamada 'media salamandra' en inglés, debido a que se imita en cierta manera el comportamiento de este animal:

1. Sentarse o ponerse en una posición cómoda, con la cabeza hacia delante.

2. Girar los ojos hacia la derecha y sin mover la cabeza.

3. Ladear la cabeza hacia el hombro derecho y aguantar entre 30 y 60 segundos.

4. Dejar que la cabeza vuelva a su posición neutral y volver a poner la mirada al frente.

5. Repetir pero con el lado izquierdo del cuerpo.

Este procedimiento estimula el nervio vago, sistema corporal que controla el ritmo cardíaco, y desencadena una respuesta de relajación en el cuerpo.

"La salamandra completa"

Esta tercera opción es más complicada de realizar si la persona se encuentra en el escritorio o en una oficina, por lo que es una buena idea realizarla en casa:

1. Ponerse a gatas, con la cabeza mirando hacia abajo.

2. Mirar a la izquierda sin mover la cabeza.

3. Inclinar la cabeza hacia la izquierda.

4. Formar una curva con el cuerpo, desde la cabeza hasta la base de la columna.

5. Aguantar de 30 a 60 segundos.

6. Situar en el centro cabeza y columna para enderezarlas.

7. Repetir hacia el lado derecho.

Esta técnica es más útil que la anterior. Tara Swart afirma que, aunque la ansiedad pueda causar miedo, el hecho de entender el funcionamiento del propio cerebro y cuerpo en esos momentos puede aliviar parte de la presión, así como ayudar a la persona afectada a recuperar el control de sus sistema nervioso.

comentariosicon-menu1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Antes, con hacer el clásico “delicioso", como dicen en Sudamérica, ha dormir como unos benditos...Claro que ahora nos resulta casi imposible, como no cabemos todos en la cama, nos resulta de lo mas incomodo…Además…al notario... le huelen mucho los pies y los dos testigos es que no paran de roncan....

Puntuación -2
#1