Salud

El sedentarismo y la ingesta de azúcar perjudican más a los hombres, según demuestra un estudio

Imagen de iStock

Un nuevo estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Missouri (Estados Unidos) ha conseguido la primera prueba en humanos de que los cambios a corto plazo en el estilo de vida pueden alterar la respuesta a la insulina de los vasos sanguíneos.

También es el primer estudio que demuestra que los hombres y las mujeres reaccionan de forma diferente a estos cambios, según muestra la investigación, que se ha publicado en la revista científica 'Endocrinology'.

La resistencia vascular a la insulina es una característica de la obesidad y la diabetes de tipo 2 que contribuye a la enfermedad vascular.

10 días de sedentarismo y azúcar

Los investigadores examinaron la resistencia vascular a la insulina en 36 hombres y mujeres jóvenes y sanos exponiéndolos a 10 días de actividad física reducida, reduciendo su número de pasos de 10.000 a 5.000 pasos al día. Los participantes también aumentaron su consumo de bebidas azucaradas a seis latas de refresco al día.

"Sabemos que la incidencia de la resistencia a la insulina y de las enfermedades cardiovasculares es menor en las mujeres premenopáusicas que en los hombres, pero queríamos ver cómo reaccionaban los hombres y las mujeres a la reducción de la actividad física y al aumento del azúcar en su dieta durante un corto período de tiempo", ha comentado una de las líderes de la investigación, Camila Manrique-Acevedo.

Los resultados mostraron que sólo en los hombres el estilo de vida sedentario y la alta ingesta de azúcar provocaron una disminución del flujo sanguíneo de las piernas estimulado por la insulina y un descenso de una proteína llamada adropina, que regula la sensibilidad a la insulina y es un importante biomarcador de la enfermedad cardiovascular.

"Estos hallazgos subrayan una diferencia relacionada con el sexo en el desarrollo de la resistencia vascular a la insulina inducida por la adopción de un estilo de vida con alto contenido de azúcar y poco ejercicio. Hasta donde sabemos, ésta es la primera evidencia en humanos de que la resistencia vascular a la insulina puede ser provocada por cambios adversos a corto plazo en el estilo de vida, y es la primera documentación de diferencias relacionadas con el sexo en el desarrollo de la resistencia vascular a la insulina en asociación con cambios en los niveles de adropina", ha esgrimido Manrique-Acevedo.

A continuación, los investigadores intentarán examinar cuánto tiempo se tarda en revertir estos cambios vasculares y metabólicos y evaluar más a fondo el impacto del papel del sexo en el desarrollo de la resistencia vascular a la insulina.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud