Salud

El 86% de los pacientes con migrañas no reciben un tratamiento innovador

  • Se tarda una media de más de cinco años en acceder a una terapia contra la enfermedad

En España, más de cinco millones de personas conviven con las migrañas a día de hoy. Existe una demora en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad. A ello, hay que sumarle que solo el 14% de los pacientes tienen acceso a un tratamiento innovador, según la encuesta Access to Care, realizada por la Alianza Europea de Migraña y Cefalea (EMHA). "Han surgido nuevas medicaciones beneficiosas, pero es difícil tener acceso a estos tratamientos porque no hay presupuesto", recalca la directora ejecutiva de EMHA, Elena Ruiz de la Torre. Los expertos piden un Plan Nacional de Acción contra la Migraña.

Existe un difícil acceso a este tipo de fármacos dentro del sistema sanitario debido a la desigualdad existente entre los hospitales y comunidades autónomas. Además, los pacientes se hacen cargo del 36% de los costes económicos sociosanitarios adicionales. "Es tan difícil acceder a algunos tratamientos que muchas personas con migrañas optan por pagar el fármaco de su bolsillo", indica Elena Ruiz de la Torre. Además, la encuesta indica que el 41% de las personas declararon que los tratamiento para la migraña afectan a su economía y solo el 1% pide un cambio de tratamiento debido a causas económicas.

La presidenta de la Asociación Española de Migraña y Cefalea (Aemice), Isabel Colomina, indica que el coste económico de los medicamentos para tratar la enfermedad es inferior a 12.000 euros. A la dificultad de acceso a nuevos medicamentos, hay que sumarle dos puntos importantes: el retraso en el diagnóstico y la demora en la búsqueda de un tratamiento adecuado. Los expertos resaltan que se tarda una media de más de cinco años en acceder a una terapia contra las migrañas. La directora ejecutiva de EMHA, Elena Ruiz, y la presidenta de la Asociación Española de Migraña y Cefalea (Aemice), Isabel Colomina, indican que" los profesionales sanitarios muchas veces piensan que es un simple dolor de cabeza y acaba diagnosticándose en la séptima consulta a la que se acude". Además, hay que sumar que existe un porcentaje alto de pacientes que no están diagnosticados o no cuentan con el tratamiento adecuado.

A nivel de tratamientos, la principal terapia que los médicos prescriben en el país son los triptanes con un 48%. Le siguen los analgésicos con un 31% y los anti-CGRP (14%). Este último más el bótox se han identificado como los tratamientos de acceso más difícil en España debido, entre otros motivos, a no estar indicados como primera línea de tratamiento, sino cuando han fallado tratamientos previos. Además, el hecho de que no se pueda acceder a una terapia adecuada para la enfermedad hace que el 26% de los pacientes no lleven a cabo un seguimiento de la patología.

El estudio "Persistencia, uso de recursos y costes en pacientes bajo tratamiento preventivo de migraña" (Persec) indica que el 70% de los pacientes con migraña que empiezan un tratamiento preventivo lo abandonan al año. Este hecho, supone un gasto económico de 600 euros por paciente al año para el sistema sanitario. Este tipo de pacientes, es decir, aquellos que interrumpen el tratamiento o lo reinician tras 60 días de discontinuidad; consumen más recursos sanitarios, requieren un mayor número de visitas de atención primaria al año y un mayor número de días de baja por enfermedad.

La migraña, enfermedad que padecen más mujeres que hombres, es la primera causa de discapacidad en menores de 50 años. La Clínica Mayo la define como un dolor de cabeza que puede causar dolor pulsátil intenso o una sensación pulsante generalmente de un solo lado. Una persona con la patología, en una crisis intensa, se tiene que meter en la cama habitualmente ya que ese dolor empeora con la actividad física de rutina, por eso muchas veces no puede ir a trabajar, pero tampoco cuidar de su familia. Es una enfermedad muy limitante, según los expertos.

Los expertos indican que es necesario introducir fármacos más eficaces, mejor tolerado y con esquemas terapéuticos sencillos para evitar que el paciente abandone la medicación por un incumplimiento de expectativas. Este hecho presentaría beneficios a nivel individual para el paciente, y a nivel social ya que el sistema sanitario se ahorraría los costes directos e indirectos relacionados con la falta de persistencia en el tratamiento.

"No se han mejorado política y socialmente en España el tratamiento para los pacientes con migrañas desde 2009", indica la directora ejecutiva de la Alianza Europea de Migraña y Cefalea (EMHA). La Asociación Española de Migraña y Cefalea (Aemice) pide al Congreso de los Diputados una estrategia nacional de abordaje de la migraña y otras cefaleas que garantice la mejor asistencia sanitaria y la equidad, además de una mayor protección social de las personas con migrañas.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments