Salud

Nutrición inteligente y personalizada, una tendencia al alza

  • Los consumidores demandan soluciones saludables y menos procesadas con buena relación calidadprecio, ingredientes frescos para cocinar en casa, así como alimentos funcionales naturales, según recoge el informe EATendencias 2020

En muchas ocasiones, el acelerado ritmo de nuestras rutinas diarias amenaza -con alejarnos de una alimentación sana y equilibrada, pero no se debe perder de vista- que una nutrición correcta tiene efectos positivos directos sobre nuestro organismo.

Y es que, los alimentos no sirven simplemente para satisfacer el hambre y para proveernos de los nutrientes que necesitamos, sino que además nos permiten prevenir ciertas enfermedades que están relacionadas con la nutrición, y mejorar nuestro bienestar físico y mental. Tal y como señalan en el informe "Alimentación saludable" de EAE Business School, este creciente interés por la nutrición se traduce en un aumento del consumo de alimentos que se consideran sanos y saludables, y consecuentemente que aporten un beneficio añadido para la salud, ya sea a nivel preventivo o curativo.

Los consumidores están aprendiendo más sobre las conexiones naturales en sus cuerpos, conforme más investigaciones revelan cómo funcionan nuestros sistemas corporales. En particular, un entendimiento mejorado de la investigación sobre el microbioma ha instruído a más consumidores acerca de la importancia de conservar un eje cerebro/intestino saludable, o lo que es lo mismo, la conexión que enlaza el cerebro, el sistema digestivo y las emociones, explican en el informe Tendencias globales del sector de la alimentación y las bebidas 2030 de Mintel, compañía de investigación y análisis del mercado, marketing y publicidad.

Por ello, tiene cada vez más relevancia las llamadas dietas inteligentes. Aquellas basadas en el consumo de alimentos saludables cuyo valor nutricional es significativo. A diferencia de otras dietas, no implica hacer restricciones de determinado grupo de nutrientes, sino que sugiere comerlos en su justa medida.

Cambio de hábitos con el Covid

"Hay dos tendencias contrarias ocurriendo. Durante una recesión económica, los consumidores se vuelven sensibles a los precios, compran más barato buscando más valor. Sin embargo, durante una crisis de alimentos y de salud, se vuelven más conscientes de la calidad, estando más dispuestos a pagar por alimentos nutritivos y saludables", explica Amarjit Sahota, fundador y CEO de Ecovia Intelligence en el informe Tendencias globales e insights en alimentos saludables elaborado por el Cluster Alimentario de Galicia.

Los consumidores optan por dietas que refuercen el sistema inmune

Es por ello, que existe ya un interés creciente en comer alimentos que inciden beneficiosamente sobre la salud y refuercen el sistema inmunológico, y para ello los productos altos en vitaminas y minerales van a ser protagonistas de unas pautas encaminadas más hacia la prevención de enfermedades que a su tratamiento.

Según Market Research, más del 50% de los consumidores informaron haber tomado más suplementos para apoyar la salud de sus defensas en 2020. Este creciente interés en la salud inmunológica seguirá siendo uno de los principales objetivos de la industria de la salud y el bienestar en 2021. En lugar de centrarse en tratar las enfermedades, muchos consumidores se esforzarán por prevenirlas mediante un sistema inmunológico fortalecido.

Personalización

La visión holística de la salud cobra fuerza, con el foco puesto en la prevención de enfermedades y el bienestar, tanto físico como mental. El informe EATendencias 2020 desvela como las demandas se orientarán en especial hacia soluciones saludables y menos procesadas con buena relación calidad-precio, ingredientes frescos para cocinar en casa, alimentos funcionales naturales, así como productos de indulgencia que nos reconfortan y nos sirven de recompensa ante un panorama de restricciones y de alto grado de incertidumbre.

Destaca el interés por reforzar nuestro sistema inmune como escudo frente a amenazas externas. Asimismo, se buscan también soluciones que ofrezcan beneficios para la salud mental y emocional, como por ejemplo rituales de preparación, presentación y consumo de alimentos o bebidas.

La tecnología permitirá individualizar las dietas a un nivel superior

Por ello, la tecnología permitirá aumentar la individualización de las dietas a un nivel superior, cita el auge de las impresoras 3D para preparar comidas personalizadas, los electrodomésticos de cocina inteligentes que pueden proporcionar recetas de cocina y listas de compra personalizadas, las soluciones innovadoras que les proporcionen recomendaciones de sabores, nutrientes específicos o ingredientes funcionales, etc.

"En los próximos 10 años, los consumidores podrán usar con facilidad tests biológicos, recolección de datos y análisis personalizados accesibles y económicos para saber qué hace único a su cuerpo. Los resultados permitirán a los consumidores entender mejor cómo encarar cada aspecto de su salud, incluida la salud emocional y cerebral. Las empresas de alimentos, bebidas y servicios de restauración gozarán de oportunidades para desarrollar recetas personalizadas, planes dietéticos a medida y productos individualizados, al tiempo que respetan la privacidad de los consumidores", señalan en el estudio de Mintel.

De esta manera, los consumidores compartirán su información personal con una gran variedad de dispositivos conectados al internet de las cosas. Los consumidores optarán por la conveniencia de las listas de compras, recetas y comidas recomendadas que estén personalizadas según sus preferencias de sabor, gusto y textura.

Para el Doctor José Mª Ordovás, de IMDEA y Director de Nutrición y Genómica de la Tufts University. Para Ordovás, "la nutrición de precisión es la respuesta a qué comer para estar saludable, así como a algunos de los mayores problemas que tiene la Humanidad, como es la obesidad. Ahora mismo, el próximo reto es que haya más investigación, más estudios que nos proporcionen la información que se necesita para demostrar lo valiosa que es esta nutrición para cada individuo", explicó durante un evento sobre los retos y oportunidades del foodtech.

Tecnología

Otro de los aspectos que recoge el estudio de Mintel es como en los próximos 10 años, los consumidores empezarán a aceptar y a confiar más en los papeles esenciales que poseen la ciencia y la tecnología para garantizar el acceso a bebidas y alimentos que sean nutritivos, seguros y asequibles.

Las innovaciones científicas y tecnológicas que ofrezcan alimentos frescos y de confianza emergerán como embajadoras para empezar a alejar del miedo la opinión de los consumidores.

Las prioridades de hoy en día en favor de la llamada clean label - etiqueta limpia - han hecho que muchos consumidores se muestren cautelosos ante artículos de alimentación, bebidas y servicios de restauración procesados. De esta forma, frente al descontento, algunas marcas tendrán que dirigir sus reclamos hacia otras ventajas inherentes de los productos alimenticios y bebidas procesadas, sobre todo reenfocándose hacia la sostenibilidad.

Perfil del usuario saludable

El informe de Google Healthy Food and Brands refleja las tendencias de búsqueda de los usuarios sobre alimentación saludable. Así, las personas interesadas en consumir una alimentación saludable son mujeres en un 63 %, frente al 37 % de hombres. El 72 % no tiene hijos frente al 28 % que son padres.

La inclinación hacia este tipo de alimentos se concentra especialmente en los grupos de edad que van de los 25 a los 44 años (42 %), seguidos directamente por las personas de entre 45 y 54 años (19 %) y de aquellos que se encuentran entre los 18 y los 24 años (17 %).

Por último, y según dicho informe, tan sólo un 50 % de los interesados en este tipo de alimentación sigue o ha seguido de manera activa estas dietas. Y los que lo hacen se mueven, en un 45 % de los casos, por razones de salud, en un 38 % por razones médicas, un 17 % por estética y un 16 % por el medio ambiente.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin