Salud Innovacion

Janssen: la vacuna con el perfil de una terapia génica

  • El trabajo de la firma en la vacuna para dar respuesta a la actual pandemia se estructura en cuatro frentes
Equipo de Janssen
Madrid

En vacunas convencionales, se inocula en el organismo una forma atenuada del virus o proteínas del mismo que despiertan la respuesta inmune mediante anticuerpos. Frente al nuevo coronavirus, los expertos de Janssen están aprovechando su experiencia para desarrollar una vacuna más eficaz que genere inmunidad celular, una auténtica forma de terapia génica.

Para conseguir una mayor eficacia en la respuesta del organismo al patógeno causante de la enfermedad, la vacuna que la compañía está desarrollando además de anticuerpos puede hacer que los linfocitos NK –natural killers, su nomenclatura en inglés– del organismo participen en la respuesta al virus agresor. Es lo que se conoce como inmunidad celular, una forma de terapia génica en la cual los científicos de Janssen adquirieron experiencia durante su trabajo previo en vacunas frente al ébola y el VIH. Estas vacunas se encuentran en fase de aprobación y en ensayos de fase III (la última antes de su valoración por parte de las autoridades regulatorias) respectivamente.

El trabajo de la firma en la vacuna para dar respuesta a la actual pandemia se estructura en cuatro frentes: la composición de la vacuna, la plataforma de administración, los ensayos clínicos para probar su eficacia y seguridad y todo lo relacionado con la producción industrial y su escalado.

La composición de la vacuna está ya decidida, con una formulación principal y dos alternativas de respaldo, así como la plataforma de administración.

Eso significa que está lista la base sobre la cual se introducirá en el organismo de los pacientes el material genético del virus causante de Covid-19, así como el sistema para poder fabricarlo en grandes cantidades, otro aspecto fundamental en la situación actual. Las plataformas de producción están completadas y validadas, y ha comenzado el proceso de aumentar la capacidad para producción de las dosis. Serán más de mil millones de dosis a nivel mundial, un reto sin precedentes.

El precio de la vacuna en situaciones de emergencia será asequible

Normalmente, el desarrollo de una vacuna tarda entre cinco y siete años. Janssen se ha comprometido a desarrollarla y producirla en 13 meses aproximadamente. De hecho, se estima que los ensayos clínicos podrían empezar –como muy tarde– en el próximo mes de septiembre.

En una colaboración histórica, Janssen ha llegado a un acuerdo con la Autoridad para la Investigación y el Desarrollo Biomédico Avanzado (Barda) de Estados Unidos para destinar conjuntamente más de mil millones de dólares para cofinanciar la investigación, el desarrollo y los ensayos clínicos de esta vacuna.

La compañía va a aprovechar su plataforma de vacunas validada y destinará diversos recursos a este proyecto, así como personal e infraestructuras a nivel mundial. Barda y Janssen han aportado financiación adicional que permitirá ampliar la actual labor de identificación de posibles tratamientos antivirales contra el nuevo coronavirus.

Un precio asequible para la vacuna

Se ha previsto la necesidad de poner en marcha la producción de la vacuna a riesgo. Esto significa que se adelantaría el proceso productivo a la conclusión de los ensayos clínicos. De esa forma, la vacuna podrá estar disponible cuanto antes. Además, la compañía se ha comprometido a que el precio de la inmunización para su empleo en situaciones de emergencia sea asequible y sin ánimo de lucro.

Alex Gorsky, presidente y consejero de legado de Johnson & Johnson, compañía de la cual es Janssen filial en España, ha dicho sobre la actual situación: "El mundo se está enfrentando a una crisis urgente de salud pública, y nos hemos comprometido a hacer todo lo que podamos para tener una vacuna asequible a nivel mundial lo antes posible para prevenir el Covid-19. Al ser la mayor compañía del mundo del sector de la salud, creemos que tenemos la gran responsabilidad de mejorar la salud de todos cada día. Gracias a nuestra combinación de experiencia científica, escala operativa y fortaleza financiera, Johnson & Johnson está bien posicionada para aportar sus recursos en colaboración con otras entidades con el fin de acelerar la lucha contra esta pandemia".

Paul Stoffels, director científico, ha explicado que el equipo mundial de expertos de la firma está trabajando incansablemente para el pronto inicio de los ensayos clínicos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin