Salud Bienestar

Un estudio detecta metales tóxicos como plomo o arsénico en tampones

Manos de una mujer sosteniendo algunos tampones. Firma: iStock

Los tampones se usan comúnmente para controlar el sangrado menstrual, se calcula que entre el 43 y el 46% de las mujeres que menstrúan en España usan tampones. Estos son de algodón y se introducen vía vaginal para absorber y retener la sangre. Las mujeres pueden usar más de 7400 tampones a lo largo de sus años reproductivos y cada uno de ellos queda retenido en la vagina durante varias horas.

Recientemente, un estudio de la Universidad de California ha encontrado arsénico, plomo, y otros metales tóxicos en varias marcas de tampones comercializados en Estados Unidos y en países europeos. Los investigadores han evaluado las concentraciones de 16 metales en 30 tampones de 14 marcas y 18 líneas de producto. El estudio ha sido publicado en Environment International.

Encontraron concentraciones mensurables de los 16 metales evaluados (arsénico, bario, calcio, cadmio, cobalto, cromo, cobre, hierro, manganeso, mercurio, níquel, plomo, selenio, estroncio, vanadio y zinc). "Los resultados sobre los niveles de metal variaban en función de si los tampones se vendían en EE.UU., Reino Unido o la UE, de si eran ecológicos o no y de si eran de marca o de supermercado", explica el medio Sky News.

Se encontraron concentraciones mensurables de 16 metales en los tampones analizados

En resumen, los tampones orgánicos contenían niveles más altos de arsénico y los no orgánicos tenían más plomo. En el estudio no se nombran las marcas de los tampones analizados. Estos metales podrían llegar a los tampones mediante el algodón capaz de absorber agua, aire o tierra contaminados. Pueden contener metales provenientes de procesos agrícolas o de fabricación que podrían ser absorbidos por el tejido altamente absorbente de la vagina, lo que provocaría una exposición sistémica.

"Se necesitan investigaciones futuras para replicar nuestros hallazgos y determinar si los metales pueden filtrarse de los tampones y atravesar el epitelio vaginal hacia la circulación sistémica", señala el estudio. Si se determinase, sería preocupante por ser la piel de la vagina más permeable que otras partes del cuerpo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud