Salud Bienestar

Qué es el síndrome del gusano muerto, la extraña infección que sufrió Robert Kennedy Jr.

  • El aspirante a la Casa Blanca ha confesado que un gusano se comió parte de su cerebro
  • Su equipo de campaña señala que "el problema" se resolvió hace más de 10 años
Robert Kennedy Jr. durante un acto en Milán en 2023. / Claudio Furlan (LaPresse, vía ZUMA Press/dpa)

A sus 70 años, Robert F. Kennedy Jr. pretende disputar la presidencia de los Estados Unidos mostrándose como un candidato 'joven', frente a los 81 años del actual presidente norteamericano, Joe Biden, o a los 77 años del candidato republicano, Donald Trump.

Para ofrecer esta imagen juvenil, el candidato independiente se ha fotografiado practicando esquí junto a un snowboarder profesional. También se ha grabado practicando surf con un conocido surfista o levantando pesas sin camiseta en un gimnasio al aire libre en Los Ángeles. Sin embargo, el aspirante a ocupar la Casa Blanca ha revelado un dato personal que podría desacreditar su principal baza electoral si sus rivales políticos lo utilizan en su contra.

Según relató él mismo en una entrevista para el podcast Pushing the limits with Brian Saphiro, en 2010 padeció un extraño problema de salud; experimentó una especie de "niebla cerebral", que le hacía "tener problemas de memoria a corto plazo y de pronunciación". Rápidamente, acudió a varios de los mejores neurólogos del país, quienes detectaron una mancha oscura a través de los escáneres cerebrales. Parecía evidente que tenía un tumor (y así lo confirmó el propio Kennedy a los medios en 2012).

Mientras hacía las maletas para someterse a una intervención quirúrgica, recibió la llamada de otro médico, el cual tenía una opinión diferente: la mancha oscura no obedecía a un tumor cerebral, sino que "estaba causada por un gusano que se metió en mi cerebro, se comió una parte de él y luego murió", detalló Kennedy en la entrevista.

En previsión a posibles ataques, su equipo de campaña señaló que "El problema se resolvió hace más de 10 años y (Robert F. Kennedy Jr.) ahora goza de una robusta salud física y mental". "Cuestionar la salud del señor Kennedy es una sugerencia hilarante, dada su competencia", añadió.

Parásitos en el cerebro

Aunque suene aterrador, son varios los parásitos pueden alojarse en el cerebro. Scott Gardner, profesor de Ciencias biológicas de la Universidad de Nebraska-Lincoln, ha explicado al diario The New York Times que hay "legiones" de organismos que pueden afectar al cerebro más allá de los gusanos, como el parásito Toxoplasma gondii o algunos tipos de amebas.

En el caso de Kennedy, puede que el responsable de aquella "niebla cerebral" fuese la tenia del cerdo (Taenia solium), la cual se puede ingerir accidentalmente si la carne está infectada. Otra opción pudo ser la ameba comerecebros, las cuales entran los la nariz cuando sus huéspedes se bañan en lagos o ríos contaminados. Aunque la infección parasitaria cerebral más común es la toxoplasmosis, la cual accede al cerebro mediante agua en mal estado, a la carne poco cocinada o al marisco contaminado.

Si acaban dando la cara, los síntomas varían en función del parásito que se haya alojado en el cerebro. Así, pueden provocar dolor de cabeza, confusiones, convulsiones o desequilibrios, enfermedades como la gripe o malformaciones del feto durante el embarazo, entre otras.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud