Retail

Kellogg's impulsa el cultivo de arroz y el empleo en el Delta del Ebro

  • La compañía ha incrementado en un 30% el rendimiento en el Delta
  • Ha recuperado dos variedades de arroz: Jota Sendra y Gleva
  • El programa implica a 84 agricultores, la mitad jóvenes

La multinacional alimentaria ha desarrollado en España el programa 'Origins', que ha incrementado el rendimiento de las explotaciones arroceras de este parque natural de Tarragona al tiempo que ha contribuido a la preservación medioambiental y de la diversidad con acciones sostenibles.

Kellogg's, la compañía de alimentación de origen estadounidense, conocida por sus cereales para el desayuno, y con arraigo en España desde 1977 (donde facturó 168 millones de euros en 2019), está impulsando la economía del Delta de Ebro, así como el relevo generacional de este parque natural de Tarragona, gracias a su programa Origins, implantado en 2013.

Mejores rendimientos

En virtud esta iniciativa, en la que colabora el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (IRTA), que ayuda a los agricultores de la zona a obtener mejores rendimientos en el cultivo de arroz, siempre de manera sostenible, la empresa ha incrementado en un tercio el rendimiento de los arrozales de esta área.

Lo ha hecho recuperando dos variedades de arroz: Jota Sendra y Gleva, que compra en su totalidad. Ambas suponen el 30% de la superficie que se siembra en el Delta, aproximadamente 7.000 hectáreas sobre un área total de 21.000, que rinden aproximadamente unos 50.000 kilos de arroz al año.

Empleo juvenil

El programa Origins de Kellogg's implica actualmente a 84 agricultores; de los cuales 43 son jóvenes y 12 mujeres, lo que ha contribuido a fijar población en la zona y a dinamizar el empleo.

Además, el uso de técnicas respetuosas con el entorno, el control de plagas, la mejora de los productos fitosanitarios o el fomento de la biodiversidad, han permitido un incremento medio de la producción de hasta un 15% (un 28,4% en 2019).

Ahorro de fertilizantes

Solo el balance medioambiental de Origins ha dado como resultado el ahorro de fertilizantes, una menor contaminación de aguas, reducción de gases efecto invernadero, incremento de la fertilidad del suelo -con analíticas por parcela- y la reducción del uso de insecticidas.

Por otra parte, con el programa Origins se han plantado 155 árboles, 20.000 lirios amarillos y 260 cajas-nido para murciélagos que se alimentan de insectos perjudiciales para el cultivo del arroz.

Igualmente, se han montado hoteles para insectos, márgenes florales (lo que favorece control de plagas y la biodiversidad) o desarrollando cultivos invernales mediante la plantación de leguminosas y gramíneas destinadas a mejorar la calidad del suelo.

Fábrica en Valls

En paralelo a la dinamización de la economía en este parque natural protegido, que se desarrolla con el apoyo de cuatro "molinos": las empresas Ebro Foods y Dacsa, y las cooperativas Montsià y Arrossaires, Kellogg's, cuenta con una fábrica en Valls (la única en Europa continental) que da trabajo a 320 personas de forma directa y otras 180 de forma indirecta.

Aquí se elaboran con arroz del Delta las marcas Rice Krispies y Choco Krispies, junto con otras doce referencias en cereales, entre ellas, Frosties, Smacks, Krave, Tresor o Special K, la más vendida en España.

Ventas a 80 países

El 80% de la producción de esta planta de 47.060 metros cuadrados, de la que salen 700.000 paquetes de cereales al día, se exporta a más de 20 países, entre los que destacan Francia, Reino Unido, Alemania y la zona de Oriente Medio. Esta fábrica ha reducido en un 15% su consumo de agua y electricidad, además de las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Para el año 2030, en sintonía con los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) fijados por la ONU, la planta aspira a haber bajado el consumo de agua en un 30% y las emisiones en un 65%. A más largo plazo, concretamente en 2050, la fábrica pretende funcionar con energía 100% renovable.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.