Retail - Consumo

La tecnología, la gran aliada para posicionar a España como 'hub' agroalimentario del sur de Europa

El cambio climático, la pandemia o la guerra son algunos ejemplos de los retos a los que nos enfrentamos y que requieren de respuestas estratégicas e inmediatas. Administraciones, organizaciones y ciudadanía debemos actuar para minimizar las consecuencias de estos escenarios y garantizar la sostenibilidad del planeta.

En este sentido, teniendo en cuenta que, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la población mundial crecerá hasta alcanzar los 8.600 millones en 2030, los desafíos se multiplican, especialmente en el sector agroalimentario. Debemos ser capaces de alimentar a toda la población, reducir los residuos y el desperdicio alimentario, proteger el medio ambiente y, al mismo tiempo, asegurar la solvencia de los negocios agrarios y ganaderos.

Para ello, la tecnología es la clave. Esta herramienta ayuda a las organizaciones a mantener y aumentar su liderazgo en el mercado, mientras que contribuye a la eficiencia en todos los ámbitos. De hecho, la ONU apunta que, para garantizar la productividad, competitividad y el abastecimiento alimentario mundial, en los próximos 5 años, la digitalización en la industria agroalimentaria debería alcanzar entre el 70% y el 80%. Es decir, aumentar la eficiencia: producir más y mejor con menos recursos.

De esta manera, para poder llegar a estas cifras, es necesaria una apuesta firme por parte de todos los agentes implicados y trabajar en la misma dirección. En este caso, España es consciente que no se puede quedar atrás. Así lo señala el Informe de Vigilancia Tecnológica de la Industria Agroalimentaria, el cual apunta que, en 2021, se ha triplicado la inversión destinada a I+D en el ámbito agroalimentario, alcanzando los 695 millones de euros, un 220% más que el año anterior.

Estos indicadores ponen de manifiesto que España ya se encuentra como una de las principales potencias globales en el ecosistema emprendimiento FoodTech, con proyectos pioneros en este campo, como la investigación de la proteína alternativa a la carne; o el uso de tecnologías de alto impacto en la eficiencia de los procesos de la industria agroalimentaria (IA, Big Data, sensores, blockchain, etc.).

Por ello, este liderazgo a escala mundial representa un gran hito que debe animarnos a seguir impulsando, aún más, la innovación en el mercado y continuar siendo parte del cambio, utilizando como palancas: nuestro maduro ecosistema de innovación de referencia en Europa; nuestro excelente conocimiento científico; y las posibilidades que ofrece el sector agroalimentario con gran experiencia exportadora.

España ya se encuentra como una de las principales potencias globales en el ecosistema emprendimiento FoodTech

Desde la Fundación Mobile World Capital estamos trabajando para que estas líneas de investigación, y otras, se desarrollen a gran escala y, así, ayuden a mejorar el sistema alimentario global, evolucionando de ser un país productor a un hub agroalimentario de referencia. Además, a través del programa de transferencia tecnológica y creación de empresas de la Fundación, The Collider, contribuimos a generar puentes estratégicos entre las empresas del sector agroalimentario y el mundo científico, lo que nos permite detectar aquellas tecnologías disruptivas que permitirán el equilibrio alimentario.

La sostenibilidad es posible y, tengámoslo claro, en la tecnología y la innovación, reside la respuesta. Solo así conseguiremos posicionar a España como el hub agroalimentario de referencia en el sur de Europa.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.