Retail - Consumo

Vino, chocolate, tinta o sangre: así se pueden eliminar las manchas más difíciles en la ropa

Imagen de iStock

Ante una mancha en una prenda de ropa, solemos echarla al cubo de la ropa sucia para, posteriormente, enviarla a la lavadora junto con el resto de la colada. Y normalmente esta acción dará como resultado que la mancha desaparezca. Pero no siempre surtirá efecto, sobre todo cuando se trate de eliminar manchas complicadas.

En estos casos, "es posible recurrir a algunas sustancias naturales o poner en práctica algunos consejos tradicionales, que son la mejor opción si no quieres tener que usar quitamanchas comerciales, caros y a menudo agresivos para el medio ambiente", señalan desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Para acabar eficazmente con algunas de las manchas más comunes, como las que provoca el vino, la grasa, la sangre o la tinta, desde la organización han recopilado algunos métodos que, casi siempre, resultarán eficaces.

Manchas de vino

Para quitar las manchas provocadas por el vino, OCU recomienda aclarar la prenda con agua templada y ponerla en remojo en una disolución de percarbonato sódico en agua templada. También se puede aplicar agua con un poco de lejía cuando los tejidos sean blancos o una disolución de agua oxigenada y agua fría en el caso de prendas de color.

Manchas de chocolate

Para acabar con esta suciedad, OCU aconseja aclarar el tejido manchado en agua templada y a continuación aplicar sobre la mancha un detergente enzimático en pulverizador.

Manchas de grasa

En manchas como las que dejan productos como la mayonesa, la mantequilla, el aceite o la grasa de motor, los restos suelen extenderse por el tejido, dejando cercos de suciedad. Para eliminarlos, OCU aconseja espolvorear sobre la mancha una capa de polvos de talco y, a medida que se absorba la grasa, cepillar lo que sobre. Es conveniente repetir la aplicación más de una vez. Después, es necesario dejar actuar la última aplicación unas horas y luego lavarla con jabón y agua templada.

Manchas de sangre

En este tipo de manchas, conviene poner a remojo el tejido en agua fría con un puñado de sal. Después, pasar una esponja mojada en agua con amoniaco (2,5 ml por litro). Por último, aclarar y lavar con detergente en polvo.

Manchas de tinta

Para limpiar las manchas ocasionadas por el derrame de tinta o de un bolígrafo, OCU recomienda mantener las manchas húmedas empleando un algodón humedecido con agua fría, pero con cuidado de que no se extienda. Después, colocar otro algodón grande seco debajo de la prenda para que no manche la otra parte del tejido.

Más tarde, se deberá pasar un algodón empapado en alcohol de quemar o alcohol de limpieza. Y si aún quedan marcas sobre los tejidos blancos, se pueden eliminar con agua y un poco de lejía.

Manchas de óxido

En este caso, se puede aplicar un poco de zumo de limón y cubrir la mancha con una capa de sal fina. Se debe dejar actuar durante una hora para, después, aclarar la prenda con agua fría y lavar como de costumbre.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.