Retail - Consumo

El factor humano es esencial en la productividad del sector alimentario

  • Implantar estrategias de mejora requieren de un compromiso y motivación por parte de la plantilla

La productividad y la eficiencia es algo fundamental y que ha de estar presente en la agenda del comité de dirección de las empresas, sobre todo en aquellas que pertenecen al sector de la alimentación y las bebidas. Sin embargo, la productividad ha transcendido las máquinas y ahora se extiende a todos los segmentos de una compañía. No hay que dejar atrás el factor humano que aportan los trabajadores, ya que son el motor y la clave para conseguir resultados de calidad y acceder a todos los segmentos del mercado.

Esta es la conclusión a la que llegaron los cinco expertos que se dieron cita en el desayuno informativo La Productividad y la eficiencia en el sector de la alimentación y las bebidas organizado por elEconomista.es en colaboración con Adecco Outsourcing y Adecco Alimentación. Dentro del concepto de productividad existen una serie de términos que hay que tener en cuenta como palancas fundamentales que afectan a ratios como son la tecnología, la organización de una empresa, la gestión de los Recursos Humanos y la calidad del proceso.

Soluciones

Mila Montañana, directora de Adecco Alimentación, indicó que "la productividad y la eficiencia son dos conceptos que están muy de moda en un momento en el que el sector está muy tensionado a pesar de que se está recuperando a nivel económico desde el inicio de la pandemia".

Joseba Arano, Director de Personas, Calidad y Gestión Ética, Responsable y Excelente del Grupo Pascual comentó que "la tecnología es algo que nos facilita el trabajo a todos" y añadió que "la clave está en entender el proceso y después implementar la tecnología. Primero entendamos bien el core de lo que estamos haciendo y valoremos si lo que estamos haciendo es lo que tenemos que hacer. Después, aprovechemos la tecnología. En cierto modo te puede permitir dar un salto muy grande".

Manuel García Juesas, Director de Recursos Humanos de Elpozo Alimentación y Director de Relaciones Laborales de Grupo Fuertes señaló que la clave "está en diseñar procesos cada vez mas automatizados, más productivos, porque nos hace mas competitivos. A esto hay que sumarle las personas, darles la importancia que merecen". Y ejemplificó con las herramientas que elPozo lleva implementando desde hace más de 30 años, "nosotros no solo damos la participación a los trabajadores cada vez que se hace un cambio en un producto, vamos más lejos, como por ejemplo estableciendo un buzón en mejoras en el entorno de trabajo, que después son estudiadas, y en muchas ocasiones se llegan a conclusiones y mejoras que salen de los propios trabajadores".

El sector ha ido evolucionando en los últimos años en cuanto a su planteamiento y enfoque hacia la productividad. Carmen Calvo declaró que "no hay grandes cambios desde el punto de vista industrial. Para mi el cambio fundamental que se produce es que se sale de la estructura tan departamental".

Daniele Tramontin reflexionó sobre la repercusión de los cambios en los organigramas y funciones de las personas. "Con la evolución del sector te das cuenta de cuántos departamentos y personas se ven afectadas. El reto está en crear una empresa que se centre en el proceso mientras que trata de alcanzar sus hitos de productividad", añadió.

Importancia de la plantilla

Implantar estrategias de mejora de la productividad en las empresas requiere de un compromiso y motivación por parte de la plantilla. "Llevo 16 años trabajando en Pascual y siempre he tenido la sensación de que el perfil de compañía de alimentación, aunque también haya multinacionales, se ha convertido en conseguir proyecto de empresa. Han desarrollado una cultura de cuidar de los trabajadores y comprometerles", defendió Joseba Arano.

Manuel García, por su parte, expuso que "las personas marcan la diferencia a pesar de la maquinaria que se tenga de última generación y, además, es algo que se tiene al alcance de cualquiera. Somos 5.700 en 1 solo centro, y un día se nos ocurrió darle al trabajador algo más allá del trabajo. Hoy en día tenemos un polideportivo, gimnasio, una sala para dormir la siesta, cafetería… y todo esto hace, o eso creemos, que los trabajadores estén orgullosos, y en cierto modo le da más participación incluso a su familias" y concluyó que "con estos detalles hemos comprobado que se genera más productividad".

Carmen Calvo defendió que "todos trabajamos por y para algo, por las razones que sean. Cada uno tenemos un motor interno y es el que te tiene que hacer funcionar".

Aplicar políticas de mejora de la productividad en distintas áreas de la empresa es algo que siempre está sobre la mesa e incluso se analiza cuáles pueden llegar a no aportar valor. "No hay ningún área que considere que no aporta ningún valor", dijo Manuel García. Carmen Calvo suscribió estas palabras y añadió que "más que medidas, deberíamos mejorar herramientas. Seguro que existe una tecnología en algún sitio que haga que no tengas que hacer dos veces la misma cosa de forma manual, ahorrando tiempo para invertirlo en cosas de valor añadido". El resto de expertos se mostraron de acuerdo con los comentarios de sus compañeros.

Si se tiene en cuenta la criticidad de determinados procesos donde las empresas deben de focalizar sus esfuerzos y recursos, lo aconsejable es dejar en manos de un tercero otros procesos más auxiliares, aunque no menos importantes.

En el caso de Grupo Pascual, Arano explicó que han tenido experiencias tanto positivas como negativas. "Teníamos externalizado el mantenimiento de la fábrica, y nos generaba unos riesgos que eran problemáticos, por lo que decidimos internalizarlo. Por el contrario, llegó un momento en el que en nuestras plataformas logísticas se produjeron cuellos de botella y estamos tratando de externalizar en cierto modo la logística de la empresa" narró.

Pernaud Ricard también cuenta con algunos procesos externalizados, como por ejemplo, tal y como relató Carmen Calvo, una línea de producción que la empresa ha puesto en marcha este año. "La externalización en función de lo que estés haciendo puede convertirse en algo de largo plazo, perpetuo, o a corto plazo, pero al fin y al cabo es algo facilitador. Desde hace unos años tenemos asimilado que no es cuestión de costes, sino de sostenibilidad", confesó.

Manuel García expuso que "el coste ya no es importante, antiguamente sí. Nosotros externalizamos, por ejemplo, el mantenimiento. Además, externalizamos áreas que no tienen nada que ver con el core de la empresa y tratamos de contar siempre con empresas especializadas en cosas que nosotros no seamos capaces de dar".

Barómetro

Hace unas semanas Adecco Outsourcing presentó su Barómetro de productividad y eficiencia donde se aseguraba que el nivel de productividad y eficiencia de la empresa española es de 58,78 puntos sobre 100. Daniele Tramontin explicó que "6 de cada 10 empresas tienen algún plan enfocado hacia la mejora de la productividad. Sin embargo, las restantes, es decir, 4 de cada 10, no tienen ninguno". "Hay que tener en cuenta que en el sector de la alimentación, el 98% de las empresas son pymes, y la productividad tiene una relación directa con el número de empleados", aclaró. El sector de la alimentación es un sector clave, en cuanto a exportaciones es el segundo, encontrándose sólo por detrás del sector de la automoción. "Para mejorar la productividad, necesitamos empresas con mayor envergadura", expresó.

Retos

Respecto a los retos a los que se enfrenta el sector para seguir siendo competitivo, más productivo y más eficiente, los expertos coincidieron en que convencer al consumidor y diferenciarse será fundamental. Arano afirmó que "el reto está en desarrollar propuestas de valor donde la innovación va a jugar un papel importante" pero recalcó que "también existe el reto de convencer a los consumidores de que los productos que ofrecemos tienen un factor de calidad, diferencial y que esto se ve reflejado en el precio final". García Juesas hizo especial hincapié en lo fundamental que es el consumidor y en la importancia que se ha de dar a los trabajadores.

Calvo Navalmoral quiso ser más concisa y resumió los retos en "mejorar la atención al consumidor, la calidad, la agilidad y el desarrollo" y añadió que "tanto la sostenibilidad, como la eficiencia energética y la captación y mantenimiento de talento serán clave".

Por su parte, Montañaña declaró que el reto que tiene el sector es "digitalizar, innovar, sostenibilidad" y apuntó que "cada vez más marcas y clientes están viendo que la venta de productos online tiene buenos resultados. Las empresas de la alimentación tendrán que ir hacia ese modelo porque si no se quedarán fuera".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin