Retail - Consumo

Las empresas prevén más desperdicio alimentario y menos consumo de fruta por la nueva ley de envase

La mesa durante el Congreso de Aecoc de Futas y Hortalizas.
Valencia

Los productores y distribuidores hortofrutícolas tienen claro que la entrada en vigor a partir de enero del nuevo Real Decreto de Envases y Residuos de Envases que penaliza el coste de los envases plásticos y obliga a ampliar la venta de frutas y hortalizas a granel tendrá efectos tanto en sus costes como en el propio consumo. Y parte de ellos serán contraproducentes para la sostenibilidad que precisamente se pretende lograr con esa legislación, como el aumento del desperdicio alimentario que se generará o incluso un menor consumo de fruta frente a otros productos procesados a los que no les afectan las nuevas restricciones.

"Va a bajar la cantidad de fruta que se consuma porque hay gente que no tendrá tiempo para pesarla", aseguró Alejandro Martínez, director de salud, sostenibilidad y calidad de Eroski, durante la mesa redonda organizada para tratar el impacto de la normativa en el 24 Congreso Aecoc de frutas y hortalizas que se celebra en Valencia.

Martínez consideró que hay otras categorías donde el sobreenvase que se pretende evitar con la ley era mayor que en este segmento, en que el peso de las marcas y su diferenciación es menor. Para el directivo de Eroski, "hay otros postres alternativos, como el yogur, que sí van envasados" y que ahora ganarán puntos simplemente por la comodidad en la compra frente a la fruta fresca.

Martínez lamentó que se elimine las "opciones a envases a alternativos. O granel o nada, es excesivo". Según sus datos, en su caso más del 60% de las ventas ya eran a granel y estiman que ahora aumentará en más de 10 puntos. Algo que obligará a replantear la sección de frutas y hortalizas y a aumentar las balanzas para el peso de los productos a granel. "Estimamos que habrá un 25% más de pasos por caja a granel de los que teníamos antes", apuntó.

Protección y trazabilidad

Además, incidió en el aumento que supondrá en las pérdidas de productos en que el envase es fundamental para que llegue en buen estado al consumidor, como las fresas. Un punto en el que también ahondó María Forcada, directora de I+D y Calidad del productor Verdifresh, especializada en ensaladas preparadas que pertenece al grupo Foodiverse. "El envase es un protector, el deterioro real va a ser mayor que el teórico", apuntó, y puso ejemplos de ese mayor desperdicio alimentario. "Si explota un tomate cherry en una caja se tendrá que retirar toda la caja", señaló.

"Otra preocupación es la trazabilidad, hoy el envase es básico en este tipo de productos", comentó también la directiva de Verdifresh. Como ejemplo de los avances de sostenibilidad en los que trabaja su compañía puso el desarrollo de "una lechuga romana, con más hojas en la parte exterior destinada no para consumir sino para hacer de protección".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.