Propuestas

Semana Santa en autocaravana recorriendo lugares Patrimonio de la Humanidad

No es ningún secreto que en España hay lugares repletos de magia y belleza. El mundo entero reconoce las maravillas arquitectónicas de este país, sus tesoros monumentales dispersos por toda la geografía que embellecen los más variopintos rincones de nuestras ciudades, pueblos y regiones. Para los aficionados a viajar en caravana, proponemos de la mano de Erwin Hymer Group Ibérica, uno de los principales fabricantes de autocaravanas en Europa, combinar esta Semana Santa un viaje durmiendo muy cerca de lugares que son Patrimonio de la Humanidad, donde la elevada afluencia de turistas hace que pronto se cuelgue el cartel de "completo" en los hoteles.

En España tenemos la suerte de estar rodeados de ellos: hay nada menos que 45 lugares o monumentos Patrimonio de la Humanidad, lo que nos lo pone bastante fácil si queremos conocerlos. Tan solo hay llenar el depósito y coger la carretera en la dirección que deseemos. Acertaremos seguro con cualquiera de estos destinos.

El Prerrománico en Asturias

El minimalismo ya se conocía en la Edad Media. Oviedo fue capital del Reino de Asturias entre los años 791 y 910 y fue allí donde se creó una arquitectura que quería recuperar las características constructivas del Imperio Romano. Ejemplos de ello, declarados Patrimonio Mundial hace más de 30 años, son las iglesias de Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo. Algo más de una década más tarde se sumaron otros monumentos prerománicos que también tienen el honor de haber sido declarados Patrimonio de la Humanidad: la iglesia de San Julián de Prados, la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo, La Foncalada y la Iglesia de Santa Cristina de Lena. Un aliciente para escoger este destino es que en la misma ciudad de Oviedo encontraremos un área, La Corredoría, con todos los servicios para poder pasar la noche.

Amanecer en Cuenca

La buena conservación de la ciudad fortificada de Cuenca, donde se construyó la primera catedral gótica de España, fue una de las razones de que la UNESCO la declarara Patrimonio de la Humanidad, siendo la novena ciudad española en conseguir el título. Visitar su casco antiguo siempre es un placer y la atmósfera que se crea gracias al paisaje natural que la rodea no es fácil de encontrar. La declaración de Patrimonio de la Humanidad incluye, además del casco antiguo y el barrio del Castillo, los barrios de San Antón y Tiradores y las hoces de los ríos Huécar y Júcar. Precisamente podemos pasar la noche junto al paseo de este último río, en el área de autocaravanas que encontraremos allí.

Un tesoro entre olivos

Úbeda y Baeza son una de las pocas joyas renacentistas que se conservan en España. En un espacio de reducidas dimensiones se alza un majestuoso conjunto monumental compuesto a base de palacios e iglesias del siglo XVI y XVII, muchos de ellos con la firma del arquitecto Andrés de Vandelvira. Además, ambas ciudades conservan entre sus calles tesoros árabes, romanos y judíos, vestigios de las grandes civilizaciones que pasaron por la zona. La gastronomía de la zona, con el aceite de oliva como punto de partida, es otro de los innumerables motivos por los que visitar ambas urbes Patrimonio de la Humanidad, entre los que también destacan sus dos áreas para autocaravanas.

Por otra parte, su perfecta ubicación dentro de la provincia andaluza permite a los viajeros acercarse a la cercana capital jiennense para conocer su catedral, otra perla del renacimiento español, o los baños árabes más grandes de España, mientras que para los amantes de la naturaleza el Parque Nacional de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas, reconocido Patrimonio de la Bioesfera por la UNESCO, se encuentra también a pocos kilómetros de Úbeda y Baeza, donde además hay dos áreas para autocaravanas, en el pueblo de Cazorla y en el de Pontones.

Arquitectura de siempre

La arquitectura mudéjar de Aragón entró en la lista de la UNESCO hace ya tres décadas y en 2001 amplió la cantidad de edificios incluidos. Fruto de la convivencia de las culturas musulmana, cristiana y judía en los reinos hispánicos, el arte mudéjar se desarrolló en esta comunidad sobre todo entre los siglos XII y XVII, dejando auténticas maravillas que los aficionados al arte no pueden perderse. Entre los imprescindibles en Teruel se encuentran la torre, techumbre y cimborrio de la Catedral de Santa María de Mediavilla; la torre y la iglesia de San Pedro y las torres de las iglesias del Salvador y San Martín.

Si preferimos Zaragoza podemos ver el Palacio de la Aljafería, la Seo del Salvador y la iglesia de San Pablo de Zaragoza. Otras opciones son la iglesia de Santa Tecla de Cervera de la Cañada, la iglesia de Santa María de Tobed o la Colegiata de Santa María de Calatayud, localidad donde encontraremos un área para autocaravanas gratuita donde descansar para seguir ruta al día siguiente.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado