Empleo y prácticas

"Nuestra prioridad es llegar a 2016 con un acuerdo con la patronal que garantice estabilidad laboral en el escenario de cambios políticos que vamos a vivir"

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, asegura en el Observatorio Colón que su máxima prioridad es llegar a 2016 con un acuerdo marco entre sindicatos y patronal que garantice la estabilidad laboral sea cual sea el Gobierno y su signo.

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha señalado que tiene una prioridad absoluta: llegar a 2016 con un acuerdo marco entre sindicatos y patronal que garantice la estabilidad laboral sea cual sea el Gobierno y su signo. El secretario general de UGT ha hecho estas declaraciones durante su intervención en el Observatorio Colón, encuentro organizado por la consultora especializada en gestión de capital humano PeopleMatters y patrocinado por Cigna, líder mundial en comercialización de seguros de salud.

El Observatorio Colón es un foro que reúne a los directivos de Recursos Humanos de las principales empresas españolas y de multinacionales con intereses en España para intercambiar puntos de vista sobre estrategia y tendencias empresariales.

"Las medidas para el empleo que necesita España", es el título de la ponencia con la que Cándido Méndez ha explicado que no quiere hablar ni de reforma ni de contrarreforma laboral porque "somos el país en donde se han realizado más reformas laborales y cada Gobierno que entra hace la suya. Yo quiero que se derogue la última, que no ha funcionado, y fijar un acuerdo entre sindicatos y patronal ante el periodo de cambios políticos que viene. Tenemos que conseguirlo antes de 2016 porque vamos a entrar en un periodo único en nuestra historia y los políticos tienen que dejar el protagonismo a sindicatos y patronal: la autonomía en las relaciones laborales marca la marcha de la economía en países como Alemania o Gran Bretaña y aquí tiene que ser igual", ha asegurado y recordó que aún están pendientes convenios colectivos del año 2013.

El máximo responsable de UGT ha señalado en su conferencia que la receta para la creación de empleo no depende de la política española, sino que tiene que venir de Europa y del acuerdo en tres puntos básicos: ?un plan de crecimiento, refinanciación de la deuda y un tratamiento distinto a los inmigrantes. La deuda es uno de los problemas que más nos está lastrando: en el año 2007 cada español soportaba una deuda de 7.000 euros y ahora la cifra es de 21.000?.

En este punto, ha criticado el conocido como "Plan Juncker" porque "necesitamos apostar por el crecimiento pero no es cierto que por cada euro público que se invierta vayamos a generar 15 de inversión privada: eso nunca ha sido así".

Sobre cuál es el camino para conseguir ese cambio, Cándido Méndez ha reconocido que los problemas que hay que resolver son los que afrontan las pequeñas empresas todos los días: "las compañías españolas de más de 200 trabajadores son más productivas que las alemanas pero tenemos muchas menos. Nuestras empresas son pequeñas y se encuentran con escasez de contratos, dificultades en los pagos de las grandes y la Administración, falta de crédito y unos costes energéticos muy caros: todo eso es lo que tenemos que corregir".

Con respecto a los salarios, el secretario general de UGT considera que no son el problema sino parte de la solución: "hemos exportado con ventajas fiscales que han permitido a las empresas capitalizarse y salir fuera pero la internacionalización no es la única respuesta; un 60% del potencial de crecimiento depende de la demanda interna y el consumo solo se levanta con unos salarios razonables".

Por último, Méndez se ha referido a dos de los grupos más perjudicados por el desempleo, los mayores de 45 y los jóvenes. En este sentido, ha recordado que las organizaciones sindicales están promoviendo una Iniciativa Legislativa Popular en demanda de una prestación de ingresos mínimos que sea la última malla de protección sociolaboral para las familias trabajadoras. En cuanto a los más jóvenes, ha indicado que "muchas empresas han considerado a la población laboral como un recurso de usar y tirar pero tenemos un reto colectivo: si para el 2035 no hay en España un 60% de puestos de trabajo técnicos, seremos un país fallido".

Hablando sobre los jóvenes el secretario general de UGT ha terminado preguntándose si tiene sentido que cada ministro de Educación emprenda una nueva reforma y ha abogado por un Pacto de Estado que permita crear un Plan Educativo estable, el refuerzo de las becas y la apertura del sistema universitario a una mayor iniciativa privada.

comentariosforumWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin