Política

El PP designa al toreto Miguel Abellán como nuevo director gerente del Centro de Asuntos Taurinos en Madrid

El torero Miguel Abellán. Foto: EP

El Consejo de Gobierno ha nombrado este martes al torero Miguel Abellán como nuevo director gerente del Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, dependiente de la Consejería de Presidencia, en sustitución de Manuel Ángel Fernández que ha estado al frente del centro desde 2015.

Precisamente, el consejo de administración del Centro de Asuntos Taurinos se reunió ayer para conocer los cambios en la dirección.

El madrileño Miguel Abellán siempre ha estado comprometido con la defensa, el fomento y la divulgación de la tauromaquia, señala en una nota de prensa la Comunidad de Madrid.

Tiene una trayectoria de reconocido prestigio durante veintidós temporadas en España, Francia, Portugal y Sudamérica y con más de mil festejos a sus espaldas, ha conseguido el respeto de la prensa, la afición y los profesionales del sector taurino.

Trayectoria en los ruedos

Alumno aventajado de la Escuela Taurina de Madrid Marcial Lalanda en los cursos 1994, 1995 y 1996, Abellán debutó con picadores el 2 de febrero de 1997 en Vinaroz y fue a mediados de junio de 1998 cuando culminó su etapa de novillero, siendo declarado el mejor novillero con caballos de las temporadas 1997 y 1998.

El 26 de mayo de 1998 salió por primera vez a hombros de la Plaza de Toros de Las Ventas, fue triunfador de la feria "Zapato de Oro" y el 24 de junio de 1998 tomó la alternativa en la plaza de toros de Alicante, con Jose Mari Manzanares como padrino y Enrique Ponce como testigo.

Desde que tomó la alternativa hasta finales de 2018 ha ejercido como torero tanto en España y Francia como Sudamérica y ha salido a hombros de la Plaza de Toros de las Ventas, Valencia o Pamplona, entre otros cosos.

Abellán llega al frente del centro cuando se encuentra inmerso en uno de sus mayores proyectos, la reforma integral de la Plaza de Toros de Las Ventas.

La Comunidad de Madrid inició el año pasado las obras de rehabilitación, en las que invertirá 15,1 millones de euros.

Se trata de un proyecto de gran envergadura cuya ejecución se prolongará hasta 2021.

Los trabajos se realizarán garantizando la celebración de los eventos taurinos previstos.

Las funciones del cargo

Entre otras funciones, el Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid desarrolla la explotación de la plaza, ejerciendo la vigilancia, coordinación y control de los eventuales adjudicatarios del coso taurino.

También se encarga del asesoramiento y colaboración, en su caso, con las administraciones públicas que dentro del territorio de la Comunidad organicen espectáculos taurinos.

Además, es responsable del fomento de la fiesta de los toros, con especial atención a las nuevas generaciones de toreros, mediante la organización, coordinación, dirección y gestión de la Escuela de Tauromaquia así como de promocionar la fiesta de los toros, en su dimensión social y cultural, como fiesta del pueblo, organizando cuantas actividades de todo tipo aconsejen este objetivo.

El Centro de Asuntos Taurinos madrileño también afronta la problemática ganadero-taurina en colaboración con los organismos competentes de las administraciones públicas con entidades docentes y de investigación ganadera.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.