País Vasco

Eduardo Zubiaurre (Confebask): "Necesitamos alargar los Ertes y Euskadi está en condiciones de complementarlos"

  • "Preocupa el colapso de la economía española; de ella depende un tercio de la vasca"
  • "Tenemos que endeudarnos para estar preparados para la recuperación"
Eduardo Zubiaurre, presidente de Confebask. DOMI ALONSO
Bilbao

Flexibilizar y prolongar los Ertes es la única forma de que las empresas sigan abiertas manteniendo un mínimo de actividad y empleo", asegura Eduardo Zubiaurre, presidente de Confebask. Por ello, el dirigente de la patronal vasca plantea al Gobierno vasco complementar las ayudas y pagar las cotizaciones sociales, "como está haciendo Alemania, para recuperarnos y ser competitivos en la reactivación global que se prevé en 2021".

2020 iba a ser el séptimo año de crecimiento económico en Euskadi, con una tasa de paro del 9%. ¿Qué previsiones tiene ahora Confebask para el ejercicio?

El 80% del PIB mundial está afectado por la pandemia. La caída de la actividad y del empleo va a ser muy importante y la contracción histórica por su intensidad y rapidez. Europa va a ser una de las zonas más afectadas por la apertura de su economía y por la debilidad de sus instituciones a la hora de tomar medidas y España estará entre los países más golpeados. Nuestra previsión es que el PIB vasco caerá un 8% y el desempleo llegará a las 160.000 personas, es decir, 45.000 más de las que había a comienzos de año y la tasa de paro estará en torno al 14,5% a finales de 2020.

¿Cómo afectará la situación de España a la economía vasca?

Un tercio de la economía vasca depende del mercado español, con lo cuál preocupa el riesgo de colapso de su economía. España tiene muchas debilidades, entre ellas, la altísima dependencia del turismo. No se sabe cuando recuperará los 83 millones de turistas extranjeros que tuvo el año pasado. Además, le falta una industria en la que soportarse para tener una recuperación rápida, le falta I+D, educación, ... Otra debilidad es su dependencia financiera del exterior, con un enorme endeudamiento público, y unas carencias estructurales, ya que no ha sido capaz de atajar el déficit tras seis años de crecimiento. España necesita reformas y reindustrializarse y tiene un reto de, por lo menos, una década para salir de ésta, frente a los tres años de Euskadi.

¿Cuáles son las fortalezas del País Vasco para afrontar la crisis?

Tenemos un tejido empresarial competitivo, exportador e industrial que tiene que ser el soporte de nuestra recuperación. Además, hay estabilidad institucional, unas cuentas públicas saneadas, el Concierto Económico y experiencia de colaboración público-privada. Todas estas fortalezas hay que utilizarlas para resistir este año, que no se nos vaya más el desempleo de las 160.000 personas, que los trabajadores en Ertes no pierdan el empleo y que las 27.000 empresas afectadas se mantengan abiertas.

¿Cree que las empresas podrán mantener los empleos en Ertes?

Va a haber gran destrucción, sobre todo en empresas pequeñas que no tienen mercado o competitividad para aguantar una recesión tan fuerte. Y nos preocupa ese tejido industrial con 200.000 personas en Ertes. Creemos que la clave es conseguir que las empresas sigan abiertas, que sigan con sus empleos y formándose, trabajando lo posible y preparándose para el año que viene que va a ser, como dicen todos los organismos, de recuperación. Se augura que Euskadi crecerá un 6%. Por eso el reto es aguantar este año, como Alemania nuestro modelo a seguir, con el mayor número de empresas y empleos, para aprovechar en condiciones y con fuerza la recuperación en 2021.

¿Aplaude el acuerdo entre Gobierno central y CEOE sobre los Ertes?

El Erte es la herramienta que hay en la legislación laboral española para aguantar esta situación y la opinión de CEOE, que nosotros compartimos, es que hay que flexibilizarla y prolongarla, porque es la única forma de que las empresas sigan abiertas y en activo. Euskadi necesita los Ertes y está en condiciones de complementarlos. Se pueden complementar las ayudas, pagar las cotizaciones sociales, etc., como está haciendo Alemania. De esta manera, en 2021 estaremos preparados para la recuperación global.

¿Cómo será la recuperación?

El consenso de los diferentes organismos es que será a partir del año que viene y que se dará fuerte, no tanto como la caída que ha habido pero si con recuperaciones del 5-6%. No se podrá recuperar todo lo perdido en 2021, pero seguramente entre 2021 y 2022 podremos hacerlo, si acertamos en las medidas. Por ello, tenemos que aprovechar nuestras fortalezas y endeudarnos con cabeza y sensatez, con un esquema para poder recuperar y devolver esa deuda de forma razonable y en tiempo, con unos recargos fiscales racionales. Esta recuperación tendrá que pagarla aquel que le vaya mejor en rentas y beneficios. Son actuaciones que se hacen en otros países y nosotros también podemos hacerlas.

¿Se refiere a la hoja de ruta económica y empresarial presentada al Gobierno vasco, con propuestas para reactivar la economía?

En nuestra hoja de ruta hay un planteamiento primero de endeudamiento y luego de recargo fiscal, en los tributos concertados que tenemos de normativa propia, que básicamente son renta, sociedades y tasas e impuesto al juego. Hemos hecho una estimación con un endeudamiento fuerte este año y el siguiente, primero para resistir y luego para reactivar la economía, donde también planteamos unos recargos fiscales en esas tres figuras, en un espacio temporal y con un recargo racional. Esto nos permitirá amortizar la deuda y pagar los intereses correspondientes. Hemos presentando un escenario equilibrado que nos va a permitir endeudarnos y recuperar unas cuentas saneadas en un tiempo razonable, para estar de nuevo preparados para medidas similares en el futuro.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin