País Vasco

Irizar nombra a Rafael Sterling como nuevo director general

Bilbao

Rafael Sterling es el nuevo director general del fabricante vasco de autobuses Irizar desde el 1 de septiembre, en sustitución de José Manuel Orcasitas que tras 26 años de dedicación al proyecto, los últimos 10 como director general del grupo, ha decidido poner fin a su carrera profesional.

Sterling, nacido el 22 de marzo de 1975, casado y con tres hijos, es ingeniero superior en telecomunicaciones por la Universidad del País Vasco y MBA Executive por la Universidad Comercial de Deusto. Anteriormente al nombramiento, era el director internacional de negocios (International Business Director) del Grupo Irizar.

Irizar ha experimentado en los últimos años una profunda transformación, convirtiéndose en un grupo empresarial, diversificado industrial y geográficamente, desarrollando su actividad en seis áreas de negocio, como son el transporte de pasajeros, la electromovilidad, la electrónica, los motores y generadores eléctricos, la conectividad y la energía.

Siete marcas y 13 plantas

Un grupo formado por siete marcas (Irizar, Irizar e-mobility, Alconza, Datik, Hispacold, Masats y Jema) que desarrollan su actividad productiva en 13 plantas de producción (en España, Marruecos, Brasil, México y Sudáfrica) a las que se suma un Centro propio de I+D.

Está compuesto por 3.350 personas y registró un volumen de facturación agregada de 750 millones de euros en 2018. Irizar cumple 130 años este ejercicio en una situación de "gran solidez financiera, de diversificación geográfica e industrial y en continuo crecimiento, que apuesta por la marca, la tecnología y la sostenibilidad", aseguran desde la compañía vasca.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.