REE invierte el 9% menos en plena batalla por el ajuste retributivo

Red Eléctrica está dispuesta a plantar cara a su mayor accionista: el Estado. El monopolio de transporte eléctrico ha invertido 166,1 millones de euros, un 9,2 por ciento menos que en el mismo periodo del año anterior. Este frenazo se produce en pleno enfrentamiento con la CNMC por la propuesta de ajuste presentada ante la excesiva retribución de la compañía. El Ministerio de Economía, entretanto, ha puesto sobre la mesa un plan para blindar algunas de estas compañías semipúblicas como REE o Indra.

La compañía presidida por Jordi Sevilla ha ganado en el primer semestre del año 362.2 millones de euros, un 1,5 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior. El operador del sistema registró un ebitda de 779,3 millones, lo que supone un 0,3 por ciento más que en los seis primeros meses de 2018.

La compañía llegó además en este primer semestre a un acuerdo para hacerse con el 89,68 por ciento de Hispasat que está todavía pendiente de las últimas autorizaciones. De hecho, ayer todavía recibió Hochtief el permiso de la Agencia de Telecomunicaciones brasileña para entrar en el operador de satélites.

A través de la filial internacional, el operador del sistema eléctrico formalizó la compra de la línea Carhuaquero-Moyobamba en Perú por 205 millones de dólares, incluida la deuda.

El dividendo a cuenta pagado en el primer semestre asciende a 147,3 millones, un 7,1 por ciento más que los 137,5 millones abonados el ejercicio anterior.

Las empresa incrementó también los gastos de personal en el primer semestre desde los 74,4 millones a los 77 millones, un 3,4 por ciento más, pese a que ha reducido su plantilla media en 15 personas.

El consejero delegado de REE, Roberto García Merino, explicó ayer en la conferencia con analistas que las propuestas realizadas por la CNMC no favorecen el cumplimiento de las prioridades estratégicas de la transición energética y hay aspectos puntuales que pueden dificultar el cumplimiento del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima.

García Merino indica que las principales alegaciones de REE se centrarán en los incentivos a la extensión de la vida útil de las redes de transporte, pues la retribución no contempla el coste adicional en que se incurre por mantener en servicio las instalaciones, con lo que no es un incentivo real a la extensión.

También ha señalado que solicitarán que la circular de la CNMC aporte mecanismos de absorción gradual del impacto derivado del tratamiento de los activos que finalizan su vida útil, que ha dicho que debería tener incentivos reales que fomenten su extensión y mecanismos que hagan que el impacto se produzca de forma gradual, dando así respuesta a las orientaciones de política energética. Además, pedirán modificar la retribución por operación y mantenimiento de la red de transporte propuesta por la CNMC, en la que los ingresos se determinan en función de los costes incurridos en los últimos años, sin tener en cuenta el componente cíclico que puede tener esta actividad. El consejero delegado de REE ha explicado que la propuesta de circular no tiene tampoco factores que incentiven la introducción de nuevas tecnologías y la innovación.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0