Opinión

Otro año en el que se ahondará la crisis de deuda de los emergentes

  • El número de países en dificultades de endeudamiento, medido por Moody's, supera actualmente los 40

La crisis de la deuda de los países de renta baja sigue agravándose. Mientras tanto, la comunidad política internacional parece estar perdiendo el rumbo del problema. ¿Podrá recuperar el control o será inevitable una catástrofe de la deuda de los países en desarrollo?

El número de economías endeudadas ya había aumentado considerablemente entre la crisis financiera mundial de 2008-09 y la víspera de la pandemia de la Covid-19, a juzgar por los países que recibieron una calificación desfavorable de B3 o inferior de la agencia de calificación crediticia Moody's. Después, cuando estalló la pandemia, el número de economías en apuros dejó de aumentar, ya que los líderes mundiales resolvieron abordar lo que ahora era una emergencia humanitaria además de una crisis financiera. Los países del G-20 presentaron una Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda, que eximía temporalmente a los gobiernos de los países en apuros de la necesidad de reembolsar.

Pero una vez que la Iniciativa expiró a finales de 2021, el número de Estados en apuros comenzó a aumentar de nuevo, en parte porque el aumento de los tipos de interés a escala mundial dificultó aún más el servicio de la deuda. El número de países en dificultades de endeudamiento, medido por Moody's, supera actualmente los 40.

A finales de 2020, la Iniciativa se complementó con el Marco Común para el Tratamiento de la Deuda. El objetivo era facilitar acuerdos de reestructuración entre países con deudas insostenibles, sus acreedores de países avanzados y los tenedores de bonos. Sin embargo, estos esfuerzos de reestructuración se han prolongado, literalmente durante años, sin avances evidentes.

El mes pasado, un acuerdo entre Zambia y sus acreedores fue aclamado como un gran avance. Pero el alivio ofrecido a Zambia era claramente inadecuado. Nada más anunciarse, el acuerdo propuesto se vino abajo. China se quejó de que los acreedores de sus bancos estatales recibían un trato menos favorable que los tenedores de bonos. El Marco Común, como observaron antisépticamente dos de sus críticos, necesitaba "un reajuste importante en el nuevo año".

Casualmente, en 2024 se cumple el centenario del Plan Dawes, en virtud del cual se reestructuraron las deudas de Alemania con sus adversarios de la Primera Guerra Mundial. Y ahí está la historia. La guerra dejó una enmarañada red financiera: unos 30.000 millones de dólares de reparaciones adeudadas por Alemania a los victoriosos Aliados europeos, y 10.000 millones de deudas de guerra contraídas por los Aliados con Estados Unidos. Estaba claro que estas obligaciones estaban vinculadas: los Aliados sólo aceptarían reducir las reparaciones alemanas si Estados Unidos condonaba sus deudas.

Sin embargo, el Congreso estadounidense, que había tomado un giro aislacionista, se negó rotundamente a condonar las obligaciones de los Aliados. Estados Unidos acababa de asumir la responsabilidad de ser un acreedor neto para el mundo, después de haber sido un deudor neto antes de la guerra. En 1923, Estados Unidos reconoció tardíamente la gravedad de la crisis de la deuda posterior a la Primera Guerra Mundial, que la hiperinflación alemana hacía imposible ignorar. Permitió que Charles G. Dawes, banquero de Chicago y futuro vicepresidente de EEUU, presidiera un comité internacional para revisar el problema de la deuda de posguerra.

La participación de Dawes fue significativa en la medida en que significó la reincorporación de Estados Unidos a los asuntos mundiales. Sin embargo, aunque el Plan Dawes redujo las obligaciones inmediatas de Alemania, apenas supuso un alivio de la deuda a largo plazo, ya que se limitó a aplazar los pagos del país. Las transferencias en curso del gobierno alemán a los Aliados se financiaron entonces mediante un préstamo en dólares que el banco de inversiones estadounidense J.P. Morgan & Co. hizo flotar en el mercado estadounidense.

Estos arreglos frenaron la hiperinflación alemana y permitieron reanudar el crecimiento económico europeo. Pero todo se vino abajo a partir de 1929. Mientras la economía mundial se hundía en la Gran Depresión, en 1931 se acordó una moratoria de un año para todos los pagos de deuda y reparaciones.

Sólo en 1932, cuando ya era demasiado tarde para evitar el desastroso giro político de Alemania, los gobiernos europeos acordaron finalmente cancelar sus reclamaciones de reparación. A continuación, repudiaron sus deudas con Estados Unidos, lo que les granjeó la enemistad del Congreso.

De esta trágica historia pueden extraerse varias lecciones para la actual crisis de la deuda de los países en desarrollo. En primer lugar, los acreedores, aunque no tengan experiencia, deben reconocer su papel en la resolución de las crisis de deuda. En la actualidad, esto significa que todas las miradas están puestas en China, que es el acreedor más importante de los países pobres endeudados.

En segundo lugar, limitarse a conceder créditos a los países en apuros, a la manera de J.P. Morgan en 1924, no hace más que tirar la casa por la ventana. En la actualidad, China está proporcionando swaps de renminbi y créditos a gobiernos que previamente habían contraído préstamos para infraestructuras como parte de la Iniciativa china "Belt and Road", permitiéndoles mantenerse al día en sus pagos a los bancos chinos. Este recurso no resuelve nada. Lo único que hace es endeudar aún más a los países con problemas.

Por último, dar a los países endeudados el alivio suficiente para mantenerse a flote los deja en situación de riesgo en caso de una nueva crisis. Este fue el enfoque adoptado en el Plan Dawes, que fracasó en la Gran Depresión. Es el planteamiento adoptado en el Marco Común, que obliga a los acreedores a proporcionar únicamente lo mínimo, el alivio suficiente para que el Fondo Monetario Internacional pueda declarar sostenible la deuda del país. Esto no deja margen de error. Y, como los acontecimientos nos han recordado, los errores suelen ocurrir.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud