Opinión

La única causa del estado de felicidad en mercado

Hay una brújula indiscutible del mercado en las últimas semanas y es la dirección de los bonos. Evidentemente llama más la atención una bolsa en efervescencia alcista, en las que ha quedado declarado el estado de felicidad, y en la que queda apurar el viaje hasta los máximos preLehman en Europa y los históricos de Wall Street de finales de 2021 en sus principales índices.

Pero el imán que direcciona la brújula de todo el mercado es el bono americano, la referencia principal para el inversor de los diez años, el T-Note, que el 19 de octubre llegaba al 5% de rentabilidad, y que esta semana ha alcanzado el 4,1%. Las expectativas de bajadas de tipos se han acelerado, particularmente para mí de forma incomprensible, hasta contemplar hasta seis recortes del precio de dinero.

La estimación de rebajas de tipos a ambos lados de Atlántico es muy similar, por lo que el bono español ha experimentado el mismo rally que el estadounidense, pasando de superar el 4% en octubre a perder el 3,2% en esta semana.

Si las previsiones de bajada del precio del dinero que están abriéndose en mercado son correctas está claro que el estado de felicidad en el que nos hemos instalado da continuidad a lo que está pasando en renta fija y, por mimetismo, también en bolsa porque las rebajas de tipos no son fruto de que los bancos centrales se han quedado fuera de juego. Si aparece en el horizonte la palabra recesión, sólo es técnica.

La pregunta que hay que hacerse en este momento como inversor es si las expectativas de bajadas de tipos no se están exagerando. Y es una pregunta más para la inversión en renta fija que en bolsa. El inversor en renta variable es consciente de que las bolsas no están atractivas por precio de entrada y no se le está recalcando que es la tierra prometida en mercado. Sin embargo, los estratégicos de renta fija de la firmas de análisis centran su mensaje al inversor en la deuda como Moisés abriendo las aguas del Mar Rojo para conducir el ahorro al mejor de los destinos.

No tengo ni la menor idea de hasta dónde pueden bajar los tipos de interés, pero si sabemos todos que el viaje de vuelta no es al precio de dinero cero de la anomalía del Covid y Lehman. Hace unas semanas uno de los responsables de estrategia de mercado que más credibilidad me ofrece me decía que el tipo de interés en el que se tiene que estabilizar el mercado estadounidense es el 3,75%. Si es así, tampoco queda tanto recorrido al rally de renta fija, que ya se ha hecho.

Añado una preocupación: ¿Y si las expectativas de bajadas de tipos están excedidas? Quizás el viaje de los bonos no tiene una única dirección y volvemos a ver un T-Note en el 4,5%. Eso para quien compre mañana renta fija son pérdidas, compensables por los cupones para quien invierte directamente, pero difícil de entender para quien va a la tierra prometida en un fondo de inversión.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud