Opinión

EEUU pone a prueba el techo de deuda

  • La polarización en EEUU hace que no pueda descartarse la posibilidad de un impago técnico
. iSotck
Madridicon-related

El Tesoro estadounidense no ha podido ser más claro. La política arriesgada en torno a las nuevas emisiones de deuda de EE.UU. "puede causar graves daños" a la economía estadounidense. La fecha en la que el Tesoro podría empezar a decidir a qué acreedores honrar y qué pagos aplazar, podría llegar el 1 de junio, meses antes de lo calculado.

En enero, Estados Unidos rebasó su techo de deuda de 31,4 billones de dólares, y ahora la nación debe más de 31,7 billones de dólares, y subiendo. El 27 de abril, los legisladores republicanos de la Cámara de Representantes utilizaron su mayoría para intentar imponer límites a un presupuesto ya aprobado. Con una mayoría de dos votos, aprobaron una ley para elevar el techo de la deuda en 1,5 billones de dólares, a condición de que el gobierno de Biden suprimiera las subvenciones industriales y los créditos fiscales destinados a apoyar la transición de Estados Unidos hacia una energía y unas infraestructuras más limpias. Los planes republicanos, rechazados por los demócratas, también incluyen criterios más estrictos para que los más pobres puedan acceder a la sanidad y los cupones de alimentos.

El 1 de mayo, la Secretaria del Tesoro de EE.UU., Janet Yellen, sorprendió al Congreso al afirmar que la llamada "fecha X" -cuando el Tesoro de EE.UU. se queda sin efectivo para hacer frente a sus obligaciones- puede llegar tan pronto como el 1 de junio. La fecha exacta es incierta, porque depende de la cantidad que recaude el Gobierno en concepto de impuestos sobre la renta; hasta la fecha, el Tesoro informa de que los ingresos son menores en 2023 que hace un año. Mientras tanto, el Tesoro ya ha empezado a tomar "medidas extraordinarias", entre ellas dejar de emitir valores que ayudan a los estados y municipios estadounidenses a gestionar sus presupuestos, ya que cuentan para el techo de deuda. Una vez agotadas estas medidas, el Tesoro puede proceder a cerrar partes del gobierno y a aplazar los pagos a los empleados públicos.

La situación es importante porque los bonos del Tesoro estadounidense constituyen el tipo de referencia sin riesgo para los activos financieros de todo el mundo. Los bonos del Tesoro se consideran los activos financieros más seguros y "sin riesgo" del mundo. De ello se deduce que todos los demás activos monetarios dependen de esta referencia. Cualquier amenaza a ese estatus provocaría una revalorización de todos los demás activos, desde la deuda soberana al crédito corporativo y la vivienda. También socavaría la credibilidad económica de Estados Unidos.

La semana pasada, la Casa Blanca presentó sus propias estimaciones sobre el impacto económico de que EE.UU. deje de pagar sus facturas en el tercer trimestre de 2023. Las estimaciones van desde un escenario de "mano dura" que costaría 200.000 puestos de trabajo y restaría un 0,3% de crecimiento real anual al PIB nacional, hasta un "impago prolongado" que podría afectar a 8,3 millones de empleos y costar más del 6% del PIB.

Históricamente, los mercados han hecho caso omiso de las tensiones políticas que rodean al techo de la deuda estadounidense, y por buenas razones. El Congreso ha acordado elevar el techo 78 veces desde 1960, tres quintas partes de ellas bajo presidentes republicanos. La subida más reciente fue en diciembre de 2021, por 2,5 billones de dólares. En 2011, sin embargo, no se llegó a un acuerdo hasta el último momento.

El endurecimiento de la política monetaria desde marzo de 2022 ha incrementado los riesgos para el servicio de los mayores niveles de deuda nacional. Tras la última subida, el tipo de interés de referencia de la Fed se sitúa entre el 5% y el 5,25%, mientras que la deuda pendiente equivale al 120% del PIB. Sin embargo, es poco probable que los tipos se reduzcan en 2023, a menos que nuevas tensiones en el sistema bancario lleven al banco central a reducir antes los costes de endeudamiento.

La polarización de la política estadounidense actual hace que no pueda descartarse la posibilidad de un impago técnico. Cualquier solución tiene que empezar por una reunión entre el presidente de la Cámara de Representantes, el congresista republicano Kevin McCarthy, y el presidente Joe Biden. La primera reunión está prevista para el 9 de mayo. McCarthy fue nombrado por los republicanos en enero de 2023, tras un largo proceso de 15 votaciones. El apoyo a su cargo dentro de su propio partido depende de que demuestre austeridad fiscal ante una minoría de republicanos de línea dura en la Cámara.

Abundan soluciones, pero existen dudas sobre su viabilidad política y las incertidumbres jurídicas y financieras asociadas. Una solución es simplemente ignorar el límite de deuda invocando la sección 4 de la 14ª Enmienda de la Constitución, que dice que "la validez de la deuda pública de los EEUU... no será cuestionada".

Otra posibilidad de último recurso es acuñar una moneda de platino de un billón de dólares en virtud de una ley de 1997 que otorga al Secretario del Tesoro de EE.UU. amplias facultades discrecionales para crear monedas de cualquier denominación. En este escenario, el gobierno. continuaría sus actividades de financiación depositando una moneda o monedas de 1 billón de dólares de nueva creación en la Reserva Federal a cambio de las cantidades correspondientes de efectivo para utilizarlas en el pago de intereses u otras obligaciones. Para evitar la financiación monetaria directa del déficit, la Reserva Federal tendría que "esterilizar" las monedas utilizando medidas de ajuste cuantitativo.

Una tercera solución sería emitir bonos del Tesoro estadounidense con cupones superiores a los del mercado. Esto permitiría al Gobierno emitir bonos a precios superiores a los del mercado, creando una brecha entre el efectivo que recibe de los inversores y el valor nominal de la deuda que registra para contabilizar el techo de deuda. En estas circunstancias, el gobierno de Biden probablemente se enfrentaría a un desafío legal inmediato que sólo podría ser resuelto por el Tribunal Supremo, donde los conservadores superan en número a los liberales por seis a tres.

Estimamos que el escenario más probable sigue siendo un acuerdo de última hora para elevar el techo de deuda (60%), y evitar que el Tesoro tenga que tomar medidas para priorizar los pagos. Sin embargo, existe un 30% de posibilidades de que los legisladores acuerden soluciones a corto plazo, prorrogando la autoridad del Tesoro para emitir deuda hasta julio o septiembre. Por último, no podemos excluir la posibilidad de que no se llegue a un acuerdo, lo que obligaría al Tesoro a dar prioridad al pago del principal o de los intereses de las obligaciones de EEUU frente a otros créditos.

La disputa sobre la deuda también tiene una vertiente geopolítica. Es "casi una certeza" que China aprovecharía cualquier impago para ridiculizar el sistema político estadounidense como disfuncional.

El creciente riesgo de impago también aumentaría las presiones sobre el dólar estadounidense, que se está debilitando a medida que la economía de Estados Unidos se ralentiza. Sin embargo, vemos a la divisa estadounidense más resistente frente a otras economías importantes, como el dólar canadiense, el australiano o el neozelandés, y las divisas del norte de Asia, incluido el yuan chino.

Es probable que la volatilidad del mercado en torno a esta cuestión se limite a los bonos del Tesoro estadounidense a corto plazo. El caso de los bonos a más largo plazo no se ve afectado y, por lo tanto, mantenemos nuestra asignación sobreponderada a los bonos del Tesoro estadounidense. Si, como todavía esperamos y deseamos, la última disputa sobre el techo de la deuda se resuelve sin obligar al Tesoro a determinar una jerarquía de sus deudas, el tema se desvanecerá tranquilamente. No obstante, en un entorno tan dividido políticamente, no podemos dejar de considerar al menos el escenario más extremo, ya que, sin un compromiso, los activos financieros se enfrentarían al menos a un dilema de precios a corto plazo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud