Opinión

El gran acuerdo energético con el que la UE podría hacer frente a Putin

Europa se encuentra en medio de una tormenta energética perfecta. En los últimos meses, tres sacudidas superpuestas han empujado a la UE a la peor crisis energética que jamás haya vivido.

El primer choque que afecta a los mercados energéticos mundiales es una secuela de la pandemia. Durante el punto álgido de la crisis de Covid, en 2020-21, las inversiones en petróleo y gas se redujeron drásticamente, lo que provocó un profundo desequilibrio entre la oferta y la demanda de energía, una vez que la demanda mundial se recuperó rápidamente. De ahí que todos los mercados de combustibles en prácticamente todos los rincones del mundo experimenten escasez de suministros y precios elevados.

A continuación llegó el choque ruso, que comenzó mucho antes de la invasión de Ucrania el 24 de febrero. Rusia ha estado manipulando los mercados europeos de gas natural desde el verano de 2021 al reducir sustancialmente las exportaciones y no rellenar los almacenes propiedad de Gazprom en la UE antes del pasado invierno. Desde la primavera de este año, Rusia utilizó sus suministros restantes como palanca para empujar a los distintos países a relajar las sanciones sobre las transacciones financieras y la tecnología, renegando de los contratos de suministro a largo plazo que eran considerados sagrados por los socios europeos. A principios de julio, Rusia ya solo envía un tercio de los volúmenes previstos anteriormente. Como consecuencia, los precios del gas en la UE se han multiplicado por más de diez y los gobiernos intentan con nerviosismo proteger a los consumidores de este choque de precios repartiendo miles de millones en subvenciones.

Por último, una serie de desafortunadas coincidencias han empeorado la ya de por sí difícil situación energética de Europa. Los problemas de corrosión han obligado a Francia a cerrar la mitad de sus centrales nucleares, aumentando la necesidad de gas para la generación de energía. Además, una grave sequía ha vaciado los ríos y lagos europeos hasta niveles extremadamente bajos, lo que ha puesto en peligro no solo la generación de energía hidroeléctrica, sino también las centrales térmicas que requieren refrigeración, así como las centrales de carbón que dependen de las vías fluviales para transportar el carbón. Como resultado de estos tres choques, en el próximo invierno Europa no tendrá suficiente energía para satisfacer la demanda deseada. Esto representa el mayor riesgo sistémico de Europa en estos momentos, tanto desde el punto de vista económico como político. Una crisis energética desordenada no solo empujaría a Europa a una espiral de recesión económica y tensiones sociales, sino que también expondría su unidad política al riesgo del proteccionismo energético. Esto debilitaría su política exterior, y en particular su postura contra la agresión rusa en Ucrania. La estrategia de Putin para debilitar el apoyo de Europa a Ucrania mediante la utilización de la energía como arma está ahora clara para todos. Para que los líderes europeos no sucumban deben preparar rápidamente la contraofensiva para lo que será un invierno difícil. Las decisiones sobre cómo gestionar el limitado suministro de energía marcarán el futuro del sistema energético europeo y tendrán ramificaciones políticas más amplias. Si se gestionan correctamente, una mayor integración y la aceleración de las inversiones pueden permitir a Europa derrotar la estrategia de Putin, al tiempo que se impulsa la transición hacia una energía más limpia y asequible.

Para que esto ocurra, los líderes europeos deben llegar a un gran acuerdo para poner en común los diversos potenciales energéticos sin explotar de sus Estados miembros con el fin de liberar a la Unión de la dependencia de Rusia y sentar las bases para una rápida ola de inversiones en energías limpias.

En primer lugar, todos los países deben aportar de forma honesta e inmediata toda la flexibilidad de la oferta disponible al mercado energético europeo. Esto requerirá dolorosos compromisos políticos. La energía nuclear y el lignito alemanes podrían reducir notablemente la dependencia del gas de Rusia; los yacimientos de gas holandeses podrían contribuir en gran medida; las importaciones más fuertes de las centrales nucleares ucranianas podrían desplazar algunos puntos porcentuales del consumo de gas; y la reducción temporal de las normas de contaminación y de tiempo de trabajo incluso en los países menos dependientes de Rusia ayudaría al suministro. La seguridad energética está más amenazada que nunca y hay que reevaluar temporalmente algunas compensaciones con los bienes sociales y medioambientales.

En segundo lugar, acordar la adquisición conjunta de gas en los mercados internacionales reducirá el riesgo de que la unidad de los Estados miembros se desmorone al competir entre sí por un suministro limitado. Además, la adquisición conjunta promete reducir el coste financiero y político del gas y podría permitir utilizar los volúmenes de gas mancomunados para suministrar energía a los consumidores más perjudicados.

En tercer lugar, todos los países deben hacer un esfuerzo honesto y exhaustivo para reducir la demanda siempre que sea posible. Esto requiere una comunicación seria y directa con el público. Los responsables políticos deben explicar a los ciudadanos que existe un compromiso inminente entre el consumo de energía de los hogares y la preservación del empleo y la paz. Además, los países deben garantizar que todos los consumidores tengan buenos incentivos para reducir el consumo.

Los líderes europeos deberían acordar dejar de subvencionar directamente el consumo de energía y, en su lugar, subvencionar su reducción. Hay que poner sobre la mesa herramientas reguladoras como la limitación de la velocidad o la modificación de las normas de temperatura mínima de los edificios. Desbloquear políticamente el potencial de reducción de la oferta y la demanda de energía aún sin explotar en Europa aliviará sustancialmente las presiones del mercado energético.

El cuarto elemento crucial del gran acuerdo será asegurar un compromiso político para mantener un mercado energético europeo que funcione bien y que garantice que las moléculas y los electrones fluyan hacia donde más se necesitan.

En quinto lugar, habría que poner en común el dinero europeo para compensar las difíciles decisiones nacionales. Los hogares de Groningen deberían ser compensados por el aumento del riesgo de temblores, y no es el gobierno holandés quien tiene fuertes incentivos para hacerlo. Por rescindir los contratos de gas argelino y permitir que el gas fluya hacia Italia, España debería recibir un reembolso por el sustancial diferencial de precios con respecto al GNL, más caro. Y la compensación de la reducción de la demanda en el sur de Europa también podría facilitarse mediante incentivos conjuntos. Los países más responsables de la crisis actual deberían contribuir más.

En sexto lugar, y de manera crucial, los más pobres de la sociedad expuestos a la pobreza energética son más vulnerables que nunca y siguen necesitando apoyo. Los gobiernos nacionales deberían proporcionar transferencias a tanto alzado u otras ayudas sociales que no debiliten las señales de los precios para reducir el consumo de energía. Dados los enormes desequilibrios fiscales de la UE, el mencionado fondo europeo también podría contribuir.

Por último, los imperativos a corto plazo no deben impedir el despliegue de soluciones a largo plazo para reducir el consumo de combustibles fósiles. La UE ya cuenta con ambiciosos planes, mejorados por RePowerEU, que solo tendrán la oportunidad de funcionar si Europa supera el próximo invierno. Deben reforzarse los programas de electrificación, de despliegue de bombas de calor, de eficiencia energética estructural, de digitalización de las redes, de despliegue de las energías renovables, de construcción de cadenas de suministro industrial bajas en carbono, de soluciones de transporte público y de movilidad limpia.

Este gran acuerdo energético europeo garantizará que las economías más dependientes, como Alemania, puedan soportar un invierno sin gas ruso; que los consumidores vulnerables de todos los países estén protegidos; y que los países menos dependientes puedan asumir políticamente parte de la carga. Una solución europea de este tipo es la mejor apuesta para proteger las instituciones europeas -como los mercados de la energía y del carbono- que son necesarias para una transición rentable hacia la neutralidad del carbono y para derrotar el armamento energético de Putin.

comentarios7WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 7

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Se olvidan que en 1900 la población mundial era de 1650 millones y actualmente somos cerca de 8000 millones...¿Saben que ha permitido ese crecimiento de la población?...pues ni mas ni menos que la energía...mas precisamente las energías fósiles...En la actualidad, no tenemos una alternativa real a esa energía...y por el momento es todo lo que tenemos...El precio a pagar por auto negarnos el acceso a las reservas mas cercanas, nos va ha salir prohibitivamente caro...

Puntuación 10
#1
VIO
A Favor
En Contra

Muy buenas intenciones y poco más. Hasta propugna el empleo de las bombas de calor eléctricas que en hostelería se han tenido que abandonar hace años ya que tan solo elevan la temperatura de los tanques de acumulación hasta 45º, mientras que la normativa de legionella obliga a que estén por encima de 60º, lo que requiere calderas de gas o de gasóleo. Muy interesantes las declaraciones de Henry Kissinger que Ucrania debería ceder los territorios del Donbass, sobre los que únicamente ha mantenido un control meramente administrativo y acabar la guerra. Los países occidentales incitados por Estados Unidos han impulsado una serie de sanciones a Rusia que les han salido mal. Qué esperaban, acaso que Rusia les suministrara su gas hasta que ellos por su cuenta decidieran cortarlo. Esta política de apoyo desmedido a Zelenski sin tener ninguna plan de cómo acabar la guerra excepto la de destruir Rusia y exterminar a los habitantes rusos de esa región no pinta bien. Esperemos que no acabe en un conflicto nuclear caníbal y que desaparezca Europa, que cada día aumenta sus posibilidades. Da la sensación de que Estados Unidos busca provocar esta guerra nuclear sin calcular que ellos mismos también la van a padecer. Joe Biden debería intentar mejorar en las encuestas de intención de voto por otros medios y no alargando la guerra sin ningún plan de cómo acabar con ella.

Puntuación 6
#2
Teudis Carmona
A Favor
En Contra

Según los expertos tenemos tres procesos diferentes en marcha, pero interconectados y que se retroalimentan:

1º.-) SUBIDA DE LOS PRECIOS DEL VALOR DE LOS BIENES Y RECURSOS: Tenemos que entender la fórmula de los recursos que indica que en la tierra existen bienes finitos para una demanda infinita imposible de satisfacer de una población en crecimiento.

Europa tiene que entender esta fórmula. En su intercambio/comercialización de bienes y recursos con los demás países en general y con Rusia en particular. Rusia que es una superpotencia no solo nuclear, también lo es energético, agrícola, minera, industrial, científica, forestal,.. Europa necesita los recursos de Rusia. Rusia necesita integrarse en Occidente como un miembro más, tener acceso a sus avances,...

La subida de los precios de los bienes y recursos será grande e inevitable. Subida del precio de bienes, que debería ir acompañada de una subida paulatina de salarios, pensiones,..para que las persona puedan hacer frente a la subida de precios, sin perder poder adquisitivo, para una vida plena.

Además del aumento paulatino de la población mundial. Europa debe de comprender QUE AFRICA, AMERICA LATINA y ASIA están demandando bienes en igual proporción que los países desarrollados. De no comprenderlo terminará por perder su protagonismo definitivamente. China al tratar de ganar hegemonía en el mundo es la impulsora de la demanda de estos países. Sus programas de desarrollo, sus grandes infraestructuras,.. en estas regiones,..Ha activado a estos países.

Las poblaciones de estos continentes relegadas durante siglos a la marginación y miseria, se incorpora a la demanda de bienes y recursos que dispone la tierra. Bien por pujanza, bien por los organismos internacionales estas naciones y sus ciudadanos se van incorporando paulatinamente a la demanda de los bienes y recursos que dispone la tierra.

Este aumento de la población demandante de los recursos finitos terminara por aumentar el precio de los bienes y recursos de forma constante en las próximas décadas. Ahora asistimos al inicio de esa subida, que debería ser neutralizada rápidamente por los recursos a disposición de los individuos para hacer frente a esa carestía que es inevitable. En las próximas décadas estas subidas deberían ser más controladas por las autoridades y gobiernos. Para que no se produzcan desequilibrios.

Los más de 400 millones de ciudadanos de la UE se merecen que sus autoridades y gobiernos, tengan como único referente el bienestar y futuro de sus ciudadanos.

Las herramientas para hacer frente a esta carestía haciéndola más soportable ya que es inevitable, es mediante: el ahorro, la duración de los bienes, la diversificación, las nuevas fuentes de energías, la competitividad,las interconexiones en la UE…las herramientas que disponen los Gobiernos.

2º.- LA INFLACIÓN: En este caso interviene como elemento primigenio los muchos recursos que los bancos centrales y los gobiernos han introducido en el mercado. Esta gran cantidad de recursos para hacer frente a las consecuencias de la pandemia. Han creado una gran inflación al perder valor el dinero al tiempo que los bienes cogen valor. Ha esto se le suman otros acontecimientos como la economía de guerra declarada por muchos países, los problemas de abastecimiento, el turismo,....

En este caso, los bancos centrales, tienen una importante herramienta en la subida de tipos de interés para enfriar una economía con muchos recursos.

3º.-LA RECEPCIÓN: Las potentes medidas que tienen que aplicar para hacer frente a los dos primeros procesos puede enfriar tanto la economía que esta entre en la recepción. Pero esta recepción y su duración depende de otros factores, como la economía mundial, y sus múltiples factores. En un mundo cada vez más conectado. También depende de factores regionales y la capacidad de adaptación de los diferentes sistemas económicos regionales a las circunstancias...

Puntuación 0
#3
Usuario validado en elEconomista.es
gc1258
A Favor
En Contra

Señores, enfrentarse a Putin es enfrentarse al presidente electo de Rusia, la nacion con la mayor extensión geografica del mundo y con la mayoría de los recursos energeticos del globo. La estrategia de Merkel era favorecer acuerdos estrategicos de la UE con Rusia y China fundamentales para nuestro progreso y bienestar. Esto a los EEUU no le gustaba nada. Ahora Biden a puesto firme a Bruselas y nos ha metido en una guerra provocada que va a acabar con la UE y con la estabilidad y el porvenir de Europa.

Puntuación 6
#4
Facior
A Favor
En Contra

La Virgen de Lourdes lo puede solucionar si le rezamos el rosario todos los dias.

O quizás pintando las fachadas de color azul que así se evita el mal de ojo.

Puntuación 2
#5
Facior
A Favor
En Contra

Que desagradecidos somos.

Antes de que Falla engrandeciera la música española, Rimsky-Korsakov componía una de las más grandes obras musicales: El Capricho Español. Uno de los cinco de San Petersburgo, llamado Cui, componía una jota aragonesa que la han bailado los mejores ballets rusos. Balakirev componia una sinfonía cuyo tema principal es el himno español.

El monumento más grande a Cervantes está en Moscú. La biblioteca nacional rusa tiene en la entrada una estatua que representa a Don Quijote acompañado de Sancho Panza. En los años 1950 la editorial Mir editaba las obras completas de García Lorca.

Los turistas rusos son los que mas dinero se dejan en nuestra hostelería y compran muchos apartamentos

Mientras tanto, en EE UU se ha intentado impedir la proliferación del español, igual que en algunas regiones de España. El papa Francisco acusa a España de haber impuesto el español a los aborigenes de América Latina. En Méjico nos acusan de cualquier maldad. En Marruecos nos toman el pelo como si fuéramos tontos. Se nos acusa de no sé que maldades con los nativos de América, cuando en EE UU durante una sola década del siglo XIX se eliminó a 20 millones de siux, apaches, etc.

Este país tiene más enemigos dentro y en algunos gobiernos regionales, que fuera. Y nosotros inventándonos enemigos exteriores.

Puntuación 6
#6
Intruso
A Favor
En Contra

El Instituto Bruegel es un think tank globalista, de modo que todo lo que provenga de dicho instituto no tiene ninguna validez, está viciado por el pensamineto único mundialista y por la agenda 2030.

Puntuación 8
#7