Opinión

Difícil aplicación del plan energético

Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico

El encarecimiento de la energía constituye un desafío a escala europea, pero España lo afronta de un modo sustancialmente distinto a sus principales socios comunitarios.

La primera diferencia radica en la premura, o incluso franca precipitación, con la que el Ejecutivo del presidente Pedro Sánchez ha actuado.

No en vano sus medidas se encuentran desde ayer en vigor mientras Francia o Italia todavía se hallan en la fase de consultas o se han limitado hasta el momento a establecer recomendaciones, pese a que Bruselas les marca unos objetivos de reducción de consumo más ambiciosos que a España (15% frente al 7% de la excepcionalidad ibérica).

Muy posiblemente, esa cautela evitará que se produzca una respuesta en contra tan unánime como la que han protagonizado empresarios y Gobiernos regionales en el caso español. Lo que ya puede asegurarse es que el plan de restricciones de nuestro país destaca por la gran duración que el Ejecutivo le otorga, hasta noviembre del año que viene, cuando en otros países optan por ceñirse al plazo establecido por la UE, que termina el 31 de marzo del ejercicio 2023.

No obstante la gran diferencia respecto al estándar europeo estriba en el extraordinariamente severo régimen sancionador del plan español con respecto a sus comparables europeos. No hay parangón para las multas de hasta 100 millones de euros, en el caso de las infracciones más graves, que el decreto-ley español ya contempla y que Gobiernos regionales como el madrileño consideran flagrantemente inconstitucionales.

Las autonomías se ven así obligadas a mantener una difícil vigilancia, sobre miles de negocios de todo tipo, para aplicar unas sanciones que, en muchos casos, no creen.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

27 grados es una barbaridad, no solo se sudara como un tocino, si no que facilitaran un buen numero de afecciones respiratorias...Supongo que les debió de parecer poco el impacto respiratorio del covid y ahora quieren montar una nueva la placa de petri en los aires acondicionados de los locales públicos... ¡Magnifica idea!

Puntuación 1
#1
guille
A Favor
En Contra

"La primera diferencia radica en la premura"-

Se cumple una vez más lo de "La rapidez que es una virtud, engendra un vicio, que es la prisa". En estos momentos difíciles, añadir unas gotitas más de "incertidumbre" a los negocios medianos y pequeños, que son la mayoría en el sector comercio, no son las recomendaciones más acertadas con esas medidas que en algunos casos son francamente innecesarias y en algunos casos contrarios a los razonamientos no solo económicos sino meramente funcionales, como ejemplo podrían tomarse los 27 grados, exceso que servirá para hacer al cliente más incomoda su "visita" y creará más incertidumbre en más de un sector, sin duda detrás de muchas de estas medidas no está "solo" el 7% de ahorro energético, las propias "recomendaciones de Bruselas" lo dejan en evidencia, el coste mayor es la evidencia de que la clase política deja en evidencia la nula empatía por el ciudadano después con la que le está cayendo encima

Puntuación 3
#2