Opinión

Recursos malgastados en el plan energético

Las patronales se muestran unánimemente críticas con el recién aprobado plan de ahorro energético. Las restricciones a calefacciones, aires acondicionados e iluminaciones despiertan lógicas protestas debido a su escasa coherencia con la normativa ya vigente de salud y seguridad en comercios y puestos de trabajo.

También debe considerarse su previsible choque con el derecho que ampara la libre empresa. Pero igualmente cuestionables resultan medidas como el desembolso de dinero público para posibilitar la gratuidad, a todos los ciudadanos sin discriminar por renta, de los trenes de cercanías y de media distancia.

Medidas como éstas no sólo presentan una dudosa eficacia. Además, despilfarran recursos en un momento en el que las Administraciones sufren graves desequilibrios.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.