Opinión

Se habla del despilfarro de 'Diplocat', las vacantes de la Justicia y la cancelación de Manuel Valls

El 'boomerang' de 'Diplocat' en el Congreso

Los nacionalistas catalanes han visto en el breve regreso del Rey emérito a España un filón político. Y uno de los más activos en aprovecharlo ha sido ERC, cuyo mediático portavoz en el Congreso, Gabriel Rufián, ha pedido una auditoría a los gastos de Casa Real. El problema para esta ofensiva parlamentaria es que dichos desembolsos ya son conocidos, de hecho, se recogen en los datos de la Intervención General del Estado. Lo que ha permitido desvelar que los costes de la Familia Real quedan muy por debajo de los que la propia Generalitat dedica a la "promoción" en el extranjero de Cataluña, la conocida como Diplocat. Esta diplomacia paralela cuesta a los contribuyentes catalanes cinco veces más que las facturas del Jefe del Estado y los suyos a todos los españoles. La responsable de este desfase es la consellera de Acción Exterior de la Generalitat, Victòria Alsina, cuya llegada al cargo elevó en un 80% el presupuesto de la polémica estructura. Datos que formaciones como PP y C's tienen claro que los convertirán en un boomerang contra la "demagogia independentista".

Las vacantes amenazan con paralizar la Justicia

La parálisis en el proceso de renovación del Consejo General del Poder Judicial eleva cada día su factura entre los jueces. Actualmente hay 26 plazas sin cubrir en los tribunales superiores de Justicia autonómicos, 18 en las audiencias provinciales, 14 en el Tribunal Supremo y una en la Audiencia Nacional. Un total de 59 puestos vacantes y sin posibilidad de ocuparlos, ya que la reforma legal aprobada en 2021 impide al CGPJ en funciones aprobar nuevos nombramientos. Lo que se planteó como una manera de forzar al PP de Pablo Casado a pactar la renovación se ha convertido en un problema sin precedentes para los jueces. No pocos confiesan, sin tapujos, sentirse como "rehenes" de intereses políticos.

Francia cancela el retorno político de Manuel Valls

Francia ha celebrado este fin de semana la primera vuelta de sus elecciones legislativas. Esta fase, en la que cada circunscripción elige a sus candidatos, es un trámite preliminar a las votaciones que tendrán lugar las semanas próximas. Por ello hubiera pasado desapercibido en España si no fuera por la presencia de Manuel Valls, ex primer ministro francés, y excandidato a la Alcaldía de Barcelona, que aspiraba a un escaño que le permitiera volver a la arena política gala. Pero no ha podido ser y se ha visto eliminado a la primera. La contundencia del resultado ha sido tal que incluso ha cerrado su cuenta de Twitter.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin