Opinión

CESCE, un puente sobre aguas turbulentas

En 1970 el dúo norteamericano Simon and Garfunkel sacaba al mercado una canción con el título de este artículo: Puente sobre aguas turbulentas (Bridge over troubled water, en su versión original). En el año que llevo de presidente de CESCE, recuerdo a veces esa canción que escuchaba de joven y que, al menos para mí, vuelve a estar plenamente de actualidad. Me acuerdo de ella cuando observo el rumbo incierto que está tomando el entorno internacional y la manera en que puede afectar a las empresas españolas: las aguas turbulentas. Y también, cuando pienso en el papel que, para mitigarlo, debe adoptar el seguro de crédito y el Grupo CESCE en particular: el puente. La idea se resume a la perfección en una de las líneas de la letra de la canción: "Estoy a tu lado cuando los tiempos se vuelven difíciles".

Sin duda, los tiempos están volviéndose difíciles. No me entiendan mal, no auguro que vuelva la crisis, y mucho menos una de la intensidad de la anterior. El crecimiento económico continúa, en España con más fuerza que en los países de nuestro entorno. De hecho, el Banco de España acaba de revisar ligeramente al alza su previsión para la economía española en 2019. Pero es innegable que asistimos a un importante deterioro del entorno económico y comercial internacional. Hemos visto cómo se ha acentuado el abandono del multilateralismo, y cómo ha regresado con fuerza el proteccionismo, incluso el trasnochado mercantilismo, que estudiábamos en la Facultad de Económicas como una teoría muy superada. Es sintomático ver el sistema de resolución de disputas de la OMC a punto de entrar en parálisis. Abundan las guerras comerciales y arancelarias –como la que libran EEUU y China-, que esconden una encarnizada lucha por la supremacía geopolítica. Pero también hay fuertes disputas con consecuencias comerciales entre EEUU y otros países, incluyendo la UE o el reciente caso con México, esta vez a propósito de la inmigración. Dentro de la UE también hay importantes nubarrones. Desespera especialmente que no se termine de resolver el problema del Brexit, al que no se le ve una fácil solución. Y asistimos con preocupación al resurgimiento de opciones políticas nacionalistas y populistas, no sólo en Europa sino en el mundo entero, como si no hubiéramos aprendido de la Historia.

Asistimos a un importante deterioro del entorno económico y comercial

Son ejemplos de tendencias que están perfilando un nuevo escenario internacional. Es innegable que el mundo está cambiando y lo está haciendo a pasos agigantados, y debemos prepararnos. Pero no todo es malo. Este nuevo escenario trae grandes oportunidades, sobre todo, las derivadas del universo digital o las que genera el afán de lograr una sociedad y una economía más sostenible e inclusiva. Pero es preocupante que los riesgos estén intensificándose. Que los peligros actuales son de una magnitud relevante -al menos, los económicos- queda patente en el hecho de que muchos bancos centrales hayan cambiado el rumbo de sus políticas monetarias, abandonando la normalización de los tipos de interés para volver a políticas de signo expansivo que salvaguarden el crecimiento. Dicho sea de paso, y barriendo para casa, este entorno de tipos bajos, incluso negativos, no genera únicamente ganadores sino también perdedores, y en concreto hace daño a las entidades financieras y de seguros. Y, si hablamos de nubarrones referidos al mundo del seguro de crédito, vemos cómo la morosidad comercial va creciendo paulatinamente. Sorprende observar en particular cómo algunos países, tradicionalmente buenos pagadores, ya no lo son tanto.

Si tuviera que dar algún consejo -visto este entorno con los ojos del seguro de crédito-, sería que las empresas se aseguren todo lo posible. En España, esta modalidad de seguro tiene un elevado grado de competencia. En nuestro mercado operan varias aseguradoras de relevancia internacional, entre las que se encuentra CESCE, y esta fuerte competencia, unida a una siniestralidad hasta ahora bastante razonable (desde hace unos meses ya no lo es) ha provocado que los precios del seguro se hayan desplomado en los últimos años. Hoy en día el seguro de crédito es una opción muy asequible para cualquier empresa, incluso para las pymes. Asegurarse es la mejor decisión si se observa el entorno en el que nos movemos y se hace un análisis coste-beneficio medianamente riguroso. Porque vender y no cobrar es desperdiciar esfuerzos. O como oí una vez y, desde entonces, repito: "Quien exporta y no cobra, no exporta, deporta".

CESCE es una gran opción dentro de las existentes en el mercado. Con cerca de cincuenta años de actividad, somos un grupo empresarial compuesto por veinte firmas, con presencia permanente en 10 países. Los pilares sobre los que nos asentamos son la solvencia, la seriedad y el reconocimiento asociados a nuestra marca. No son palabras vacías: nuestro ratio de solvencia se sitúa actualmente en 3,2 veces el Capital de Solvencia Obligatorio (CSO), uno de los mejores del sector asegurador español y con diferencia el mayor en seguro de crédito y caución. Además, contamos con el respaldo de los mejores accionistas. El Estado tiene un 50,25 por ciento de nuestro capital y el sector privado un 49,75 por ciento, destacando Banco Santander (23,88 por ciento) y BBVA (16,3 por ciento). Somos, por muchos motivos, un puente sólido sobre el que apoyarse.

El año pasado ha sido un buen ejercicio para CESCE. A finales de mayo se celebró nuestra Junta General de Accionistas, donde se aprobaron las cuentas de 2018 con unos beneficios después de impuestos de 28,9 millones€ y unos dividendos totales de 38,4 millones, lo que representa el quinto mayor beneficio y el segundo mayor dividendo de nuestra historia. Ya acumulamos en CESCE diez años consecutivos de beneficios. Somos una empresa público-privada, que aporta una importante rentabilidad a sus accionistas, principalmente al Estado. Pero nuestro objetivo principal no debe enfocarse en la rentabilidad sino en dar el mejor servicio a nuestros clientes, las empresas españolas. Por ello, en CESCE tenemos claro que debemos escuchar y comprender sus necesidades, ser flexibles para adaptarnos a las mismas y ofrecerles las mejores soluciones. Es la razón de ser de nuestros productos, muchos de ellos únicos en el mercado y que permiten hacer coberturas a la carta, tarificación diferenciada en función de cada deudor y monitorización de sus riesgos en tiempo real. Y estamos lanzando nuevos productos que complementan o profundizan esta línea de trabajo y refuerzan la utilidad de CESCE para las empresas.

En la actualidad, el seguro de crédito es una opción muy asequible para cualquier empresa

Quiero llamar especialmente la atención sobre nuestro Fondo de Apoyo a Empresas (FAE) que, desde su creación en 2013, ha financiado facturas por más de 650 millones€. Solo el año pasado fueron cerca de 250 millones. Es un instrumento muy útil para las pymes. Un solo ejemplo: la factura media que financiamos es de 16.500 euros. Además, esta financiación sin recurso no computa en los límites de financiación bancaria. Es lógico, por tanto, que en pocos años nos hayamos convertido en la segunda fuente de financiación no bancaria a corto plazo de España.

En CESCE disponemos de una sucursal en Portugal, siete filiales en América Latina y una inversión en nuestra homóloga marroquí, SMAEX. Algunas de nuestras empresas latinoamericanas están pasando por importantes dificultades, en especial, nuestra filial en Venezuela, pero, en conjunto, han obtenido en 2018 el segundo mejor resultado de su historia, con 2,4 millones de beneficios.

De nuevo, el objetivo último es atender a las empresas con los mismos estándares de calidad de la matriz española, con los mismos sistemas y productos innovadores y de forma coordinada. Aquí destacaría nuestro plan de "clientes globales", que nos permite atender a las empresas españolas con actividad internacional desde cualquiera de nuestras filiales.

En cuanto a la actividad de CESCE como gestor de los seguros de internacionalización por cuenta del Estado, 2018 fue excepcional. El primer año de nuestra historia con cifras de seguro emitido superiores a los 3.500 millones. Hemos hecho la mayor operación de nuestra historia, la cobertura del crédito sindicado para modernizar y mejorar los estándares ambientales de la refinería de Talara en Perú, por importe superior a los 1.350 millones. Una operación que ha obtenido varios premios internacionales, pero que no debe enmascarar que, además, en 2018 emitimos 351 pólizas más por cuenta del Estado, la inmensa mayoría de ellas, para pymes españolas, uno de nuestros principales focos de atención y en quienes estamos poniendo especial énfasis en 2019.

También quiero mencionar las demás empresas que conforman el Grupo CES-CE, en particular, Informa, con sus filiales y su presencia en Portugal y Colombia. Informa es líder en el sector de la información co-mercial en España. Sobre ella asentamos una buena parte de nuestros resultados como Grupo y con ella construimos una completa oferta de servicios de información, consultoría y seguros a los clientes de CESCE.

CESCE es, por último, una empresa profundamente comprometida con la sociedad y con nuestro personal. Queremos ser modélicos en este ámbito. Destinamos el 0,7 por ciento de nuestros beneficios a proyectos de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), canalizados de un modo participativo y con una amplia actividad adicional de voluntariado; hemos renovado nuestro certificado de Empresa Familiarmente Responsable (EFR); hemos reforzado nuestro Código Ético; estamos profundizando nuestra política medioambiental y estamos aumentando la presencia femenina en puestos de alta responsabilidad, donde ya contamos con más de un 60 por ciento de mujeres entre nuestro personal. Un 45 por ciento de nuestros directivos y un 40 por ciento de nuestros consejeros son mujeres, unas cifras muy superiores a la media de las empresas españolas y de las que estamos particularmente orgullosos.

Observen el mundo que se nos avecina y reflexionen sobre cómo adaptarse mejor al mismo. Elijan la opción que prefieran, adaptarse o no, asegurarse o no. En el caso de elegir cubrir sus riesgos, seleccionen libremente la compañía que más les convenga, pero háganlo, porque es muy necesario. Confío en haberles hecho ver que las aguas son turbulentas, y que CESCE es un gran puente para cruzarlas. Es pura casualidad que se creara en 1970, el mismo año en que se editó la canción que da título a este artículo. Lo que no es casualidad es el objetivo que aquella Ley fundacional marcó para nuestra compañía: dar seguridad a la actividad de las empresas españolas en el exterior. Un objetivo que, cerca de cincuenta años después, sigue plenamente vigente, y todavía más en los tiempos que corren.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint