Opinión

El juego de tronos de la economía europea

Escenas épicas de batalla. Amargas disputas dinásticas. Y por supuesto muchos dragones. Hay muchas razones por las que Game of Thrones es una gran serie, y por las que muchos de nosotros estaremos pegados a la acción que se desarrolla a medida que el argumento llega a su fin.

Pero uno de sus alicientes es que también es un ensayo sobre economía. ¿No está convencido? De hecho, una industria menor, aunque bastante freak, ha crecido en torno al análisis de los medios de producción y distribución dentro del mundo creado por George R. R. Martin. Entonces, ¿qué lecciones podrían sacar de la serie los británicos o, de hecho, la economía europea en general?

Hay por lo menos tres, y potencialmente más, que vale la pena considerar. El crédito sólido y fiable cuenta más que cualquier otra cosa. La libertad crea prosperidad y, sin ella, nadie se hará realmente más rico. Y la tecnología y la paz son los motores fundamentales de cualquier avance en los niveles de vida. Pueden ser simples lecciones, pero también se olvidan fácilmente, y cuanto más a menudo se vuelvan a aprender, mejor será la economía.

'Juego de Tronos' tiene mucho que enseñarnos sobre historia y política también, pero la economía está claramente en la mezcla

No faltan economistas que parecen felices de pasar los días debatiendo la economía de los Siete Reinos. Hay innumerables blogs, sitios web e incluso algunos podcasts dedicados a desentrañar la forma en que las cosas se hacen y se comercializan dentro de la serie, y a averiguar qué nos dice eso acerca de la forma en que funcionan los sistemas económicos. Puede que no parezca el uso más productivo del tiempo de nadie, pero, para ser justos, tampoco es totalmente inútil. Después de todo, Game of Thrones crea un mundo épico, en el que cuestiones como el comercio, la banca, la guerra, la producción, la inmigración y la distribución de la riqueza juegan un papel importante en la determinación de la distribución del poder entre sus principales casas. Tiene mucho que enseñarnos sobre historia y política también, pero la economía está claramente en la mezcla.

Pero, como muchos economistas han señalado, es un poco extraño. A pesar de las ráfagas de ingenio, y a pesar de que en el pasado tuvo la capacidad de construir grandes proyectos de obras públicas como el Muro, Westeros sigue muy atascado. No hay señales de que la gente se esté enriqueciendo, de que el PIB avance, o de que la tecnología esté mejorando la vida de alguien. La mayoría de la población es pobre y sólo existe para ser gravada por sus gobernantes, mientras que naciones enteras no tienen otra forma de subsistencia que el saqueo. Si pensamos que estamos viviendo un gran estancamiento, no es nada comparado con los cientos de años que pasan en los Siete Reinos sin que nada mejore mucho. Entonces, ¿qué podríamos sacar provechosamente de la serie? Vamos con las tres lecciones.

El Banco de Hierro de Braavos gobierna todo: un cruce entre Goldman Sachs y Rothschild, pero más poderoso que cualquiera de los dos

Primero, ocupémonos del crédito y el dinero. En medio de todo el drama y de las alianzas cambiantes entre las diferentes casas, al final el Banco de Hierro de Braavos gobierna todo. Un cruce entre Goldman Sachs y Rothschild, pero más poderoso que cualquiera de los dos, el Banco financia naciones enteras, clanes y casas, criando a un príncipe sobre otro a voluntad para asegurarse de que sus intereses estén protegidos.

Parece improbable que el Banco de Hierro hubiera tenido tiempo para la relajación cuantitativa, la Teoría Monetaria Moderna, el dinero lanzado desde un helicóptero de Ben Bernanke, o cualquier otra de las innovaciones más extravagantes con las que han jugado los banqueros centrales y los economistas durante la última década. ¿La lección? Al final, las reglas monetarias tienen que ser aplicadas, las deudas tienen que ser pagadas, y el dinero en efectivo no puede ser invocado mágicamente de la nada. Siempre y cuando se cuente con un sistema monetario sólido, la economía puede abrirse paso a través de muchas perturbaciones.

Mientras que la mayor parte de Westeros parece encerrada en una mezcla permanente de esclavitud y feudalismo, las Ciudades Libres son mini Singapures donde el comercio ha sido liberalizado

Luego, la libertad crea prosperidad. Dentro del universo de Game of Thrones, las regiones más prósperas y las que parecen más cercanas al desarrollo industrial moderno son las Ciudades Libres del continente de Essos. Todas son ciudades-Estado independientes, que se ganan la vida a través del comercio y las finanzas. Mientras que la mayor parte de Westeros parece encerrada en una mezcla permanente de esclavitud y feudalismo, las Ciudades Libres son en efecto mini Singapures donde el comercio ha sido liberalizado y los individuos tienen mucho más poder sobre sus propias vidas. ¿La lección? Un Estado independiente, libre de comercio, con un sistema bancario fuerte, con mercados desregulados y mucho espacio para que los empresarios prosperen, normalmente lo hará bastante bien si comercia con un continente mucho más grande justo al otro lado de una pequeña franja de agua, incluso si es bastante caótico.

Pero estará mejor si mantiene su distancia e independencia. A medida que el Reino Unido estudia la manera de resolver su salida torturada de la Unión Europea, la lección de ello es obvia.

Por último, centrémonos en la tecnología y, sobre todo, en la paz. Siglo tras siglo, Westeros sigue siendo lo que los economistas llaman una economía de suma cero. La batalla trata de cómo se dividen y gastan los recursos, y no se discute cómo se puede crear más riqueza. Su economía parece consistir en la agricultura básica, algo de minería y producción de vino, y no mucho más. No hay un sistema financiero estable, no hay mucha banca y no hay señales de industrialización. Los derechos de propiedad son lamentables, con el robo y la violencia como una amenaza constante, y los impuestos se imponen arbitrariamente. La amenaza del In-vierno -un clásico choque del lado de la oferta- pende sobre todo. Sin paz, hay muy pocos incentivos para ahorrar e invertir. Y sin una forma notable de progreso tecnológico, ninguno de los reinos puede enriquecerse más. Hay mucho debate sobre lo que tendría que hacer bien en primer lugar -ya sea la industrialización o un período sostenido de paz- pero el estado caótico de la economía de Occidente, y su perpetuo atraso, son un recordatorio perfecto de los fundamentos de cualquier sociedad próspera. Si no puedes hacer bien esas dos cosas, nada más importa mucho, y nunca se logrará ningún progreso.

El dinero y el crédito fiables, la maximización de la libertad personal y la garantía de la paz son lecciones bastante buenas para que cualquier economía aprenda y vuelva a aprender constantemente. Por supuesto, Westeros, junto con el resto del universo Game of Thrones, es básicamente una mezcla de diferentes partes de la Europa medieval. Es parte de las guerras de la era de las Dos Rosas de Gran Bretaña, con algunos vikingos, venecianos y egipcios en la mezcla. Y sobre todo eso nos recuerda que la economía preindustrial era sucia, pobre, y la vida corta y miserable, y que a pesar de todos sus defectos la industrialización y el libre mercado han hecho del mundo un lugar mucho mejor.

Nuestra economía tiene problemas constantes, y no tiene el éxito que nos gustaría que tuviera, mientras que la riqueza y las oportunidades siguen estando repartidas de forma imperfecta, pero sigue estando en mejor forma y mucho más rica que hace quinientos, cien o incluso cincuenta años. Mientras permanezcamos centrados en los fundamentos que nos han sacado de la pobreza y el caos medievales, y si volvemos a aprender algunas de las fuerzas que nos sacaron de ese lío, nuestra economía podría ser mucho más rica.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin