Opinión

Mérito y capacidad

Foto: Archivo

La buena selección del personal es condición sine qua non para que una empresa prospere en cualquier actividad. Prospere en eficiencia y en prestigio social.

¿Y qué pasa en la esfera pública?

En ese campo, el espíritu de la Constitución obligaría a que se llegara a cualquier cargo público por "mérito y capacidad", es decir, por lo ya realizado (mérito) y por la adecuada formación profesional del aspirante (capacidad). Pues bien, los partidos políticos han decidido con todo tipo de excusas no aplicar ni aplicarse este principio, aunque exista una ley -que señala cómo ha de nombrarse, por ejemplo, a los dirigentes de las empresas públicas- que los sucesivos gobiernos se saltan a la torera. Sánchez no es el único que ha entrado a saco en la cosa pública. Quizá los dos nombramientos que más han llamado la atención sean los de Manuel Escudero, nombrado embajador de algo inexistente como es la OCDE, con una residencia señorial cerca del Arco del Triunfo en París, y el de José Félix Tezanos al frente del CIS. Sin olvidar a Juan M. Serrano, dirigiendo Correos sin ninguna experiencia en tal actividad.

¿Y cuál es el criterio de selección que siguen los partidos en las listas electorales? Cualquiera menos el de "mérito y capacidad". En el caso del PSOE (de Sánchez) el criterio es claro: o votaste a Sánchez en las primarias que le ganó a Díaz o te quedas fuera. Un caso de limpieza étnica mayor que la de los Balcanes. A esa "limpieza" hay que añadir la edad, pues los "viejos socialistas son de otra época y no están en condiciones de entender lo que ocurre en la actualidad" (Sánchez dixit). Puro sectarismo.

Pero no es el PSOE de Sánchez el único partido dedicado a la limpieza interna. Ahí está el PP para demostrarlo, donde la "limpieza" se disfraza de renovación. Un ejemplo de ella nos lo mostraba el periodista Ferrán Boiza: Íñigo Henríquez de Luna (número dos de Esperanza Aguirre en el Ayuntamiento de Madrid), que se enteró de que no repetiría como concejal en un pasillo del Ayuntamiento. "No tienes el perfil del nuevo PP", le dijeron. Lo de no dar "el perfil" es lo que le debió de decir Nerón a Petronio antes de mandarle a Tigelino para que le diera matarile, aunque esta vez Henríquez de Luna ha encontrado enseguida refugio en Vox.

Por otro lado, no es fácil de entender que Alicia Sánchez-Camacho, expresidenta del PP catalán, vaya en el número nueve de la lista para la Asamblea de Madrid, o que Andrea Levy, diputada en el Parlament, sea la número dos en la lista para el Ayuntamiento de la capital. Tampoco se entiende que haya sido descabalgado de la lista Pedro Corral, uno de los concejales más valiosos del Partido Popular en la Villa de Madrid.

¿Y Podemos y sus aledaños? Allí el estalinismo es la norma. Claro que tales prácticas las están pagando caro en escisiones. El caudillismo también lo aplica Alberto Garzón en IU, cuyas bases madrileñas votaron en amplia mayoría (60,5%) romper con Podemos, pero van a tener que tragarse la coalición con ellos. Las bases no van a estropear un pacto entre los dos líderes máximos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum8

jose
A Favor
En Contra

¿Como le calificaríamos a Leguina? Pasado, encadenado a la treceTV. No merece más comentarios

Puntuación -10
#1
Platero
A Favor
En Contra

El merito y la capacidad en el Estado de partidos estan a la misma altura que su conducta ética y moral,por acción u omisión.

Puntuación 11
#2
Luis
A Favor
En Contra

El sr. Leguina expresa lo que piensa toda la ciudadanía: tenemos unos líderes políticos muy mediocres en todos los partidos. Casado se ha sacado la carrera de Derecho de manera sospechosa en un par de trimestres y se apunta un máster en Harvard jamás hecho (no sabe ni dónde está Cambridge), Sánchez es economista con tesis copiada y ha eliminado a todo el mundo a su alrededor, Rivera no sabe ni por dónde le da el aire e Iglesias habla muy bien, pero vive mentalmente en una entelequia marxista propia de los 60 (aunque físicamente vive de lujo en su chalet nada proletario). Ni mérito ni experiencia por ningún lado.

Puntuación 11
#3
Son manguis con titulo
A Favor
En Contra

Los comunistas de todos es sabido son y han sido lla mayor plaga de parasitos del mundo. solo hay que ver Lo q fué Rusia, es Korea y ahora Venezuela. fabricas de paro miseria, piojos y pobreza absoluta de sus habitantes. roban las propiedades a sus ciudadanos y el que se mueve un cm. lo meten al talego. malditos sean

Puntuación 6
#4
El crítico
A Favor
En Contra

Leguina dice verdades como puños, ha sido y es un socialista de pro, no como la chusma que revolotea alrededor de Sánchez.

Puntuación 6
#5
Vicente
A Favor
En Contra

Estimado don Joaquin,

Nuestro sistema funciona de la siguiente manera.

Un señor es jefe de un partido. Si hay alguien en su entorno más capacitado que el, procurará eliminarlo para que no le haga sombra. Solo se rodeará de elementos con menos méritos. De esta manera el que le suceda será menos competente y elegirá a gente todavía menos competente para que nadie ser el mejor del grupo. Así sucesivamente, en una cuantas generaciones dejaremos el país en manos de estúpidos de solemnidad.

El debate del otro día es un ejemplo. No fue un debate, sino un concurse televisivo para ver quien ganaba. No se trataba de exponer programas e ideas, sino de ganar el concurso. La política se ha convertido en espectáculo. No es de extrañar que en Ucrania se haya elegido a un cómico. Aqui ya nos merecemos a Belén Esteban como presidenta, ya que Chiquito de la Calzada ya no está entre nosotros.

Puntuación 2
#6
yomismo
A Favor
En Contra

Un articulo bastante pobre y demagogico. Los politicos no son funcionarios y no deben acceder al cargo mediante oposicion o concurso de meritos.

Puntuación 1
#7
JonS
A Favor
En Contra

Y qué casualidad, Leguina, fachorro, hablas (mal) de todos menos de Vox, que supongo será tu nuevo partido, ¿no?. Facha, españolista, ¿y tu fuiste una vez del PSOE?

Puntuación 0
#8