Opinión

Tendencias en alquiler de corta estancia

Los alquileres a corto plazo experimentarán una serie de cambios en 2019 que responden a cinco tendencias. La primera de ellas es la mayor inversión en tecnología para casas inteligentes. Ya hemos visto a una serie de nuevas empresas tecnológicas crear soluciones para ayudar a los administradores de propiedades a gestionar mejor el proceso de su negocio de manera más efectiva.

Durante 2019, veremos una mayor adaptación, por parte de los administradores de propiedades, de la tecnología de las casas inteligentes. En particular para cerraduras sin llave, controles de temperatura y monitoreo de ruido. Algunos administradores de propiedades también invertirán en Google Home o Amazon Alexa, pero consideramos que esto es más "sofisticado" en lugar de ofrecer un sólido retorno de la inversión.

Además, este año también veremos una mayor separación de las líneas entre la administración de propiedades tradicionales y los servicios inmobiliarios. Hacia fines de 2018, vimos una serie de desarrollos relacionados con la administración de propiedades tradicionales que unieron fuerzas con los desarrolladores y agentes inmobiliarios para proporcionar nuevas soluciones. Por ejemplo, Vacasa lanzó el programa Vacasa Expert Agents y se asoció con 250 agentes inmobiliarios locales con experiencia en la compra y venta de alquileres vacacionales. Airbnb también lanzó Backyard en 2018, una iniciativa que traslada la plataforma a la venta de viviendas físicas, no solo alojamiento. Así, para 2019, predigo que habrá más desarrollos creativos y asociaciones destinadas a aumentar la calidad y la cantidad de la oferta

En tercer lugar, en 2019 veremos surgir una serie de nuevos administradores de propiedades empresariales, particularmente en ubicaciones urbanas. Es posible que estos administradores de propiedades hayan comenzado como propietarios individuales o anfitriones, y hayan visto el potencial que ofrecer una mejor experiencia para los huéspedes y el retorno de la inversión a los propietarios mediante el uso de tecnología y la adopción de soluciones de administración de propiedades con visión de futuro, como Guesty.

La cuarta de las tendencias que veremos este año es el crecimiento colectivo. Las regulaciones y la educación son un problema serio para la industria del alquiler colectivo a corto plazo. Muchos gobiernos están mal informados sobre el impacto de los alquileres en una determinada área. En 2019, predecimos un aumento en las asociaciones colectivas para dar voz a la industria de alquileres vacacionales tanto a nivel nacional como local. Por ejemplo, a finales de 2018, vimos la formación de una Asociación Japonesa de Alquileres de Vacaciones, una asociación de 9 empresas, incluidas Airbnb, CTrip, Booking.com y Tuija, que se han unido para trabajar con la Agencia de Turismo de Japón para asegurar el apoyo de los alquileres vacacionales a nivel nacional, especialmente antes de la Copa Mundial de Rugby en 2019 y los Juegos Olímpicos en 2020. Se espera que surjan más grupos, luchando por la industria de los alquileres vacacionales.

Por último, veremos un aumento en la calidad del producto ofrecido por los administradores de propiedades en todas las áreas de experiencia del huésped, comunicación con el huésped, relaciones con el propietario y también el producto físico de cada alquiler. Este aumento en la calidad será respuesta directa a las expectativas crecientes tanto de los huéspedes como de los propietarios. Además, espero que veamos un aumento adicional en la demanda de alquileres a corto plazo como una opción de alojamiento para los viajeros en lugar de los hoteles. Estos "nuevos" huéspedes de alquileres vacacionales están acostumbrados a los servicios y productos del hotel, por lo que exigirán más servicios de hotel en sus alquileres. Los nuevos propietarios también esperarán más de los administradores de sus propiedades para justificar la comisión que cobran.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.