Opinión

Plan para una transición energética exitosa

  • Es vital construir infraestructuras orientadas al futuro
Foto: iStock

Vivimos en tiempos emocionantes. Es probable que las próximas décadas sean las más dinámicas de la historia. La geopolítica está impulsando cada vez más la geoeconomía. En términos económicos, estamos en medio de lo que muchos llaman la Cuarta Revolución Industrial. Veremos cambios sin precedentes tanto en magnitud como en velocidad. Y cuando la geopolítica se endurece, cada nación debe estar preparada para gestionar y controlar sus infraestructuras críticas. En este caso, la energía debería ocupar un lugar prioritario. ¿Y qué pasa con las prioridades industriales? Todas las revoluciones industriales fueron impulsadas por las revoluciones de la energía: el uso del carbón para alimentar las máquinas de vapor, el descubrimiento de la electricidad, el uso generalizado del petróleo, el aumento de la energía eólica y solar, etc. La Cuarta Revolución Industrial no es una excepción. Dos realidades están dando forma a este fenómeno.

La primera es el cambio climático. Hoy, el nivel del mar, las temperaturas de los océanos y la concentración de gases de efecto invernadero están en niveles récord. Y vemos más eventos climáticos extremos. El planeta necesita nuestra atención porque no existe un planeta B. No es un asunto sencillo. Hay mucho en juego: nuestro planeta, millones de puestos de trabajo, intereses estratégicos y económicos y el equilibrio socioeconómico entre las economías industrializadas y las que están en desarrollo. Se necesita un liderazgo firme y consciente para hacer frente a este desafío.

La segunda realidad a la que nos enfrentamos es la creciente demanda de energía. Esto se relaciona con la disparidad entre los países desarrollados y las economías en desarrollo. Para 2040, la demanda mundial de electricidad por sí sola crecerá casi un 80%. Esta cifra ni siquiera incluye otras formas de energía. Hoy en día, 1.000 millones de personas en todo el mundo todavía no tienen acceso a la electricidad. Nuestro objetivo debe ser proporcionar a cada familia una energía fiable, asequible y sostenible. Para mí, se trata de un derecho humano fundamental. La gran pregunta entonces es: ¿cómo podemos satisfacer la creciente demanda de energía y al mismo tiempo proteger nuestro clima? El Energy Value Charter es la respuesta de Siemens a esta pregunta. Es nuestro plan para una transición energética exitosa. Nos permite analizar los sistemas energéticos y proponer transiciones a medida para gobiernos y clientes en todo el mundo. Cualquier plan viable debe integrar acciones en las áreas de tecnología, regulación e impacto social, formación profesional, inversión local y financiación. El Energy Value Charter lo hace y establece tres prioridades. Primero, garantizar un suministro flexible y sostenible. Se trata de encontrar la mejor combinación posible de energía renovable, tecnologías de centrales eléctricas de alta eficiencia, almacenamiento y gestión de la demanda para cada país y ecosistema. Hace cinco años, los apagones eran un problema importante en Egipto. Inhibieron el desarrollo de la industria, ahogaron las aspiraciones del país e hicieron sufrir a su pueblo. Pero los líderes de Egipto tomaron medidas y demostraron lo que hoy es posible. Trabajaron junto con Siemens para desarrollar una hoja de ruta energética. También ayudamos a ofrecer una solución de financiación competitiva, incluyendo garantías de crédito a la exportación. En 28 meses se construyeron tres centrales de ciclo combinado de alta eficiencia, además de subestaciones para su integración en la red nacional. Estas plantas son las más grandes del mundo hoy en su clase. Proporcionan energía confiable, asequible y limpia para 40 millones de personas. Y ahorran a Egipto 1.300 millones de dólares al año en combustible. Este proyecto ha tenido un amplio impacto social positivo. Más de 1.000 proveedores y subcontratistas participaron, muchos de ellos empresas locales. Se capacitó a 600 técnicos e ingenieros para las operaciones y el mantenimiento. Y Siemens ayudó a construir un centro de formación profesional que educará a otras 5.500 personas en los próximos años. Actualmente estamos trabajando con países como Líbano, Irak, Libia, Pakistán o Afganistán para proporcionar un suministro fiable de electricidad y beneficios a su población. Segundo, construir infraestructuras orientadas al futuro. Se trata de modernizar el sistema de entrega, transporte y distribución de energía sostenible, incluida la recaudación fiable de las facturas de electricidad. Y se trata de la integración del sistema energético en otros sectores. La expansión de las redes eléctricas y la gestión inteligente de la red son fundamentales aquí porque todo está conectado. Piense en la Iniciativa del Belt & Road de China. Alcanza al 65% de la población mundial y tiene el potencial de convertirse en el mayor programa de inversión en infraestructura de todos los tiempos. Aquí es donde queremos hacer un buen uso del Energy Value Charter. Las infraestructuras orientadas al futuro deben incluir también el hidrógeno verde, es decir, el hidrógeno producido por energías renovables. Para nosotros, este es el combustible del futuro -y una tecnología prometedora para el almacenamiento y el acoplamiento de sectores-. Hoy somos capaces de convertir la electricidad verde en hidrógeno a una escala de unos 10 megavatios. Ya se están preparando proyectos piloto a una escala de 100 megavatios. Pero, ¿qué pasa si realmente escalamos y vamos a por 1 gigavatio? Eso es lo proponemos en nuestra hoja de ruta energética para Chile. La Patagonia es una de las regiones más ventosas del mundo. El viento sopla más de 6.000 horas al año. Chile puede beneficiarse de ello. La oportunidad aquí es generar electricidad libre de CO2 con parques eólicos y convertirla en metanol verde a gran escala, para su uso en todo el mundo y en una variedad de sectores. Además, empoderar a los usuarios de energía. Se trata de hacer que los usuarios de energía participen activamente en el sistema energético. Los costos de los paneles solares, el almacenamiento de baterías en el hogar y la automatización de edificios han disminuido. Muchas de las instalaciones son ahora operadas por los propietarios de las casas. En Alemania el número de instalaciones ha aumentado de unas 1.000 a 1,7 millones en dos décadas. Las tecnologías digitales permiten a los usuarios gestionar sus propios activos energéticos y convertirlos en oportunidades de negocio. Y la digitalización de las redes de distribución hasta el consumidor ayudará a gestionar la oferta y la demanda de manera más eficaz. En este sentido, vemos un enorme potencial si una reforma tan necesaria del sistema fiscal y de tasas acelerase el despliegue de las tecnologías digitales y crease nuevos modelos de negocio.

Hace cincuenta años, un humano pisó la Luna por primera vez. Unos pocos años antes, eso parecía imposible. Pero Kennedy desafió a EEUU. Dijo: "Elegimos ir a la Luna en esta década y hacer las otras cosas, no porque eran fáciles, sino porque son difíciles; porque esa meta servirá para organizar y medir lo mejor de nuestras energías y habilidades". El reto de nuestra generación es satisfacer la creciente demanda de energía y, al mismo tiempo, proteger nuestro clima. El Energy Value Charter es la contribución de Siemens al mundo para hacer frente a este desafío. Es nuestra invitación a hacer realidad la transición de energía.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0