Opinión

Certezas económicas ya desfasadas

Imagen: Dreamstime

Aunque la economía aspira al rigor de las ciencias naturales, al fin y al cabo sigue siendo una ciencia social. En ningún momento en los últimos 40 años ha sido esto más evidente de lo que es ahora.

Durante décadas, el análisis macroeconómico convencional se ha basado en la fe sobre la curva de Phillips, que afirma un claro equilibrio entre el desempleo y la inflación: cuando la tasa de desempleo cae por debajo de un cierto punto, la inflación debe aumentar. Pero esta suposición no se ha confirmado en la década transcurrida desde la crisis financiera de 2008. Por ejemplo, tanto en el Reino Unido como en los Estados Unidos, la tasa de desempleo es históricamente baja, pero la inflación sigue siendo débil.

O considerar la política monetaria. Incluso después de años de expansión cuantitativa y de tipos de interés ultra bajos, los bancos centrales de las economías avanzadas -en particular de la zona euro- han seguido incumpliendo sus objetivos de inflación. Los economistas también han tenido que cuestionar suposiciones sostenidas durante mucho tiempo sobre la rigidez de los salarios nominales a la baja, un artefacto de los años sesenta y setenta, cuando el trabajo rígidamente organizado era mucho más frecuente. Claramente, la idea de que los empleados siempre se resistirán a recortar los salarios (o las horas de los trabajadores) ya no se aplica.

De hecho, la disminución de la fuerza de trabajo puede explicar por qué la curva de Phillips ya no parece ser cierta. Pero, lo que es aún más importante, podría ser la razón por la que la productividad medida sigue siendo persistentemente débil. Después de todo, las empresas que pueden contratar y despedir fácilmente a sus empleados u obligarles a ajustar sus precios tienen pocas razones para arriesgar grandes sumas de dinero en nuevos edificios y equipos, que podrían no ser utilizados hasta el próximo ciclo comercial. Si este es el caso, una solución al problema de la productividad es simplemente hacer que los mercados laborales sean menos flexibles y la mano de obra menos barata. Si los líderes empresariales y los economistas se oponen a ello, quizás deberían dejar de parlotear sobre la productividad todo el tiempo.

Otra hipótesis teórica importante, en particular a nivel microeconómico, es que un fuerte crecimiento de los beneficios atraerá a nuevos participantes al mercado, con lo que los beneficios se repartirán de manera más general a expensas del anterior operador tradicional. Y esto, a su vez, debería fomentar una mayor inversión, impulsando así la productividad y los salarios de los trabajadores. Pero, una vez más, hay pocas pruebas de que esta suposición se haya confirmado en los últimos años. Por el contrario, los beneficios empresariales y la concentración del mercado están aumentando.

¿Qué explica este enigma? No es que Karl Marx tuviera razón en que el capitalismo está condenado al fracaso. Más bien, es el resultado de desarrollos particulares en los mercados financieros, las políticas regulatorias y los sistemas de incentivos en la era posterior a la crisis financiera de 2008. Es evidente que a los agentes dominantes del mercado les resulta demasiado fácil resistirse a la competencia. Pero hay muchas ideas flotando alrededor que podrían abordar ese problema. Un tema que he mencionado antes es la recompra de acciones, que puede estar permitiendo a los ejecutivos de las empresas aumentar sus propias ganancias, sin tener que invertir en ganancias de productividad.

Afortunadamente, los políticos de todas las tendencias han comenzado a cuestionarse por qué las políticas fiscales y regulatorias actuales parecen estar fomentando este tipo de comportamiento. Como principio general, las empresas que no están contribuyendo al crecimiento de la productividad o ayudando a resolver retos sociales más amplios no deberían disfrutar de un almuerzo gratis. La empresa constructora británica Persimmon, por ejemplo, ha estado obteniendo mayores beneficios no por las inversiones que ha realizado, sino porque el Gobierno del Reino Unido introdujo un régimen especial de préstamos para los compradores de vivienda por primera vez. Y la mayoría de las grandes empresas farmacéuticas ahora parecen mostrar interés en la investigación y el desarrollo solo cuando están comprando un nuevo medicamento y necesitan realizar ensayos clínicos para obtener los derechos exclusivos sobre el mismo.

Finalmente, a nivel mundial, el mayor desafío para la ortodoxia económica es el continuo crecimiento de China, desde que lanzó su política de "apertura" económica en la era de Deng Xiaoping. Cada vez hay más pruebas que sugieren que los EEUU harán casi cualquier cosa para detener el ascenso de China, incluso si eso significa negar la prosperidad al pueblo chino.

Quienes han seguido de cerca el desarrollo de China durante los últimos 40 años saben que una dosis significativa de ideología capitalista se ha filtrado en la economía política nominalmente comunista del país. Pero este hecho parece haber eludido a los economistas occidentales más predispuestos ideológicamente.

De hecho, como el economista singapurense Kishore Mahbubani señaló recientemente en The Straits Times, el enfoque de línea dura de Estados Unidos hacia la compañía tecnológica china Huawei parece estar impulsado exclusivamente por la ideología. En lugar de adoptar una estrategia más mesurada para asegurar que la compañía (y otras similares) cumplan con las reglas globales mutuamente acordadas, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, la ha convertido en una moneda de cambio en su guerra comercial. Si así es como se ve la alternativa a las viejas ortodoxias, todos deberíamos estar preocupados.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Hola
A Favor
En Contra

Trayectoria tipos interés sistemáticos. productividad son dos caras misma moneda

Puntuación 3
#1