Opinión

Europa debe aceptar a Netflix y Amazon Prime

  • El 'streaming' ya es una de las industrias más competitivas del mundo

La BBC intenta establecer una alianza de emisoras europeas para hacer frente a los gigantes estadounidenses de internet. Está en conversaciones con ITV y Channel 4 para crear un servicio de streaming británico rival. El Partido Laborista aboga por un impuesto digital para ayudar a financiar a los operadores del sector público y la Unión Europea, ¡inevitablemente!, planea cuotas para proteger su industria nacional. Durante el último año, el auge de Netflix y Amazon Prime ha sacudido a las emisoras europeas tradicionales, sobre todo en Reino Unido. Ahora busca cada vez más formas de unirse para defenderse.

El pasado fin de semana nos enteramos de que la BBC presiona a favor de una alianza más fuerte de emisoras estatales en toda Europa para intentar construir un frente unido contra las empresas estadounidenses que dominan Internet. Las conversaciones han estado en marcha durante al menos un año para crear un servicio de streaming conjunto BBC/ITV/Channel que ofrezca una alternativa nacional genuina. El líder laborista Jeremy Corbyn, que no puede mirar a ninguna industria sin querer regularla, ha abogado por un impuesto digital para ayudar a financiar la cuota del licenciatario. Los principales radiodifusores de Francia están formando una alianza para impulsar el streaming, mientras que la Unión Europea planea obligar a las compañías globales a cumplir con estrictas cuotas de producción que aseguren que al menos un tercio de los contenidos sean producidos localmente (prepárese para algunos de los "interesantes" dramas estonios y húngaros en su pantalla de inicio de Netflix).

Hay muchas propuestas diferentes por ahí. Pero todos tienen un hilo en común. Europa, incluido el Reino Unido, tiene que tratar de hacer algo para luchar contra empresas como Netflix y Amazon Prime. Si no lo hacen, su herencia cultural será destruida, y no habrá nada más que basura de Hollywood que ver. Pero espera. ¿Es eso realmente cierto? Claro, las emisoras antiguas tienen razón en estar preocupadas. En Reino Unido, por ejemplo, el adolescente medio ahora pasa más tiempo viendo Netflix que la BBC, y es probable que la cifra siga subiendo. El gigante del streaming tiene cerca de 10 millones de suscriptores en el Reino Unido, y ese total sigue aumentando. Y sin embargo, no hay nada de qué preocuparse, al menos para los espectadores. Aquí está el porqué.

Netflix tiene un presupuesto de programación de 13.000 millones de dólares al año

Primero, sin querer sonar negativo, la lucha va a ser completamente desesperada. Netflix tiene un presupuesto de programación de 13.000 millones de dólares al año, y parece tener una financiación casi ilimitada de Wall Street para seguir impulsando su expansión (después de un vaivén en diciembre en la venta de tecnología, sus acciones están ahora aumentando de nuevo).

Está por verse si alguna vez podrá obtener un rendimiento decente de todo ese dinero, pero no hay indicios de que se le vaya a acabar el capital que necesita para producir aún más espectáculos de lujo. ¿Qué se tendría que gastar para crear una alternativa real? Es un número con al menos nueve ceros al final. No tiene sentido pensar que un billón aquí o allá va a funcionar. En realidad, nadie en Europa, incluso si todas sus emisoras se unen, va a poder igualar ese tipo de gasto.

Después, hay mucha competencia en el horizonte. Amazon está invirtiendo una fortuna en su servicio de streaming Prime, con un gasto estimado de 5.000 millones de dólares en nuevos contenidos este año, y ya se está moviendo hacia el deporte también, que puede ser el próximo gran campo de batalla (ya ha conseguido algunos derechos de fútbol de la Premier League). Apple gastó 1.000 millones de dólares en contenido el año pasado y planea lanzar su propio servicio de streaming en los próximos meses (y con 280.000 millones de dólares en el banco, no contará los centavos). Mientras tanto, YouTube Premium de Google tiene 20 nuevos programas en preparación, y Facebook está encargando más para su servicio de vigilancia. Al mismo tiempo, Disney, tras la adquisición de Fox, está realizando un audaz lanzamiento al sector y controla franquicias de gran éxito como Star Wars y Marvel, mientras que AT&T, tras la adquisición de Time Warner, controla programas como Friends y Game of Thrones. Lejos de estar dominado por un solo actor, el streaming se está convirtiendo en una de las industrias más competitivas del mundo. Sin duda habrá bajas, y costosos fracasos -pero nadie puede argumentar que el cliente no tiene elección.

Los creadores de programas europeos están prosperando en el suministro de contenido para los gigantes del streaming

Por último, los creadores de programas británicos y, de hecho, europeos están prosperando en el suministro de contenido para los gigantes del streaming. Netflix tiene 293 espectáculos originales en producción en todo el mundo, mientras que Amazon tiene 76, y Apple 26 (y ambos tendrán que aumentar eso si quieren seguir en la carrera). Entre ellos, Netflix y Amazon gastaron 150 millones de libras esterlinas en producción en Gran Bretaña el año pasado, empujando a la industria a registrar ingresos anuales. Disney y AT&T probablemente gastarán cantidades similares muy pronto: una de las lecciones que Netflix ha enseñado a la industria es que se necesita una mezcla de contenido local e internacional para atraer a millones de suscriptores. Quién es el dueño de la plataforma, y los servidores y algoritmos que entregan la programación a la pantalla, no marca ninguna diferencia. Es el contenido lo que cuenta, y eso ya es británico o europeo.

Claro, la radiodifusión está cambiando sin ningún reconocimiento. Está siendo radicalmente perturbada por algunas empresas muy ambiciosas. Es fácil entender por qué los radiodifusores tradicionales están nerviosos al respecto. Va a ser cada vez más difícil entender por qué tenemos que pagar una costosa tasa de licencia en el Reino Unido, o por qué la mayoría de Europa necesita radiodifusores respaldados por el Estado con cuotas de contenido y regulación, en un mundo en el que se dispone de una gran cantidad de contenido brillante a un precio mensual relativamente bajo.

Los anunciantes van a seguir alejándose de los canales comerciales que ya no pueden ofrecer las audiencias masivas que antes ofrecían. Pero eso es para mejor. Y todos acabaremos peor si se permite a las emisoras estatales tradicionales aplastarlo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2

Usuario validado en elEconomista.es
Asies
A Favor
En Contra

Es curioso, cuando empresas españolas hace casi 20 años empezaron a ofrecer música en streaming o mp3 se les hecharon encima para eliminarlas. Lo mismo cuando se empezó a ofrecer películas (no hablo de las piratas). Pocas licencias para difundir y las americanas pedian barbaridades. Entonces llegan las empresas americanas con toda su industria detrás y de golpe todo es posible. Los políticos siempre se enteran tarde y mal.

Puntuación 2
#1
luis
A Favor
En Contra

Ni netflix ni piribix. Lo que anuncian ahí lo tienes en dos días danzando por Internet para bajártelo. Y del amazon prime, pagar por adelantado para que algunas cosas me la manden "gratis" es un engañabobos

Puntuación 1
#2