Opinión

Un primer paso conciliador de China

El mercado, sobre todo la industria automovilística, recibió ayer con entusiasmo los rumores acerca de un posible recorte de los aranceles del 40% que China aplica a los vehículos fabricados en EEUU. Pese a la euforia, conviene valorar con mesura este posible relajamiento de la tensión en la guerra comercial por parte de Pekín.

No en vano todavía falta una confirmación oficial plena por parte de las autoridades chinas. Pero, sobre todo, debe considerarse que el pacto alcanzado por Trump y Xi en la cumbre del G-20 no sólo afecta a la industria automovilística, sino que demanda avances semejantes en sectores tan delicados como la tecnología y la agricultura. El principio de desarme arancelario de China estaría así sólo en su primer paso.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin