Opinión

Más sobre el suicidio económico de Cataluña

España, desde que se constituyó como tal, tiene en su historia multitud de alzamientos regionales. Basta pensar en lo sucedido en la guerra castellana de las Comunidades, o los alzamientos de Andalucía, o lo ocurrido con los irmandiños gallegos, y no digamos lo que sucedió en la etapa de la I República, cuando como consecuencia de la Revolución Cantonal, por ejemplo, Cartagena amenazaba desde su independencia a Alemania, y así sucesivamente.

 Esas ideas republicanas de implantar un sistema federal se renovaron de algún modo en 1930, en el Pacto de San Sebastián, y todo eso tuvo lugar con una ignorancia absoluta de que de esa forma, se impedía, no sólo el desarrollo económico del conjunto de España sino también el de la propia economía de cada uno de esos elementos aislados.

El inicio del renacimiento de estos planteamientos en Cataluña tuvo, en parte, un talante económico, el de mantener cerrado el mercado nacional -incluyendo el cubano, lo cual originó precisamente la independencia de la isla- en toda clase de productos, en vanguardia los textiles, y en general con todo lo producido en Cataluña. La vinculación del proteccionismo y el catalanismo se acabó enlazando con planteamientos separatistas y todo ello ha sido muy estudiado. Provocó realidades como la llegada de Cambó al Ministerio de Hacienda y, desde él, poner en marcha, tras la I Guerra Mundial, el sistema proteccionista que durará -con ayuda de Gual Villalbí- hasta 1959.

Se creaba así, como señaló el profesor Torres, la autofagia del sistema económico español: mercados internos reducidos, que para malvivir, tenían que desarrollar, con objeto de que sus empresas protegidas funcionasen, el empleo para ellas de materias primas españolas exportables, las cuales, al no salir al exterior, impedían adquirir productos esenciales generados en otros países para nuestro desarrollo.

Pensemos, por ejemplo, en el mineral de hierro exportable que se quedaba en Altos Hornos de Vizcaya cuando generaba productos siderúrgicos exclusivamente para el interior de España, al ser evidentemente caros, y que además en este caso, aumentaban su precio con la colaboración corporativa de la Central Siderúrgica de Ventas. El mineral de hierro no se exportaba; no teníamos posibilidad de adquirir, como consecuencia, materias primas baratas no generadas en España, y el acero español no podía salir al exterior por su carestía. Esta autofagia señalaba Torres que tenía un diosecillo protector: el Sasi Parere, un idolillo de las selvas de Brasil que se alimentaba comiéndose a sí mismo, por lo que, en sus esculturas, carecía de uno de los brazos y tenía trozos del cuerpo eliminados por habérselos comido.

Este panorama de freno a la economía y de problemas de comercio exterior se completaba, progresivamente, con las posibilidades que pudieran surgir del sistema autonómico nacido en 1978, o sea de poderes autonómicos grandes por lo que se refiere al intervencionismo económico, con lo que surge, actualmente en España, una clara ruptura de la unidad de mercado. Desde Adam Smith sabemos que eso frena la actividad económica, y por tanto, con datos sobre España, como ha mostrado una publicación concreta y reciente de Doing Business, sobre esas cuestiones del Banco Mundial, queda muy claro.

Pasemos al concreto caso planteado en Cataluña. Una contribución del movimiento romántico y su intento de lograr la adhesión del mundo rural carlista, que tenía fuertes enlaces con la Iglesia, creó una base adicional en favor del catalanismo. Basta leer, por ejemplo, la colección del semanario, editado en Barcelona, La Hormiga de Oro, para observar estos enlaces que generan la adhesión de una Cataluña singular, muy católica, enemiga de los Borbones que reinan en Madrid, y que defienden, o pueden defender, de alguna manera, posibilidades de apertura del mercado español. Por ejemplo, cuando esa Iglesia rural catalana protesta ante el Papa porque, al nacer Alfonso XIII, el Sumo Pontífice había aceptado ser su padrino en el bautismo, a petición de la Reina Re-gente, María Cristina de Austria, que podía im-pulsar una rebaja en los aranceles.

Se ha expuesto multitud de veces de dónde surgió el conjunto de la producción fabril y de servicios de Cataluña, al depender fundamentalmente del mercado del conjunto de España, y, actualmente, de sus enlaces con todo ese amplio mundo comunitario que va de Francia hasta Grecia o Polonia.

Eso último se convierte en capacidad de proseguir ampliando la estructura del distrito industrial creado por el proteccionismo en Cataluña hacia un futuro radicalmente mejor. Pero si Cataluña se separa del resto de España y, si por ello, el Gobierno español, como lógica consecuencia, impone el veto al ingreso de Cataluña en la Unión Europea, ese mercado exportador que ahora funciona, desaparece. Tal hundimiento posible de la industria y los servicios, por ejemplo, es lo que se encuentra, con claridad, en ese incremento, ligado a recientes planteamientos separatistas y a una fuga empresarial amplísima, de empresas de todo tipo que acabamos de contemplar, a partir del incremento de las medidas separatistas iniciadas en el otoño de 2017 por el denominado Govern en esa región. El refugio en el más amplio mercado español de todo ese conjunto de empresas, se ampliaría muchísimo más si culminase esa pretendida creación de una "República Catalana".

Pero, también tendría esto algún impacto en ese reducto productor del separatismo, que tiene no sólo alcaldes, sino políticos y curas párrocos a la cabeza en las zonas rurales. De ahí el interés que pase a tener el artículo de ese gran experto en economía rural española que es el profesor Jaime Lamo de Espinosa, titulado Cataluña se asoma a un abismo también agrario, publicado en Vida Rural, 15 de octubre de 2018, págs.-3-4. Por supuesto, que el conjunto concreto de los dirigentes de la economía rural y su coyuntura ya lo conocen, pero para el resto de los españoles y muy concretamente, para los catalanes y no digamos para todos los que dependen en uno u otro sentido de su realidad agraria como pá-rrocos y religiosos situados en zonas agrarias, carece de sentido que no comprendan expresamente lo que la salida de España significaría.

¿Y qué nos dice Jaime Lamo de Espinosa? En primer lugar, como ha señalado en ese artículo, Cataluña quedaría fuera de la Unión Europea y eso, automáticamente, generaría que las ayudas de la PAC -por ejemplo, básicas para mantener el rendimiento de las buenas cosechas, como ya King señaló en el siglo XVII-, que afectan de manera impresionante a ciertas producciones agrarias de Cataluña. Por eso conviene que se tenga en cuenta lo que concretamente señala el profesor Lamo de Espinosa: "En el periodo 2007-2017, Cataluña ha recibido fondos del FEGA, en el marco de la PAC, por importe de 2.238,7 millones de euros, lo que supone una media de 319,81 millones/año destinados a 58.260 perceptores, es decir, 5.480 euros por persona", y todas esas cifras se exponen en los datos oficiales del FEGA (Fondo Europeo de Garantía Agrícola). Y ese beneficio se percibe por los cultivadores de frutas y hortalizas, de vinos y cereales y por los poseedores de ganado vacuno, ovino y caprino, a más de los dueños de los cultivos de agrios, de productos herbáceos, de productos porcinos y lácteos" e incluso, de los de los arrozales.

Por lo señalado, actualmente Cataluña es la segunda comunidad receptora de ayudas para el ganado vacuno, y la tercera en ayudas en cultivo de arroz. Añádase a esto que, si tenemos en cuenta todo el conjunto de ayudas del citado ámbito comunitario, para los agricultores de Barcelona, Tarragona, Lérida y Gerona, la pérdida de esas ayudas obligaría a la práctica desaparición de su vida rural. Hoy tiene un paralelismo, en el sector rural, con lo que sucede en Escocia. Precisamente por eso, los agricultores escoceses se han vuelto separatistas, para continuar dentro de la Unión Europea si el Brexit acaba consolidándose. Dice especialmente sobre derivaciones de esta cuestión Jaime Lamo de Espinosa que el whisky y el cava son paralelos y a ellos podrían unirse las industrias cárnicas. Serían sectores sumamente dañados, pues su progreso, ya en Escocia, ya en Cataluña, depende de la Unión Europea.

Finalmente, y ya en general tampoco parece que deba olvidarse que el 80% de las rentas totales catalanas derivadas de bienes y servicios, se dirige al resto de España. ¿Qué le va a suceder a esa posible nueva economía catalana en caso de separación, y al conjunto de fondos de esa autonomía si además se le pasa a aplicar la TEC, o sea Tarifa Exterior Común? Luis de Guindos se une a lo que indica Jaime Lamo de Espinosa y lo que yo he señalado muchas veces: sería un suicidio económico.

Piénsese si dirigentes políticos, económicos, sociales y religiosos no deberían meditar muy seriamente sobre todos estos datos; y subrayo, especialmente lo que se refiere al papel que tiene en la consolidación del catalanismo, parte del pensamiento de la Iglesia en la región, como se observa en los artículos Obertura catalana y catolicismo democrático" de Josep Mª Margenat, S.J., y Cataluña y España en la crisis del pacto constitucional: obstáculos para un reconocimiento profundo, de Josep F. Mª. Serrano, S.J. y Ramón Xifré, publicados en Razón y Fe, (julio-agosto, 2018, nº 1434, pp. respectivamente 31-48 y 49-62, en los que se ignoran, absolutamente, todas las cuestiones económicas relacionadas con el fenómeno catalanista, desde las crisis bancarias y el proteccionismo de Cambó, a lo que sucedería en relación con la salida de la UE. Pero, los suicidas ¿piensan adecuadamente en su futuro cuando se arrojan por un balcón de una casa de veinte pisos?

comentariosforum12WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 12

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

La mediocridad y los catalanes, amigos intimos
A Favor
En Contra

Excelente artículo, pero a ellos lo que realmente les importa es suicidarse.

Puntuación 21
#1
Usuario validado en elEconomista.es
Diábolo
A Favor
En Contra

Ojala tuvieran una pequeña parte de su conocimiento señor Velarde...

Puntuación 16
#2
Manuel
A Favor
En Contra

Te enrollas como una persiana.

Puntuación -10
#3
paco franco
A Favor
En Contra

Que obsessions con Catalunya , si tan preocupados estan que la dejen suicidar sola . Lo que ocurre es que si cae la pieza cae todo el puzzle ,o se Ezpañistan , que tarde p temprano caera , porque ningun país aguanta tanto funcionario y politico corrupto.

Tampoco ningun país serio puede aguantar unos medios de comunicacion , al servicio de la corte y de todo una trama de un estado podrido por dentro que lo corroe todo

Puntuación -19
#4
David
A Favor
En Contra

Con el control de los medios, educacion, exaltacion del catalanismo, con la inculcacion del odio a todo lo espanol han llevado a una parte de la poblacion al radicalismo donde se mueven con el corazon y no con la razon. Esto llevara generaciones cambiarlo. Es lo que tiene el nacionalismo, mas cuando se inculca con un odio hacia otro y se envuelve con dosis de supremacismo.

El independentismo catalan es el peor nacionalismo de todos, es basicamente lo que ha pasado en la Alemania nazi, Yugoslavia, etc.

Porque vivimos en el siglo XXI y no tienen ejercito, sino no hubieran creado una guerra y hubieran hecho una limpieza etnica y matado a todo espanol.

Puntuación 9
#5
forrest gump
A Favor
En Contra

El problema es que en vez de leer opiniones sensatas y razonadas la hinchada lee el TBO independentista. Como Cataluña en este momento mas que el centro del universo, con las nuevas comunicaciones solo es una región periférica, que hasta el capital en un principio separatista esta huyendo, en muy pocos años la ruina y la decadencia la tienen asegurada, el problema es que como siempre el paganini será el pueblo, los ricos también hablan Español y Francés como en Andorra

Puntuación 10
#6
Cat vende productos basura a precio de oro.
A Favor
En Contra

Profesor, sea más claro por favor, los catalanes negociaron unos aranceles, previo soborno a los políticos de Madrid, que arruinaron al resto de la industria en las demás regiones españolas, víctimas de los aranceles contra España de todos los países del entorno mientras a los catalanes se les reservaba en exclusiva el mercado español y atraían el capital y mano de obra del resto de España, que quedaba como un desierto económico. A pesar de tantas ventajas los productos catalanes hoy no son competitivos ni en precio ni en calidad con equivalentes producidos en países del entorno, compare precios catalanes de cualquier producto con el portal alemán www.violey.com , todo lo catalán cuesta el doble y es basura por comparación. Profesor, la pregunta es por qué a pesar de todas las ventajas durante un siglo, no son competitivos ?

Puntuación 0
#7
Josep Orni
A Favor
En Contra

El personaje principal en las tramas mafiosas, es el contable. No busquen a los capos, busquen al contable.

Puntuación -1
#8
-
A Favor
En Contra

Para los suicidas no existe el futuro, si muere el perro se acabó la rabia...

Puntuación 2
#9
plenilunio
A Favor
En Contra

Hace un par de días ha salido una noticia diciendo que el Traidor Gobierno del PSoe ha sacado una subasta de electricidad para abastecer a la Industria Electrointensiva y que a Cataluña le otorga un mayor descuento que a otras regiones de España.

Es escandaloso, es injusto, es inmoral. Pero siempre fue así y lo sigue siendo. Hay que cambiar estos derroteros políticos.

Para ello sólo el Boicot pone las cosas en su justa medida porque redirecciona y redistribuye el negocio.

Está uno harto de ver cómo se privilegia a las regiones más Traidoras y antiespañolas.

Puntuación 4
#10
chema
A Favor
En Contra

que jarta de mentiras

Puntuación 0
#11
nuri
A Favor
En Contra

vaya articulo que lastima que buen hombre si e4s que se puede decir eso no tenga nociones de cultura genera de la historia de España y sea un charlatan del tres al cuarto y lastima que el economista publique esta basura que todo lo que dice es mentira en fin en vez de dar mas soluciones creen mas indempendentistas a una cosa y la culpa eso si al CATALAN

Puntuación 0
#12