Opinión

Los nuevos jacobinos españoles

El otro día me sorprendió una conocida mía, que en su juventud era de izquierdas, y luego votó al PSOE o al PP. Me dijo: "estoy pensando en votar a quien anuncie que quiere eliminar las autonomías y sea de derechas o muy de derechas, porque la izquierda no me lo asegura". A lo que respondí: "¿Te he oído bien? ¡Quién te ha visto y quién te ve!" Así acabó el casual encuentro.

Y es que en España están brotando nuevos jacobinos. Los jacobinos eran miembros de un grupo político que en la Revolución Francesa querían un Estado fuerte y centralizado frente a los poderes locales o regionales que consideraban más proclives al caciquismo y, por tanto, a la pérdida real de libertades. Un peligro real del que hay ejemplos evidentes.

Pero junto a esa defensa de la libertad individual, los jacobinos desarrollaron procedimientos que les llevaron a excesos. Su deseo de control les condujo al uso del terror. La historia lo personifica en el periodo de mando de Robespierre, después arrestado y guillotinado bajo la acusación de abuso de poder en el verano de 1794. Más tarde Fouché, ministro de la policía de la República, que había sido jacobino, ordenó la clausura de la agrupación.

Por eso se suele llamar jacobino al partidario de un Estado centralizado en el que desde la capital de la nación dirija toda la actividad política y administrativa. Es lo que quería mi amiga, demócrata y constitucionalista convencida y anti-autonomista sobrevenida ¿Por qué este viraje? Siempre hubo electores en contra del Capítulo VIII de la Constitución. Pero no pasaban de un porcentaje pequeño. Pero ahora hay nuevos partidarios de eliminar las Autonomías de la Constitución de 1978; desarrolladas desde entonces.

Su crecimiento es reciente. No aumentaron ni siquiera durante el terrorismo de ETA; lo han hecho los últimos años como reacción al Procés. El intento de ruptura de la legalidad para lograr una secesión de la querida Cataluña ha alertado a muchos españoles.

La deslealtad constitucional de los independentistas los asustó. La utilización de la educación para ampliar sus bases sociales y la intención de desgajar la nación tarde o temprano les produce terror. Pero también ha aumentado el número de los nuevos jacobinos, su convencimiento de que los constitucionalistas no son capaces de frenar de verdad el Procés, que aún disminuido sigue vivo y colando.

Por eso aumentan los jacobinos. Un conjunto de votos que buscan algo en estos momentos imposible y cuyo intento llevaría a un nuevo enfrentamiento entre españoles. Bien harían independentistas y constitucionalistas en resolver el conflicto antes de que el nuevo jacobinismo acabe consolidándose en manos de un populismo centralista y les pueda plantar cara con más fuerza.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

CHUCHI
A Favor
En Contra

Desde luego la Constitución recoge y reconoce aspectos que es imposible no creen situaciones que, en vez de homogeneizar, nos situen en una escalera sin fin donde todo es posible y nada queda cerrado.

Por ello, los motivos para desear un reset son varios, uno de ellos el procedimiento que se sigue para el trapaso de competencias y la adjudicación de los dineros, los partidos nacionalistas esgrimen sus votos cuando el Gobierno Central los necesita, y, a cambio, piden contraprestaciones discriminatorias para el resto.

Así que, aparte que cada vez haya mas nacionalistas en esos territorios, los ciudadanos en cualquier territorio no nacionalista, será natural que piensen, o puedan empezar a pensar: si tuviese un partido nacionalista propio y particular a quien votar, que pudiese negociar sus votos, llevaría mas lejos mis peticiones.

Si a lo anterior añadimos que los partidos se han consolidado como los campeones en crear empleos para sus acolitos, y mantenemos una colonia de políticos, en activo y jubilados, que hacen leyes como el rey palomo, sin importarles como lo pase el resto, resulta que el personal estamos hasta la coronilla de tanto despilfarro, y tenemos el deseo que adelgace el cuerpo político en activo y jubilado, tanto de las Autonomias, como del Gobierno Central y de Instituciones varias.

La economia también nos dice que Autonomías, con un pequeño territorio pero con un aparato político similar a otras mayores, resulten sostenibles, y, por tanto, algo se debería hacer.

Puntuación 5
#1