Opinión

Previsión del sistema de pensiones en 2015

  • Sólo garantiza el equilibrio financiero hasta 2027

Cada vez somos más conscientes de la necesidad de ahorrar para nuestra jubilación. La incertidumbre sobre la sostenibilidad de las pensiones públicas acentúa la creciente concienciación de cara a acumular un cierto capital para la jubilación. Es necesario tomar responsabilidad para poder disminuir la diferencia de ingresos que se creará llegado el momento de recibir la pensión, y poder mantener así nuestro nivel de vida.

Gobiernos y empresas deben implicarse y ofrecer una relación clara y concisa sobre los beneficios de los que poder disfrutar llegado el momento de la jubilación, así como herramientas e información que las personas puedan utilizar para establecer sus propios objetivos de ahorro. Concienciar a la sociedad sobre su futuro financiero ha de ser pues una misión de industria y gobiernos. Según estudios del Ministerio de Trabajo, el sistema público de pensiones solo garantiza el equilibrio financiero hasta 2027. Y es que existe una realidad que no podemos perder de vista: nos encontramos ante una pirámide poblacional invertida, por lo que el reparto del sistema es insuficiente y se calcula que en 2049 por cada diez personas en activo, contaremos con casi siete jubilados.

Este desajuste con el que nos encontraremos llama a la necesidad de planificar y responsabilizarnos de nuestro futuro financiero de manera personal.

Desde esta perspectiva, las reformas introducidas en la fiscalidad de los productos de previsión han desaprovechado una gran oportunidad de ofrecer un estímulo adicional de cara al ahorro a largo plazo. Medidas como la reducción en los límites de las exenciones para las aportaciones a planes y fondos de pensiones no van en la senda de potenciar el ahorro que es el único camino para conseguir una auténtica previsión social para las familias. Es necesario que desde la Administración se eduque, apoye y se premie al ahorrador a largo plazo.

Por ello, desde el sector asegurador, tenemos un inmenso reto ante nosotros de llevar a cabo una labor educativa sobre los beneficios de asegurar nuestro futuro financiero y el de los nuestros.

El porcentaje de población activa española que dispone de un plan de pensiones privado es relativamente bajo (18,6 por ciento). La gran mayoría de estos regímenes son planes personales, más que profesionales, y todos ellos se gravan en el momento de retirar los fondos.

Los paradigmas están cambiando. Según las conclusiones del Estudio de Preparación para la Jubilación de Aegon, los trabajadores creen que permanecerán activos más tiempo, incluso creen que seguirán trabajando una vez alcanzada la edad de jubilación. Los gobiernos deben realizar los cambios necesarios en las leyes laborales y las empresas deben ajustar sus políticas de personal a esta nueva realidad, como sucede ya desde hace tiempo en varios países de Europa.

Es muy importante que cada uno de nosotros seamos conscientes de cuál será la situación en la que nos encontraremos una vez alcanzada la edad de jubilación, y qué medidas tomar para que nuestro nivel de vida no se vea afectado. Para ello, será fundamental concienciar a la sociedad del cambio de modelo que se impone y en el que se hace necesario fomentar el ahorro y planificar cómo se desea vivir en un futuro.

Esta planificación debe buscar el equilibrio entre la comodidad, para ser sostenible en el tiempo, y la auto exigencia, para obtener una mejor solución.

Únicamente a través de ese esfuerzo lograremos la consecución de una buena previsión y la tranquilidad de saber que podrás mantener tu nivel de vida una vez llegado el momento de la jubilación.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum