Opinión

La otra casta: el acoso y derribo en Indra

Desde la toma de control de Endesa por parte de la italiana Enel no habíamos visto una operación de acoso y derribo como la conocida esta semana sobre Indra, que se saldó con la salida de su presidente, Javier Monzón. El fondo británico Hanson pretendía hacerse con el control de la empresa de tecnologías de información española a precio de saldo. Todo comenzó en realidad hace unos 18 meses, cuando el ministro de Defensa, Pedro Morenés, llamó a Monzón a su despacho para comunicarle que no contaba con su apoyo, porque no había una línea de colaboración adecuada. Monzón replicó que estaba dispuesto a cambiar lo que fuera necesario para mejorar la relación con Defensa. Sus contratos representan alrededor del 12 por ciento de la facturación anual de Indra. Pero era obvio que el ministro tenía ya tomada la decisión.

Desde ese momento empezó un vía crucis para el directivo, que culminó esta semana con su cese. El ya expresidente llamó también a la puerta del secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, en busca de repuestas. Pero se topó de nuevo con un muro de silencio. Argüelles mantiene, en ocasiones, intereses encontrados con su ministro. En esta ocasión no fue así.

Pronto apareció en escena un fondo de inversión, Hanson, interesado en adquirir el 20 por ciento en manos del Estado, aprovechando su caída de alrededor del 50 por ciento en bolsa. Su representante en España, Antonio Hernández-Mancha, exsecretario general del PP, iba acompañado de otro ex de peso, Eduardo Serra, actual presidente de la Fundación Everis. El exministro de Defensa es conocido por poner y quitar a los ministros del ramo gracias a su excelente relación con el Rey Juan Carlos, a quien el Gobierno de turno siempre consulta el nombramiento del titular de Defensa como jefe de las Fuerzas Armadas. Era evidente que los intereses de Serra y de Morenés, que se mueven en los mismos ambientes selectos de la alta burguesía, coincidían.

El tercero en discordia fue Santiago Foncillas, hijo del expresidente de Dragados y miembro de Advisia, una consultora especializada en telecomunicaniones, energía y medios.

Los tres se repartieron sus funciones. Foncillas se encargó de filtrar a confidenciales todo tipo de informaciones sediciosas sobre Indra y sobre la inestabilidad de su presidente para forzar su marcha.

Serra y Hernández-Mancha, en el papel de posible sucesor de Monzón, movieron los hilos políticos. Lograron que los recibiera Mariano Rajoy. El presidente se puso de canto, como suele ser habitual, y pasó la pelota al titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, quien a su vez consultó con Ramón Aguirre, presidente de la Sepi, dueña del paquete estatal.

Aguirre se negó en redondo a vender con minusvalías, después de verse obligado a provisionar más de 30 millones por las caídas bursátiles. La Sepi entró a alrededor de 10 euros por título en sustitución de la antigua Caja Madrid para evitar que cayera en manos de la francesa Thales, que rondaba desde hace tiempo a Indra. Después de un momento inicial en que la acción se encaramó a los 13 euros, se produjo un desplome, hasta menos de 8 euros. Serra y Hernández-Mancha pasaron al ataque y acusaron a Aguirre de convertirse en el protector de Monzón.

El descalabro en bolsa lo propició el resultado del tercer trimestre, muy inferior al esperado. Monzón había decidido sustituir a su mano derecha, el consejero delegado Regino Moranchel, cuando cambió de color el Gobierno ante las reticencias de algunos miembros del PP. Un error que acabó pagando caro. El elegido para el puesto falleció repentinamente antes de asumir el cargo y éste recayó en un joven y avispado directivo, Javier de Andrés. Un hombre muy cualificado y conocedor a fondo de Indra, aunque con menor experiencia en la gestión.

Los recortes en Defensa y la profunda crisis española asfixiaron los márgenes de Indra, que además tuvo que soportar el retraso en el pago a proveedores. Monzón aguantó estoicamente la plantilla sin acometer ajustes por recomendación del Gobierno, lo que lastró más las cuentas. La entrada en Brasil, en un momento de ebullición, dio la puntilla a los resultados, en cuanto comenzó a desinflarse la burbuja. El tándem que durante más de veinte años había funcionado a la perfección con Moranchel se rompió. Monzón y De Andrés acabaron con reproches mutuos.

Los fundamentales de la compañía son buenos y rápidamente recuperables en la nueva coyuntura económica. Los compradores los conocen y por eso recurrían a todo tipo de argucias para entrar a precio de derribo. Foncillas es socio de Josep Pujol, uno de los hijos del expresidente de la Generalitat, que trabaja para Indra desde hace años.

Afortunadamente, el Gobierno se puso en guardia. Las cuantiosas pérdidas de RTVE, que propiciaron el cese fulminante de Leopoldo González-Echenique, impedían a la Sepi abordar la venta de Indra con minusvalías. Paradojas de la vida. La férrea ortodoxia de Montoro en asuntos monetarios acercó su postura a la de Ramón Aguirre. Acordaron pedir ayuda a Telefónica, para pertrecharse ante la posible entrada de un socio hostil. Alierta aceptó el envite, pero dejando claro que sólo adquiriría alrededor del 5 por ciento.

El propio presidente de Telefónica se lo confirmó a Monzón, que acudió en peregrinación a su despacho para recabar apoyo. Alierta le comunicó que no podía hacer nada para salvarlo de la quema y le confirmó que el Gobierno buscaba un sustituto. En realidad, no había otra salida. Los malos resultados y la drástica bajada en bolsa dejaron sin argumentos para su defensa tanto a Aguirre como a Montoro, después de sostenerlo más de un año entre presiones de todo tipo.

Esta misma semana, Expansión abría en portada que Telefónica tomaría el control de Indra, para tratar de traspasar la responsabilidad de la operación a una empresa privada. Una estratagema de comunicación, en la que el rotativo salmón cayó como un elefante en una trampa para niños.

El Gobierno buscó la complacencia de los socios de la tecnológica. El nombramiento de Fernando Abril-Martorell como presidente esta semana se impuso al de otros candidatos oficiales gracias al apoyo de los March, uno de los principales accionistas. Abril-Martorell cumplía el perfil de gestor con larga trayectoria y una currículum de buenos resultados a sus espaldas.

Los mercados premiaron con subidas del 20 por ciento los cambios en Indra, magníficamente orquestados desde Hacienda y la Sepi para evitar que una empresa de referencia cayera en manos de tiburones financieros, dispuestos a trocearla y revenderla al mejor postor con pingües beneficios. Serra, Hernández-Mancha y Foncillas son dignos representantes de esa casta que denuncian los de Podemos, muñidores de contactos para repartirse comisiones. Afortunadamente, en esta ocasión, no se repitieron los errores de la etapa Zapatero.

La misma política en que caeríamos si Pablo Iglesias llega al poder algún día. El líder de Podemos es víctima de sus críticas. Sus dos hombres de confianza, Juan Carlos Monedero e Íñigo Errejón, han sido apartados de la Universidad. El propia Iglesias y su número tres, Monedero, están bajo sospecha de lucrarse para su beneficio de cantidades, que ni siquiera fueron declaradas al fisco. Imagínense qué pasaría si tuvieran bajo sus tutela a las grandes empresas españolas. Montoro debe investigar a fondo las irregularidades y el peso de la ley debe caer sobre ellos, al igual que ocurre con los dirigentes de otros partidos.

Relacionados

comentariosforum27WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 27

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

c
A Favor
En Contra

Este capitalismo vulnerable, ha tenido que usar las tecnicas comunistas de intervencionismo para conseguir sus fines, de paso alguien gano mucho dinero en un dia....

Puntuación 26
#1
FBI
A Favor
En Contra

Jajjaaj a el k escribe este cuento kien le paga?? Patetico!!

Puntuación 3
#2
AsiduoLector
A Favor
En Contra

Leo el artículo, y me siento informado; lo termino y me siento avergonzado.

Se imagina la poca necesidad que hay de hablar del tiempo y poner un último párrafo con acusaciones sin base y que no guardan absolutamente ninguna relación con el resto del artículo.

El mundo está dejando de ser un buen periódico de investigación a uno partidista, y rozando el sensacionalista. DEP.

Puntuación 43
#3
trilero
A Favor
En Contra

patético

Puntuación 14
#4
Usuario validado en elEconomista.es
ronaldoo
A Favor
En Contra

Sin duda alguna todo lo que gire en torno al estado esta podrido e infectado.

El estado es nuestra mayor desgracia económica y social.

Puntuación 20
#5
FUERA AUTONOMIAS
A Favor
En Contra

Las autonomias son nuestra mayor desgracia económica y social.

Puntuación 28
#6
Usuario validado en elEconomista.es
Efede
A Favor
En Contra

En resumen: una parte de la casta se pelea con otra. ¿Porque Alierta y los March que son?

Puntuación 15
#7
Anda y que os den ¡PODEMOS¡
A Favor
En Contra

No lo entiendo una casta formada por comisionistas (del partido del pequeño Nicolás), y que utilizan a Alierta (el del soplo al sobrino en el caso Tabacalera para que pegara el pelotazo) como ariete, que hace la guerra a otra casta de comisionistas.

Vamos a acabar con el capitalismo. Los comisionistas están en el ADN del partido podrido y del capitalismo.

Puntuación 14
#8
hereje
A Favor
En Contra

Todo el articulo relata lo peor del capitalismo, especulación, luchas intestinas entre gobiernos y empresas semipúblicas, empresas privatizadas en manos de amigos a las que se le piden favores etc, etc y sin embargo termina con un párrafo que da vergüenza leerlo, podíais terminar todas vuestras noticias con el y desentonaría exactamente lo mismo, es burdo no, burdisimo.

Puntuación 18
#9
A Favor
En Contra

se a lucido con el apocalíptico final del artículo.

Puntuación 17
#10
MFA
A Favor
En Contra

Creo que Indra llegará a los 14 euros. Tiene base y es una empresa solida. La tecnología es el futuro

Puntuación 7
#11
albadalejo
A Favor
En Contra

DESPUÉS DE SOLTAR TODO EL ROLLO LA CONCLUSIÓN ES QUE PABLO IGLESIAS ERREJON Y MONEDERO SON MUY MALOS, Y ESO QUE ELLOS NO HAN TENIDO NADA QUE VER CON LA NOTICIA, EL ECONOMISTA APESTA A SECTARISMO MUCHAS VECES

Puntuación 24
#12
Roger Roger
A Favor
En Contra

Las castas del país es precisamente lo que Podemos quiere cargarse.

Que tengan éxito no está tan claro, pero si no son ellos ¿Quien sacará a todos estos apellidos mencionados de las comisiones por destruir España?

Puntuación 13
#13
PTL
A Favor
En Contra

¿ Para cuando ampliación de capital en telefónica ?

Con la venta de O2 y el dinero que mete aquí ,en cualquier momento nos la meten igual que el Santander

Puntuación 4
#14
PODEMOS acabar con los corruPPtos
A Favor
En Contra

Fantástico el desenlace, la política ficción es fantástica. Y está escrito por el director de El Economista. El artículo es patético, estupefaciente, elocubrante, una basura, ...

Hace mucho tiempo que este ¿panfleto? no hace nada más que tirar con balas a PODEMOS. Y todos sabemos que nada se hace porque sí, detrás hay unos intereses.

Y da la impresión de un claro sectarismo a favor del PP.

Puntuación 12
#15
Luis
A Favor
En Contra

Acabo de buscar Amador G. Ayora en Google y pone que fue Subdirector de La desRazón.

Entonces, queda explicado totalmente el sectarismo del artículo. Estamos rodeados de la casta o de personajes afines a la casta.

Puntuación 12
#16
Usuario validado en elEconomista.es
JKHAN
A Favor
En Contra

Los mismos ladrones nos roban desde 1939.

Las mismas familias, los mismos apellidos.

Esto se tiene que acabar.

De aquellos asesinatos, estos robos y estas prepotencias.

Puntuación 8
#17
R
A Favor
En Contra

En cambio si dejan que la/ Seda de Barcelona se arruine por trapicheos que han hecho,en esta estuvieron de consejeros o apoderados los Pujol y Arturo Mas y ahora tiene a varios directivos en el juzgado,pero el gobierno ha pasado de todo ?por que?

Puntuación 2
#18
luas
A Favor
En Contra

al 17, ¿Que te roban a ti?

Accionista del Santander de pegote y también de Indra?



JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

Puntuación -3
#19
El Yo
A Favor
En Contra

Vaya mierda de articulo. Con moralina final.

Puntuación 0
#20
Alex
A Favor
En Contra

Bueno, los chanchullos de siempre. Sin novedad en el frente.

Lo de Podemos es de traca. Todavía no han llegado y les achacan las políticas mafiosas que han estado vigentes toda la vida en este país.

Puntuación 4
#21
Fernan
A Favor
En Contra

Por lo de ENDESA, alguien debería haber tenido responsabilidad y el primero el Pte. del Gobierno de entonces ZP, una cosa es vender, pero que quede en manos españolas y con el centro de dirección y gestión en España, no como ENDESA que ha vendido todos sus activos para quedárselos ENEL, que no le llamen ENDESA, que le llamen ENEL España.

Puntuación 3
#22
Fernan
A Favor
En Contra

Lo de Serra y Hdez Mancha no tiene nombre, son traidores a su país por llevarse una jugosa comisión, una empresa de referencia podía haber sido troceada y vendida al mejor postor, liquidada y haberse llevado sus activos a otro país y dejando a miles de personas en paro.

Habría que .....

Así hemos perdido hacer nuestros camiones, nuestros tractores, nuestras furgonetas, Pegaso, Barreiros, Avia, Ebro, SEAT y otras empresas como Derbi, Montesa, Ossa, Bultaco, Tabacalera, Astilleros, Altos Hornos, etc, han convertido a España en un desierto industrial y por eso no hay trabajo, no hay tecnología, no hay NADA.

Puntuación 3
#23
Bilbo
A Favor
En Contra

Para saber como funciona Indra por dentro nada mejor que leer los comentarios en la Web de ingenieros que han trabajado y lo han vivido desde dentro:

https://www.meneame.net/story/caso-indra-nueva-operacion-capitalismo-castizo

(Estos son los ingenieros que ahora abandonan España para no volver, para nunca más comprar un piso, ni una barra de pán, ni consumir un café, ni volver a pagar impuestos en esta España retrograda y castosa)

Puntuación 2
#24
ALáalá
A Favor
En Contra

¿ QUE MONTORO SE OCUPE DE CORRUPCIÓN.....? JAAAJAJAJAJ

SE OCUPARí DE HUNDIR A LOS CON NÓMINA.......A LOS "SUYOS"....PERO

HOMBRE.....

Puntuación 0
#25