Opinión

El crédito y el señor Rajoy

El sector privado y el exterior han visto cómo caía el total de préstamos concedidos.

Desde los máximos de crédito concedido por las entidades bancarias a finales de 2011 al cierre de julio de 2013, dicho volumen ha descendido en un 6,3 por ciento pero no lo ha hecho para todos por igual. Por un lado, el sector privado y el exterior han visto caer dicho volumen en un 16,3 por ciento y un 19,2 por ciento respectivamente, mientras que el sector público lo ha visto crecer en un 32,3 por ciento. Está claro que mientras haya déficit públicos elevados, las Administraciones van a ir canalizando el crédito a las actividades productivas. Sin embargo, eso no bastaría para explicar la reducción conjunta de la financiación que otorgan las entidades. Fijémonos para ello en que, en igual periodo de tiempo, el patrimonio neto de las entidades, la base de lo que se denominan los recursos propios de las entidades y el componente de los mismos que más ha crecido por obligación legal desde mediados de 2010, se ha visto aumentado en un 17,1 por ciento (o en un 50,4 por ciento si nos retrotraemos a dichos mediados de 2010).

Con estos antecedentes, nos cuesta ver un crecimiento del crédito antes del 1 de enero de 2018. Algunos nos lo reprocharán muy largo y otros demasiado preciso. La fecha no está elegida al azar. Recientemente, el pasado 27 de junio de 2013, se publicó el nuevo Reglamento (UE) sobre los requisitos prudenciales de las entidades de crédito y las empresas de inversión. Las nuevas exigencias de recursos propios derivadas de dicha norma, de aplicación directa en los países miembros de la Unión Europea, comienzan el próximo uno de enero y concluyen ese mismo día pero de 2018. A lo largo de ese periodo de cuatro años los requerimientos de recursos propios, y especialmente del componente de los mismos que es el patrimonio neto de las entidades, irán en constante aumento y, como es conocido, a un mayor requerimiento de solvencia de las entidades, corresponde una menor capacidad de crédito. Al fin y al cabo, y con independencia de otras florituras técnicas, la forma más evidente de visualizar la solvencia de una entidad o de un individuo, es la relación entre su endeudamiento y su patrimonio neto. Está claro que si le exigimos más patrimonio neto, en términos relativos, en el corto plazo, y cuatro años son pocos para la exigencia que recoge el Reglamento, deberá reducir su endeudamiento y como el crédito se fabrica, por decirlo así, mezclando en las proporciones establecidas legalmente, dichos patrimonio neto y endeudamiento, aquélla magnitud, la de crédito, deberá ser menor.

Para confirmar lo anterior, sólo tienen que ver que en el periodo que analizamos (diciembre 2011-julio de 2013) los depósitos en las entidades del sector privado y del exterior se han reducido en un 4,9 por ciento y en un 34 por ciento, respectivamente, para entender los problemas de liquidez que aquejan al primero y la desconfianza que lo hace al segundo. Sin embargo, las Administraciones Públicas han aumentado dichos depósitos en un 14,2 por ciento. Está claro que la crisis de liquidez no es igual para todos: unos reducen las facilidades crediticias recibidas y sus disponibilidades de fondos, otros las aumentan.

El origen de este trato desigual bien podrían pensar algunos que se debe a la diferente percepción que del riesgo que se asume con privados y con públicos tiene el sector financiero. Sin embargo, la razón principal, muy principal añadiría yo, no es esa. La razón está en el trato desigual que la regulación da a las exigencias de recursos propios para financiar al primero respecto del segundo, puesto que en este caso no existen, mientras que para el anterior sí y de manera creciente, como hemos visto. Sin embargo, es cierto que el tratamiento que se pretende dar en el Reglamento a los títulos de deuda pública, en tanto en cuanto sus minusvalías comienzan a descontar de las reservas de las entidades, pueden ser una primera aproximación a la limitación de la inversión en tales títulos por parte de la normativa, pero claro para ello será necesario, en cualquier caso, que las Administraciones Públicas comiencen a comprender que es posible que sus nuevos déficit pueden llegar a tener serias dificultades de ser financiados y que no pretendan continuar con la competencia desleal frente a otros peticionarios del crédito a través de la correspondiente legislación. Esto último, lo de no acudir a la competencia desleal regulatoria, lo veo difícil. Recuerden que nuestro presidente del Gobierno se quejaba no hace más de un año de lo que para él era un sinsentido: que los estados no puedan financiarse. Creo que ha comprendido poco de lo que significa el euro: usted no puede fabricar ya los papelitos con los que paga.

Relacionados

comentarios16WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 15

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Banker
A Favor
En Contra

¿Para que voy a dar créditos a las empresas si concediendo créditos a las administraciones gano más con menos riesgo?

Puntuación 31
#1
Badalona
A Favor
En Contra

Léase el extraordinario editorial de hoy de Libertad Digital para entender verdaderamente el problema del crédito en España.

Puntuación 5
#2
COMOSON
A Favor
En Contra

Todo lo que está pasando tiene que ver por la llamada generación " nietos de la guerra" dicha generación, con sus ansias de poder y el gusto por el dinero, nos han llevado a tener esta situación en país, GRACIAS

Puntuación 5
#3
el valor del esfuerzo
A Favor
En Contra

Sí Sr. de esos polvos estos lodos, lo que han criado y educados algunos, veréis lo que nos espera, una generación que debe, en breve ponerse al frente del timón, carente de lucha, disciplina, acomodada, sin intención de méritos, que todo se lo den hecho.

Sí Sr., para esa generación no habrá crédito en la vida.

Saludos.

Puntuación 5
#4
espartaco
A Favor
En Contra

Si es cierto, que un ministro del actual gobierno, ha comprado muchas viviendas al banco malo, por importe cien millones, lo que supone una quinta parte de su valor,cosa que dudo, sería menester eliminar al ministro.

Esas viviendas, procedentes de desahucios y expropiaciones, son viviendas de sangre y están malditas.

Puntuación 21
#5
TODOS A LA MANIFESTACION,
A Favor
En Contra

CREDITO NO HAY , A LOS UNICOS QUE SE LESDA CREDITO Y LA LIBERTAD ES A LOS PISTOLEROS DE ETA, Y VIOLADORES, PERMITIDO POR LA AUDIENCIA NACIONAL Y POR SUPUESTO LA BAJADA DE PANTALONES, DE RAJOY, COMO YA HIZO ZAPATERO, Y SU AMIGO LOPEZ GUERRA, TRAIDORES A LAS VICTIMAS, Y AL PUEBLO,QUE CREDITO TENEMOS EN ESPAÑA CON ESTA ESCORIA EN LA CALLE, A LO MEJOR LES DAN UN CREDITO PARA QUE MONTEN UNA INDUSTRIA DE ARMAMENTO, Y RAJOY QUE DICE AL RESPECTO,,, CONTESTA,,,Y DICE ,,, VA A ,,LLOVER,,,,QUE DIOS NOS COJA CONFESADOS, AMEN,

Puntuación 18
#6
La demandante
A Favor
En Contra

El problema es que el presidente no tiene ningún crédito entre los españoles.

Nadie le cree nada de lo que dice.

Todos creemos más a un tal Bárcenas, el demandado.

Puntuación 23
#7
Don Tancredo
A Favor
En Contra

Tengo leído en la prensa que D. Luis si daba unos créditos metidos en sobres, y a fondo perdido, a determinadas personas y entre ellos al señor de los hilillos.

Puntuación 21
#8
PePe NO
A Favor
En Contra

Crédito para quién?

Este Gobierno está acabando con la clase media. Los pobres y la clase media no consumen porque no tienen un euro.

Los amigos de D. Mariano, los ricos, han crecido un 13% en el último año y esos no necesitan crédito.

¡PP TE ESPERAMOS PARA PASARTE FACTURA EN LAS URNAS¡

Puntuación 25
#9
Prevaricador
A Favor
En Contra

Rosalía y Bárcenas sí que tenían el crédito de Rajoy.

Resiste¡ Eres un cielo¡

Eso sí que es tener crédito.

Aquí todo sigue igual, todos mintiendo, y nadie dimite. En que país vivimos¡ ¡es una verguenza¡

Puntuación 23
#10
susi
A Favor
En Contra

Al 9: y precisamente los mega-créditos están yendo sólo a las grandes fortunas (todos marranos).

A los demás nos quieren borrar del mapa, empezandp por esclavizarnos.

Hay que abrir los ojos de una vez !!!

Puntuación 25
#11
fert1
A Favor
En Contra

A ver que no lo entiendo, si en épocas de vacas gordas las empresas ganaban lo indecible, las administraciones cobraban lo que no está escrito si la Seguridad Social tenia los bolsillos llenos, si..... ahora no sería lógico pensar que tienen algún dinero guardado para estos momentos, no entiendo donde está el dinero, deuda infinita, administraciones quebradas, seguridad social no tiene con que pagar, DONDE ESTA EL DINERO, ¿más créditos, para qué, para más endeudamiento? aparte este impresentable es un HDGP totalmente sin credibilidad que no aporta absolutamente nada.

Puntuación 8
#12
susi
A Favor
En Contra

Es un estafón gigantesco que están perpetrando los marranos contra la población de a pie, que en su mayor parte no se entera de nada, para en primer lugar esclavizarnos.

La mayoría de las grandes quiebras son fraudulentas, por no decir todas.

Me refiero a las grandes,claro.

Puntuación 8
#13
Carles
A Favor
En Contra

al //8// A ver si hablamos claro no tengo ni idea d quien es el tal D. Luís y mucho menos el Sr.de los hilillos, ¡que no te van a meter en la cárcel explicándote mejor¡

Puntuación 2
#14
Quemado
A Favor
En Contra

Es cansado escuchar siempre las mismas quejas, y yo el primero en quejarme. Es impotencia de no poder hacer nada, y la mala leche porque despues de 59 años veo que todo se me va a la mierda. La destrucción del mercado a la que nos han llevado estos ineptos, inútiles e incompetentes políticos y bancos. Todos, del primero al último, aunque algunos dicen que no todos son corruptos. El mero hecho de estar cobrando los sueldos que cobran, y hasta tres sueldos al mes, ademas de todos los beneficios; coche oficial, tarjetas oro, comidas, viajes, etc. etc. y todo VIP por supuesto...mientras que hay españoles que no tienen ni para comer... hay que tener muy poca verguenza y ser muy canalla. También hay que ser muy idiota para seguir votándoles (a cualquiera de ellos) y seguir quejándose . Nunca he votado a nadie ni lo haré hasta que suene la flauta, por eso me sigo quejando y maldiciendo. El votar es un derecho y el no hacerlo también. Esto último no les interesa, se les hunde el barco. Mientras haya imbeciles, porque de eso nos tildan, siguen navegando a tutiplén.

Puntuación 3
#15