Opinión

Twitter y la destrucción de Tesla

Salvará la democracia de la mafia en línea. Abrirá el debate público a un mayor número de voces. Y, ahora que lo pienso, puede que incluso dé mayores beneficios a uno de los mayores sitios de redes sociales del mundo.

Aunque se enfrente a la furiosa oposición de la propia empresa, de otros gigantes de los medios de comunicación y de su propia base de usuarios sobreexcitados, hay muchas razones para que Elon Musk compre Twitter. Algunas de ellas incluso tienen sentido.

Pero espera. En los negocios, como en la mayoría de los emprendimientos de la vida, siempre hay también una desventaja. La búsqueda de Musk de Twitter terminará destruyendo su mayor creación, Tesla. Será enormemente polémico, en un momento en el que el emergente gigante automovilístico aún necesita mucha atención; alienará a su base de usuarios principal, y eso se extenderá a todos los productos en los que esté involucrado; y convertirá a Musk en una figura políticamente polémica, exponiendo a Tesla a un intenso escrutinio regulatorio. En realidad, la oferta ha abierto de par en par el vasto mercado de los vehículos eléctricos, y puede entregarlo a rivales como Ford, Volkswagen o incluso Apple.

Desde el momento en que rechazó un puesto en su consejo de administración, era obvio que Musk planeaba lanzar una oferta a gran escala por Twitter. Nunca tuvo mucho sentido poseer sólo el 9%, su participación inicial, y Musk no es el tipo de personaje que es un accionista pasivo. En las próximas semanas sabremos cómo se desarrolla todo esto. Promete ser una batalla épica. Musk ya ha argumentado que está luchando para "defender la democracia" y "proteger el futuro de la civilización", mientras que el consejo de administración de Twitter, liderado por el consejero delegado Parag Agrawal, ya ha indicado que rechazará la oferta, ha recabado el apoyo de otro accionista importante como el príncipe saudí Alwaleed bin Talal (posiblemente no sea el mejor aliado si la contienda se centra en quién "defiende la democracia", ya que los saudíes nunca han sido especialmente partidarios de la idea), y es posible que adopte una defensa de píldora venenosa para proteger su independencia. El asunto promete ser apasionante para los participantes y muy divertido para el resto. Sin embargo, hay un problema, que no es menor. Tesla podría ser una de las víctimas de la batalla. He aquí el motivo.

En primer lugar, tomar el control de Twitter será enormemente polémico. La empresa no va a caer sin luchar. Para hacerse con el control, Musk tendrá que pasar los próximos meses encerrado con sus banqueros, abogados y encargados de la campaña de relaciones públicas pensando en cómo ganarse a los accionistas. No sólo será caro -los 40.000 millones de dólares que acabará costando no harán mella en su fortuna, estimada en 240.000 millones de dólares, aunque tendrá que vender algunas acciones de Tesla para financiarlo- sino que también le llevará mucho tiempo. En un momento en el que Tesla debería estar aprovechando la oportunidad que le brindan la subida del precio del petróleo y la crisis energética, para hacer valer su dominio de la industria de los vehículos eléctricos, su fundador se está distrayendo con una búsqueda quijotesca de lo que es, comparativamente, un negocio menor. Es difícil creer que Tesla no vaya a sufrir por ello. Toda empresa necesita a alguien al mando, y Musk va a estar ausente durante meses.

Además, Twitter es un espacio ferozmente controvertido. El término técnico en psicología clínica para su usuario medio es "loco de remate". La mayoría de las redes sociales pueden ser perniciosas, pero también son relativamente inofensivas. Facebook se utiliza principalmente para mantenerse al día con los amigos y las familias, Instagram para publicar fotos de lo que todo el mundo está comiendo, Snapchat para que los adolescentes coqueteen nerviosamente entre sí, y WhatsApp para enviar mensajes de texto a tu madre. Twitter es el lugar donde el mundo se congrega para las amargas peleas políticas. Se caracteriza por una forma histérica de señalización de la virtud de la izquierda, en la que cualquiera que esté ligeramente a la derecha de Lenin es tachado de nazi. Por supuesto, es encomiable que Musk intente arreglar esto. Pero no tiene sentido fingir que no afectará a Tesla. Todos los que estén enfadados con él también lo estarán con la compañía automovilística. Y eso le va a doler.

Por último, va a convertir a Musk en una figura políticamente controvertida. Puede que sea hipócrita, pero otros medios de comunicación saldrán a por él. También lo harán los líderes políticos. Musk tiene toda la razón en que el sitio se ha convertido en una cámara de eco de la izquierda que ha empeorado el debate público, pero aclararlo va a ser enormemente polémico. ¿El resultado? Es probable que Tesla se someta ahora a un escrutinio mucho mayor por parte de las autoridades. ¿Es realmente tan ecológico, una vez que se calcula el impacto de todas las materias primas que se utilizan para fabricarlo? ¿Debería recibir una parte de todas las subvenciones fiscales que se conceden a los vehículos eléctricos ahora que está tan consolidada? ¿Deberían sus nuevas fábricas, como la enorme planta de Berlín, seguir recibiendo subvenciones del gobierno? Todas estas cuestiones se debatirán de una forma que no se hacía antes.

En realidad, el mercado de los vehículos eléctricos está todavía muy abierto. Tesla ha hecho toda la carrera inicial y tiene la mejor marca del sector. Sus modelos más vendidos dominan las cifras de ventas y la producción se está acelerando para satisfacer la demanda. Sin embargo, la competencia es cada vez más intensa. Ford ha creado silenciosamente una gama de tecnologías y nuevos modelos que serán un verdadero desafío. Volkswagen está invirtiendo miles de millones en su propia línea de coches con baterías. En el fondo, Apple está preparada para saltar, y un i-Car sería tan atractivo como un Tesla. Es cierto que los grandes empresarios a menudo se desvían en nuevas direcciones. Jeff Bezos ha comprado el Washington Post y la mayor parte de la Premier League es propiedad de uno u otro multimillonario. Pero normalmente eso es sólo cuando su principal creación está muy bien establecida. En realidad, la oferta de Twitter puede marcar el final de la gloriosa carrera de Tesla. Y otras empresas pueden entrar en un mercado en rápido desarrollo.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en Google+
Valen RP
A Favor
En Contra

Meter la palabra "Tesla" en el título, para que te lean, ya es un índice de la calidad del artículo.

Y ligar el futuro de Tesla, que va como un tiro, a lo que pase con Twwiter, es de traca.

Puntuación 1
#1