Opinión

Se habla del pinchazo de 'Diplocat', de la geometría de género y de los 'Peaky Blinders' de Abascal

¿Cambio de rumbo en la 'diplomacia' catalana?

El lavado de cara que el Govern de Pere Aragonès le intentó dar a su estrategia diplomática para colocar los intereses soberanistas en la agenda internacional y europea no ha funcionado. Lo admite la propia consellera de Acción Exterior, Victòria Alsina. En el balance de sus seis primeros meses en el cargo, Alsina lamenta el cada vez mayor ninguneo al hablar de independentismo o la política lingüística. Y no lo hace solo en privado. "No nos escuchan en temas trasversales y capitales", se le oyó decir en una reciente conferencia. Pero lo que podría parecer un loable ejercicio de autocrítica, en la Generalitat se interpreta de otra forma. Ahí recuerdan que la nueva Diplocat, reformulada tras numerosos escándalos y acusaciones de malversación, elevó un 80% su presupuesto con la llegada de Alsina. "Por dinero no estamos fracasando", remarcan. En este sentido, se espera que la consellera haga ajustes tanto en la estrategia como en las personas que la ejecutan. "O corta cabezas o la que rueda es la suya", advierten.

La perspectiva de género, también para delineantes

Que el nuevo currículum de Bachillerato iba a tener perspectiva de género ya lo dijo la ministra de Educación, Pilar Alegría. Pero lo que se entendió que buscaba reivindicar la aportación de las mujeres al conocimiento está llegando a cotas que rozan el absurdo. Y es que, según el borrador que circula, los docentes tendrán que observarla también en materias en las que el género, sea cual sea, no tiene relevancia alguna, como es el caso del dibujo técnico. Y encima utilizarlo para evaluar la capacidad de entender los "elementos geométricos" de los futuros delineantes. "Ojalá les importara tanto mejorar los equipos las aulas", se quejan los profesores.

Vox le compra los 'Peaky Blinders' a Ciudadanos

En la formación que lidera Santiago Abascal están encantados con las bromas en redes sociales a cuenta de la supuesta semejanza de su look con el de los protagonistas de la serie Peaky Blinders. La comparación la lanzó el candidato de Ciudadanos para Castilla y León, Francisco Igea, como una puya: a fin de cuentas, la serie trata de una banda de mafiosos irlandeses. Pero en Vox saben que también se trata de una ficción de culto, así que sus propios diputados se han dedicado a agitar todo tipo de memes y fotomontajes estos días por Internet. "Casi nos ha hecho la campaña", admiten en el entorno del partido, que siempre se caracterizó por una estrategia provocadora en redes, pero que últimamente no parecía estar dando con la tecla.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin