Opinión

Fiscalidad que frena la recuperación

El exceso de presión fiscal a ciudadanos y empresas frena el consumo y la creación de empleo

El informe anual de ingresos fiscales publicado por la OCDE deja clara la política económica basada en alzas de impuestos que Moncloa impulsa. El documento es contundente en este aspecto al mostrar que España fue el país industrializado donde más creció el peso de la recaudación sobre el PIB en 2020.

 En concreto, un incremento de 1,9 puntos, que ha empujado la presión fiscal del 34,7% a un máximo del 36,6%. Este porcentaje está aún lejos del de otros países como Dinamarca (46,5%) o Francia (45,4%), pero es tres puntos superior a la medida de la OCDE (33,5%). Pese al contundente incremento de la fiscalidad que la organización internacional muestra, lo cierto es que el porcentaje no consigue reflejar la verdadera magnitud del esfuerzo impositivo que se les está exigiendo a los españoles en la presente crisis. En primer lugar, la presión fiscal no tiene en cuenta la evolución de la renta per cápita. En segundo, más importante todavía es el hecho de que es insensible a los efectos distorsionadores de la economía sumergida. Del total de la actividad económica, el 20% no se declara en nuestro país, lo que obliga a quienes sí cumplen con sus obligaciones fiscales a realizar un sacrificio mayor.

El esfuerzo tributario de los españoles supera la media de la OCDE y la UE y es nefasto para el consumo y el empleo

Todo ello hace que, al contrario de lo que defiende el Ejecutivo, el esfuerzo tributario real de los españoles ya sea un 8% superior al promedio de la UE. Resulta evidente que las recientes subidas de impuestos del Ejecutivo, y aquéllas por las que aboga Hacienda para su futura reforma, elevarán aún más el sacrificio de empresas y ciudadanos. Un esfuerzo que será nefasto para el consumo y el empleo y que supondrá todavía más dificultades para una recuperación más lenta de lo esperado.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

VIO
A Favor
En Contra

En lugar de inspectores de Hacienda se les puede considerar como terroristas económicos encubierto o funcionarios ladrones. Ambas definiciones son correctas y adecuadas. Todo ello justificado en que actúan así por el bien común o bajo el principio de obediencia debida. Que quede claro, todo impuesto que supere el 10% es un robo legal que acaba generando paro y miseria al resto de ciudadanos. A niveles del 20, 30 o 40% es un robo legal. Todo funcionario que lo aplica a sabiendas es un chorizo por muy trajeado que vaya. Los funcionarios de la Agencia Tributaria se dedican a esquilmar el país generando paro y miseria a sus ciudadanos. Bien que se reparten ellos el plus de productividad por Navidad en función de lo que recaudan además de su paga extra. Se trata de una clara discriminación y un agravio comparativo con el resto de funcionarios que no la perciben. Voto para que a los funcionarios de la Agencia Tributaria se les aplique un impuesto del 75% sobre sus ingresos económicos. Para que den ejemplo de honradez y de cumplir correcta y dignamente con sus obligaciones fiscales. Más que nadie ellos, que tan activamente las hacen cumplir a los demás. Seguramente estarán encantados. O acaso al tenerlo que pagar de su bolsillo se les tuerce el mohín. Menudos ladrones.

Puntuación 2
#1
DGS
A Favor
En Contra

Como siempre, nos toca pagar lo que no declaran Bertín ni Juan Carlos... Luego salen en la tele y todos aplaudiendo... Menuda sociedad hemos creado, poco nos pasa.

Puntuación 1
#2