Opinión

Se habla de sueldazos en las embajadas catalanas, de recelos de Díaz con Andalucía y de los fiscales

Victòria Alsina, consejera de Acción Exterior de la Generalitat de Cataluña

Los altos sueldos de la Acción Exterior catalana

Es conocido que la internacionalización del procés sigue siendo uno de los grandes objetivos del independentismo. Así lo demuestran el aumento de la dotación al departamento de Acción Exterior, incluido en los Presupuestos catalanes, y los elevados sueldos que se cobran en las "embajadas" catalanas situadas fuera de España. No en vano los delegados de estas oficinas cobran salarios similares a los de los altos cargos de la Generalitat. En concreto, el responsable de la oficina de Bruselas percibe casi 80.000 euros. Los técnicos, por su parte, cuentan con un sueldo que oscila entre los 43.000 y los 56.000 euros. Mientras que las categorías inferiores (administrativos, secretarias y gestores) cobran entre 32.000 y 40.000 euros. Como era previsible, las elevadas cuantías que la consejera de Acción Exterior, Victòria Alsina, destina a su personal laboral en el exterior está siendo objeto de polémica. De hecho, en la oposición ya se habla de que el Govern tendrá que dar explicaciones en el Parlament por "estos sueldazos". "Si ya es inconcebible que las embajadas catalanas se mantengan, resulta aún más vergonzoso que la Generalitat pague salarios a sus delegados que están fuera de mercado", aseguran en un partido de la oposición.

Díaz evita pronunciarse sobre Andalucía

Cuentan que la vicepresidenta Yolanda Díaz está recibiendo presiones desde Podemos para que aclare cómo será su nueva plataforma política. Por lo que se comenta, en el partido morado están preocupados ya que el posible adelanto electoral en Andalucía les puede pillar sin concretar será el proyecto político de Díaz. "Es importante saber cuanto antes el papel que tendrán todas las formaciones de izquierda en la plataforma", insisten desde Podemos. A pesar de las presiones, se dice que Díaz está dando largas y que, de momento, se niega a concretar nada. En su entorno se dice que esta reticencia se debe a los negativos sondeos. "Díaz no quiere estrenar su liderazgo de la izquierda más allá del PSOE con un batacazo electoral", aseguran cercanos a la vicepresidenta del Gobierno.

Enfado de los fiscales con la gestión de sus datos

Se rumorea que los fiscales están molestos con el Ejecutivo por la reciente publicación en el BOE de información personal de estos magistrados. Por lo visto, ya han reclamado al Ministerio de Justicia que se respete la Ley de Protección de Datos para no hacer pública "su intimidad personal y familiar".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.