Opinión

Asignatura pendiente en el sector renovable

Teresa Ribera, vicepresidenta del Gobierno

El acceso y conexión de las plantas de energías limpias españolas a las redes eléctricas aún se enfrenta a un importante cuello de botella.

Es cierto que el Gobierno actuó adecuadamente al mostrarse más exigente en la concesión de permisos, con el fin de poner coto a las iniciativas puramente especulativas que volvían a proliferar en este sector. Sin embargo, existen también múltiples proyectos con aval industrial, y plenamente solventes, que se enfrentan a unas demoras desproporcionadas e injustificables en un trámite tan habitual como debería ser la renovación de sus permisos de conexión. Si el Ejecutivo no aborda este problema, que ya afecta a una capacidad de 60.000 MW, ahuyentará a los inversores y boicoteará sus propios planes de transición ecológica.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.