Opinión

Se habla de pérdida de apoyos de Colau, del fin de la guerra de los supermercados y de Casado

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau

Ada Colau pierde el apoyo de los barrios

Las fiestas veraniegas de los barrios de Barcelona se han convertido en una pesadilla para Ada Colau, al convertirse en el objetivo de las airadas protestas de los barceloneses, descontentos con su gestión. El último ejemplo de ello se vio el pasado fin de semana en los festejos del barrio de Gràcia. Allí Colau ni siquiera pudo dar su discurso debido a los continuos gritos de los presentes, culpándola de la creciente inseguridad en la ciudad. Se comenta que el equipo de Colau está preocupado por estos actos. Máxime porque las protestas se han convertido en una constante a lo largo del verano. "En todas las fiestas de los barrios se están repitiendo estos episodios con mayor o menor intensidad", reconocen en el Ayuntamiento catalán. Colau, en cambio, ha optado por echar balones fuera y calificar las protestas de "sectarias". Estos comentarios han originado un mayor descontento en gran parte de la sociedad barcelonesa, que le reprocha en redes sociales lo permisiva que era con las críticas ciudadanas, cuando dirigía la Plataforma de Afectados por las Hipotecas, y ahora tilda de "sectario" todo reproche. "Cuánto ha cambiado desde los tiempos en que incluso veía justificación a los escraches", dicen en un partido político de la oposición.

¿Fin de la guerra de precios en el 'super'?

Las principales cadenas de supermercados viven enfrascadas en una guerra de agresivas promociones comerciales con el objetivo de arañar cuota de mercado a sus rivales. Ahora bien, en el sector se comenta que esta estrategia ha llegado a su fin. Por lo visto, la razón está en los abultados costes de la electricidad, que no dan espacio para mantener la batalla de precios. "Los márgenes en el sector de la distribución son estrechos y con los descuentos lo son aún más. Proseguir con las promociones, al tiempo que asimilamos el impacto de la subida de la factura de la luz, nos conduce irremediablemente a las pérdidas", aseguran desde una destacada cadena de supermercados.

El recorte de asesores por el que Casado ya lucha

La nutrida nómina de asesores del Gobierno de coalición de Pedro Sánchez (más de 1.200) siempre ha sido objeto de fuertes críticas por parte del PP. Por ello no sorprende que, según comentarios que salen de Génova, Pablo Casado trabaja en una propuesta, que quizá presente al Congreso, para que Moncloa reduzca el personal contratado a dedo. "Es obvio que Moncloa no lo hará, pero al menos quedará en evidencia", dicen los populares.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Diego desde Tabarnia
A Favor
En Contra

A esta pandilla de caraduras empezando por la Cola-cau, ex-okupa, toda una perla, hay que echarlos ya de sus poltronas. A patadas si es menester. Exiliarlos en una patera a Cuba, vigilando que no se queden en las islas Azores.

Tal cual es lo que se comenta en el artículo, aunque no se tiene en cuenta que fue votada por muchos que ahora la critican, también en segundas elecciones municipales, los muy lerdos e imbéciles, que en lugar de pagarlo con ella y sus secuaces, cuatreros, perroflautas, incultos y ladrones a mano armada lo hacen con las fuerzas del orden público que sólo intentan hacer su trabajo y se juegan la vida inútilmente, tal cual. Se pensaban que la "fada", que es una "farsa" y ya se veía venir, era una angelita, simpaticona ella, que salvaría a los más perjudicados tal como prometió, y como era de esperar con comunistas o de cualquier izquierda que campa ahora tanto por aquí y por allá no solo se ha cargado Barcelona y no se parece en nada a lo que era y ha llegado a ser, sino que ni ha cumplido sus promesas ni se ha ocupado de los que la han votado de nuevo. En todo caso se ha "okupado" apoyando a los delincuentes descaradamente y tiene una ong de inmigración ilegal para futuros votantes con la que de paso se lucra descaradamente mientras ella vive en la zona alta de la ciudad en un piso de 400 m2, vestida de pobrecilla para disimular. Menuda caradura está hecha la que dijo que nunca se metería en política!

Por desgracia la otra opción era el separatismo, otra lacra, el otro virus que tenemos que soportar por aquí y del que mama tanta gente. En cualquier caso también se cargarían mi Barcelona como lo han hecho estos/as/es.

Y eso es lo que tenemos en la ciudad en la que tanto se había logrado. Algo lastimoso ahora, horrendo, de delincuencia, inmigración ilegal que dispone de todo lo que quiere teniendo preferencias en todo, colapsando las urgencias de los hospitales por chorradas, aprovechando la sanidad y la educación gratuita de la que disfrutan. Y los de toda la vida tenemos que mantenerlos, jodernos y pagar. Y ojito con no hacerlo que vas a ser perseguido, tildado de racista, nazi y fascista, y te va a caer un buen puro.

Qué asco ya de todo! Ya ha tiempo que me pasé de la Arrimadas a VOX habiendo votado antaño a CiU en lo que parecía ser un buen "entente" entre Cataluña y España hace décadas que al final no fue. Y es que no hay otra opción que valga la pena aquí que VOX a día de hoy, cada día con más adeptos.

Seguiré asistiendo a cualquier campaña y manifestación que se organice para derrocar a toda esta mierda de gentuza como barcelonés y español que soy ante todo. Catalán también, pero con bastante vergüenza ajena.

Puntuación 1
#1